La silla es mía

Earle Herrera

Ledezma jura que si los gringos bombardean Venezuela y asesinan a Nicolás Maduro lo pondrán a él de Presidente. Machado mastica: “Eso crees tú”. El resto de la oposición, la que “cree” en la vía electoral (sin renunciar a la otra), se divide por la misma razón: cada partido reclama que el candidato debe salir de sus filas. Son peleas, o mejor, guerras intestinas que impiden cualquier unidad, e incluso, para una simple marcha de la que todos quieren sacar provecho. Y la botella vacía.


Únase a la conversación