De las haciendas surgió El Recreo y un nuevo centro en la ciudad

> La parroquia también abarca espacios ganados por la lucha estudiantil como el Complejo Residencial Estuantil Livia Gouverneur ubicado en Plaza Venezuela

704
704

Lo que hoy se conoce como la parroquia El Recreo fue un lugar en la época colonial donde abundaban las haciendas con grandes sembradíos de plátano, caña de azúcar y cría de ganados; la atracción principal era el juego de caballos con la llegada del Hipódromo.

El Recreo se funda como parroquia el 22 de noviembre de 1852 y sus linderos siempre han sido los mismos: hacia el este se encuentra El Bosque; al oeste la Candelaria y el parque Los Caobos que anteriormente era la Hacienda Los Caobos; por el sur tiene lindero con el río Guaire que, para los indígenas, quiere decir agua bajando, y la Hacienda Bello Monte; hacia el norte con el Waraira Repano, que en los años 50, Pérez Jiménez lo bautizó con el nombre de Ávila en homenaje a Elvira Ávila.

José Coronel Peraza se organizó para hacer la iglesia de Sabana Grande, que se llamaba María de la Concepción y José del Recreo, las dos fueron inauguradas junto con la iglesia de Chacao, que estaba a cargo el padre José Antonio Mohedano, quien era dueño de la Hacienda San Felipe, ubicada en lo que se conoce hoy como La Castellana.

Rafael Pérez es habitante de El Recreo y lleva varios años investigando la historia de este lugar donde ocurrieron hechos importantes que fortalecen la identidad del caraqueño.

Como cronista de la parroquia narró que en el elevado ubicado en Maripérez, llegaban todos los que manejaban carretas y carruajes, ese lugar era llamado El palo de la chicharra, porque solían escucharse los sonidos de las chicharras. En esa época, las personas que conducían los vehículos eran certificados con un título que lo reconocía como carretero

Los caballos y sus apuestas

Con la llegada de Joaquín Crespo, conocido como El Taita, a la presidencia en 1876, creció el fanatismo por las corridas de caballos. Este personaje encomendó a Julio Sarría mudar el improvisado hipódromo que se encontraba en San Martín.

Sarría estudió las tierras que hoy son la avenida Libertador, y allí se trazó el primer hipódromo entre los años 1880 al 1886, muy cerca de Colegio de Ingenieros y de la iglesia de Santa Rosa, ubicada en Quebrada Honda; sin duda fue una buena ubicación para el negocio de las corridas de caballo, lo cual permitió el aumento de la población del sector Maripérez. En esos días disfrutar de un domingo en el hipódromo era sinónimo de diversión.

San lázaro y los leprosos

En aquella época existía el hospital para los leprosos, el cual llamaban San Lázaro, fue trasladado a la Concordia luego del terremoto de 1812, luego tuvieron que reubicarlo por razones de espacio, pasando a la Casa del Amparo en Lazareto. Poco tiempo después los aristócratas de la época decidieron que sería un club para su disfrute, diciendo, para justificarse, que el viento venía del este al oeste y era posible el contagio de lepra por el aire de toda Caracas, y los trasladaron a Pinto Salinas, al sector que hoy, por la misma razón, lleva el nombre de Lazareto.
“Gracias a Dios que existió un médico en La Pastora llamado Jacinto Convit, quien hizo la cura para la lepra” añadió el cronista. Sin embargo, durante muchos siglos fue una enfermedad terriblemente contagiosa, que obligaba al exilio a quien la sufría.

Transformación de espacios

El hospital de la Cruz Roja, ubicado en Bellas Artes, fue el primer hospital militar de Venezuela, luego el doctor Francisco Rísquez lo tomó para convertirlo en un hospital de niños, después pasó a pertenecer a la Cruz Roja, según Pérez, en sus inicios prestaban un servicio médico impecable.

La hacienda Los Caobos era de Antonio Mosquera y en el año 1920, pasó a convertirse en el Parque Los Caobos, donde anecdóticamente los caraqueños iban a aprender a manejar carro, y cuando algún conductor cometía alguna novatada en la ciudad, era normal que algún ocurrente le gritara “anda a manejar pa Los Caobos”.

En 1952, con la finalidad de embellecer los espacios de la plaza Venezuela, el Concejo Municipal llevó a cabo un concurso dirigido a los más prestigiosos artistas del país, para la ejecución de un conjunto de esculturas y fuentes luminosas, que ganó al escultor Ernesto Maragall. La obra fue bautizada con el nombre de “Fuente Venezuela”. En forma radial consta de cinco estatuas gigantes con sus respectivos pedestales, símbolo de las regiones geográficas de Venezuela: El Ávila, Los Andes, Los Llanos, El Orinoco y El Caribe. Hay tres anillos circulares formando un estanque de agua y una flor central. Por una remodelación vial de la zona, la fuente fue trasladada al Parque Los Caobos el 12 de Octubre de 1967, fecha a partir de la cual permanece en el mismo lugar.

¿Por qué Chapellín?

Uno de los barrios más conocidos de la parroquia es Chapellin, el cual lleva su nombre en homenaje a Enrique Armando Chapellín, dueño de la hacienda La Estancia.

Pérez comentó que Chapellín bajaba con su carruaje lujoso y la gente lo esperaba para ayudarlo a sacar el carruaje y él les daba media morocota para que compraran aguardiente, fue donde tomó fama Don Armando, después hizo el puente de tablones de madera a finales del siglo XVIII y luego construyeron el de concreto.

Andrés Galarraga es otra figura reconocida del sector, pues creció en este barrio, y desde muy pequeño jugaba pelotica de goma. La casa donde vivió con su familia nunca se vendió, sino que la comunidad decidió conservarla como recuerdo vivo de su hijo ilustre, primer venezolano campeón de bateo.

El pan sarría

En el barrio Sarría se elaboraba un pan de calidad, producto de las manos milagrosas de Misia Dominga, honorable matrona de origen canario, quien con su trabajo hizo estallar a más de un paladar por aquel rico pan.

El pan Sarría, exquisitez que entre otros ingredientes poseía un toque de anís que reflejaba el amor que la misia ponía en su elaboración, era la delicia de todos los caraqueños de la época. En aquellos años se vendía como quien dice “pan caliente”, por el precio de una locha.

Ese pan y, por supuesto, esa panadería desaparecieron tras la muerte de Misia Dominga, quien se llevó a la tumba su arte.

Curandero popular

Rafael Pérez expresó que hace muchos años existió un curandero llamado Jesús María Negrín, a quien muchos lo tenían como un médico famoso, es decir, se conjeturaban las leyendas más fantásticas y graciosas en torno a la vida y obra de este recordado hombre curandero.

Para fines del siglo XIX, era propietario de la hacienda Duarte, situada entre Los Dos Caminos y Petare.

Desde niño, Negrín tenía un interés por la flora venezolana y en una oportunidad absorbió los saberes de un brujo de tribu indígena de la región andina que lo ayudó a superar una crisis de salud que lo llevó a confiar en el poder curativo de las hierbas poniéndolas en práctica en las comunidades.

“Este personaje curó a mucha gente por aquí y no porque tuviera una profesión de doctor, sino porque practicaba lo aprendido durante su vida” agregó Pérez.

Comunicación alternativa

La parroquia El Recreo tiene un espacio donde nuevas voces y distintos puntos de vista interactúan en el escenario comunicacional, a través de los medios comunitarios y alternativos que reflejan el sentir de sus comunidades.

Radio Libre Negro Primero 101.1 FM con el lema “Somos Expresión de Libertad, Somos Libertad de Expresión” está ubicada en el barrio de Sarría y refleja el trabajo colectivo que se lleva en esta comunidad.

La parroquia de hoy

Actualmente la parroquia El Recreo cuenta con grandes áreas de esparcimiento como la plaza Venezuela, plaza Andrés Bello, parque Arístides Rojas, Paseo Colón, Bulevar de Sabana Grande, parque Los Caobos, el Mirador Boyacá, Bulevar Amador Bendayán, el auditorio de Cantv, Sala María Teresa Castillo, Teatro Alberto Paz y Mateos, Teatro Tilingo, estación Maripérez del Teleférico Waraira Repano, la Casa del Artista, entre otros espacios habilitados para el disfrute de los citadinos.

Rafael Méndez

Nació el 17 de diciembre de 1946 en la Maternidad Concepción Palacios. Creció en El Recreo y estudió primaria en el Colegio Jesús Enrique Lozada, incursionó en el mundo de la electrónica y quiso cursar estudios políticos y derecho aunque también ha tenido interés por rescatar la memoria oral de sus habitantes a través del estudio de la historia.

Hombre de familia revolucionaria que apuesta por la igualdad social y la lucha de clases a través de sus conocimientos empíricos que socializa con nuevas generaciones.

Una mirada al pasado

El mango llegó a estas tierras de las Antillas holandesas, de allá, también vino también llegó el café.

El primer sitio donde se degustó el café, fue en la hacienda Blandín, con una festividad donde llegaba gente tirada por bueyes y otros a pie.

Esta hacienda era una escuela granja, y hoy en día el lugar aún tiene los mismos árboles que se sembraron en aquella época, de algodón, cobo, pino y mango, que según Rafael Pérez, los manguitos tenían un sabor a piña.

Fue por los años 1784 cuando se hizo la primera plantación de café en las célebres haciendas La Floresta y Blandín propieda de Bartolomé Blandín. Adoptando el método utilizando en las Antillas para la plantación de café, en aquellos días lograron obtener cincuenta mil plantas.

Así, el café se cultivó a poca distancia del corazón de Caracas logrando satisfacer la demanda de dicha villa y salir del país llegando a ser un importante rubro de exportación.

Aquella plantación fue reemplazada por la producción del café en los Andes, y por el surgimiento de una vía de exportación que se centró en el puerto de Maracaibo, razón por la cual frente al lago se encuentran monumentales casas distintas al resto de paisaje antiguo de la ciudad, pero también fue objeto de un proceso de destrucción de la producción agropecuaria nacional.

Obras de arte Plaza Venezuela

La plaza Venezuela, ubicada en el centro geográfico de Caracas, fue inaugurada en 1940, diseñada por el arquitecto Pablo J. Rodríguez P. junto con el ingeniero Santos Michelena Carcano.

Es un espacio público, peatonal y distribuidor vial que alberga varios monumentos, entre ellos una fuente con iluminación nocturna con 800 reflectores de luz tipo LED, complementados por un avanzado sistema tecnológico de iluminación subacuático y que tiene además un bajo consumo energético.

Entre otras novedades que ofrece la fuente, se encuentra el mantenimiento al sistema de difusión de audio que permite a todos los transeúntes disfrutar de piezas musicales del acervo nacional.

La escultura Abra Solar de Alejandro Otero fue parte de la muestra del pabellón Venezuela en la XL Bienal de Venecia, celebrada en 1982. Desde 1983 esta obra conformada por treinta y tres mariposas giratorias de láminas de aluminio fue instalada en Plaza Venezuela. En 2007 fue reconstruida por PDVSA, porque todo el aluminio fue robado.

Los caraqueños tienen la oportunidad de disfrutar un espacio al aire libre con jardines de diversa flora venezolana, obras de artistas reconocidos y un parque infantil donde niñas y niños se recrean a diario.

Además algunos citadinos ofrecen diversa gastronomía como fresas con crema, dulces caseros y comida tradicional para enamorar el paladar de los visitantes.

Niedlinger Briceño/Ciudad CCS

Fotos Jesús Vargas y Alejandro Angulo


Únase a la conversación