La Yonna: El baile del pueblo sin frontera

La Yonna es más que una danza, es un símbolo de resistencia cultural de los Wayúu

166
166

La Yonna se considera como la manifestación cultural colombo-venezolana más auténtica, ya que simboliza el enorme patrimonio cultural que alberga la etnia wayúu, en su territorio fronterizo entre Colombia y Venezuela. Además de mostrar el sincretismo presente en la cultura venezolana al coincidir con la celebración católica de San Bartolomé, el 24 de agosto.

Más que una danza, se trata de un rito comportamental de múltiples connotaciones simbólicas que mantiene dentro de la cultura guajira tres atributos esenciales como la búsqueda del equilibrio social, solidaridad colectiva y relación entre el cosmos y el hombre.

Se celebra unas veces por motivos especiales de la vida material y espiritual del wayúu, tales como ofrecimiento, revelaciones o curaciones.

Básicamente los wayúu se reencuentran a través de este baile que consolida y perpetúa sus tradiciones.

Muchos colores

Para la Yonna, las mujeres utilizan trajes especiales y coloridos llamados Ashein y un pañuelo de colores. Este atuendo va acompañado de collares, pulseras de oro y aretes que se colocan en los tobillos para que suenen al bailar.

El traje del hombre se llama Shei, y es una manta cosida por un lado con una abertura en el centro.

En la cabeza lleva un Karatse (aro tejido de paja) con borlas de lana de muchos colores y un penacho de plumas de pavo real o de gallo fino.

Ambos van maquillados según el motivo de la celebración.

Culto a la naturaleza

Esta celebración tradicional se danza asemejando movimientos de la naturaleza y animales al ritmo del kasha o caja, único instrumento utilizado en esta manifestación que imita los diferentes sonidos del territorio wayúu.

Con el toque de este instrumento se da inicio a la celebración.

Para tocar el instrumento en la parte superior se sostiene con aros de madera cardón. Las baquetas llamadas Shieera kasha están labradas en madera de curarire en forma de un órgano sexual masculino, también llamado cabeza de serpiente.

El kasha va apurando el ritmo para atraer a los wayúu, quienes buscando olvidar los momentos difíciles y fortalecer los vínculos de solidaridad, van a la celebración.

Este baile popular se considera una vía para mantener la armonía entre la sociedad. A la hora de llevar a cabo La Yonna, se sacrifican chivos, ovejos y ganado vacuno para ofrecerles un gran banquete a los asistentes.

La población wayúu constituye una de las etnias más numerosas en Suramérica, que han luchado contra la transculturización, a través de sus bailes y su música para preservar la personalidad y la tradición del grupo.

Ancestralidad: Pueblo Wayúu

Desde la ancestralidad, esta etnia de lengua arawak habita en el país, en una zona fronteriza entre el Municipio Indígena Bolivariano Guajira​​, en el estado Zulia y en Colombia en el departamento de La Guajira, puesto que esta zona árida ya estaba poblada antes de la creación de estas jurisdicciones territoriales que no tomaron en cuenta su historia y sus costumbres al establecer sus límites geográficos.

Es uno de los pueblos arawak, que con una gran corriente migratoria, se desplazaron tanto por la Amazonía, como hacia las Antillas, adonde llegaron hacia el 150 a.C.

Aunque el contacto con los conquistadores europeos data del siglo XVI, los wayúus no fueron conquistados sino hasta la independencia de Colombia y Venezuela. En esto influyó tanto la resistencia indígena, como las duras condiciones ambientales del desierto, que sirvió como refugio a los wayúus.

A pesar de la expansión de ambos países los wayúus mantuvieron una amplia autonomía extralegal que han reconocido ambos Estados.

Esta sociedad en resistencia presenta una estructura de carácter matriarcal, quiere decir que las mujeres son quienes toman las decisiones en la familia. A su vez, es una sociedad clánica, teniendo cada clan su propio territorio y animal totémico.

Entre sus costumbres, para ellos la muerte es una celebración, tienden a enterrar a los difuntos en la parte de atrás de sus casas y años más tardes los exhuman y vuelven a festejarles.

Una típica cena wayúu es el chivo a las brasas y en salsa, arepas en leña, ensalada y arroz.

En otro aspecto, se caracterizan por ser grandes artesanos, se destacan en el arte textil y son buenos comerciantes, luchadores incansables por sus derechos históricos, que han sido muy violentados por la discriminación y el racismo.

Danza: Aprende a bailar y disfrutar como ellos

El baile de La Yonna tiene diferentes pasos que asemejan a la naturaleza. Esto se debe porque al wayúu le gusta observar e imitar todo lo que llame su atención en el entorno.

En el baile, la mujer va avanzando al sonido del tambor en búsqueda del hombre, mientras abre su manta con ambas manos y su pareja de baile se desplaza hacia atrás con pasos largos y afincados para evitar caerse, ya que el propósito de la fémina en el baile es tumbarlo. Por último, cuando el hombre ya no puede más y cae al suelo, ambos son reemplazados por otra pareja que se suma a la manifestación.

En el caso de que el hombre llegase a abandonar el baile por cansancio, sin ser tumbado, es felicitado por los otros chicos y a la mujer se le reconoce su elegancia; y si tumba al hombre ella gana.

Para el ritual, primero se limpia una extensión de terreno, que será el Pioui, círculo que describe los aros del espacio terráqueo y los círculos lunares. En ese espacio tendrá lugar La Yonna o Yonnakat durante una o varias noches. Es un baile en honor a la luna kashí.

Primero sale el hombre, da media vuelta a la izquierda o a la derecha e invita a la mujer lanzando una exclamación: “¡wasei!¡pusaja!¡mirroua!”; ella, con un giro completo, acepta y así se inicia el baile.

Se le considera una danza libre; sin embargo, sí está constituida por ciertas secuencias que son marcadas por el tamborero

Los pasos para bailar son los siguientes: Samutkuya (paso del gallinazo); Mushalekuaya (paso del Caricia); Jayumulerkuaya (paso de la mosca); Karaykuaya (paso del alcaraván); Chocokuaya (paso del trompo); Jeyukuaya (paso de la hormiga); Petkuaya (paso de la perdiz); Anuwanakuaya (paso del rey del gallinazo); Wainpiruaikuaya (paso de la paraulata); Wawachikuaya (paso de la torta).

Manuel Hincapié/Ciudad CCS

Fotos Cortesía