Letra Directa: La elección ya tiene resultados

Santiago Díaz

157
157

Todos estamos lanzando y consumiendo numeritos sobre las elecciones del domingo. Desde hace un par de semanas, la MUD activó a sus caballitos de batalla de encuestas para sobarse el ego, o tal vez para calmar sus propias angustias. En el tour de encuestadoras 2017 patrocinado por la oposición, sus amigos y sus agremiados, estaban estrellas como Hercon, Varianzas y Consultores 21, las mismas que en 2012 decían que Capriles le ganaba a Chávez o, si no le ganaba, entonces estaba ahí cerquita. Sabemos que todas ellas se equivocaron y feo. Luis Vicente León, por su parte, optó una vez más por esconder sus números y decir que la MUD estaba sobrada, pero igual podía perder porque la abstención, el pato y la guacharaca. ¡Pedazo de analista el pana!

El problema es que hacer encuestas en 23 estados, cada uno con sus propias tendencias, simpatías políticas, alianzas, rencillas y candidatos que pueden romper con la polarización de siempre es, aparte de difícil, costoso. Y, después de pensarlo bien, concluyo que tal vez tienen razón quienes no quieren bajarse de la mula y hacer ese trabajo tan pesado. La maravillosa realidad para todo el país, aunque no tan maravillosa para los radicales de la oposición, es que el solo hecho de que se estén haciendo estas elecciones y la MUD se haya metido por ese carril cierra un ciclo violento que tuvo una larga lista de antecedentes, desde el grito de fraude de 2013, las guarimbas de 2014 y el golpe azul de 2015, hasta la locura que empezó en abril de este año.

Esta semana, por ejemplo, el psicópata de la OEA va a juramentar a un TSJ paralelo. Esto, visto sin el contexto de las elecciones regionales, sería gravísimo; pero el hecho de que la oposición esté metida en su mundito de jingles y promesas vacías le quita cualquier impulso a ese tipo de iniciativas. En una dictadura la oposición no puede ser cogobierno. No existen las tiranías con gobernadores, alcaldes y diputados de oposición. Los medios pueden pararse de cabeza para decir que lo imposible es posible en Venezuela, pero esa narrativa se está deshaciendo gracias a las elecciones de este domingo.

Y si, impulsados por un resultado bueno o malo para ellos, estos tipos deciden lanzarse otra vez por el barranco de la violencia, ahora tenemos una ANC para darles su tatequieto. La monstruosamente desprestigiada “comunidad internacional” (Rajoy, Trump, Temer y otros impresentables) podrá chillar, pero ya hay bastantes precedentes que demuestran que, cuando los violentos reciben su merecido y terminan presos o autoexiliados, aquel pueblo que vota por ellos los olvida casi de inmediato. Esto pasa porque la oposición no es más que un gris comodín que usa la gente que quiere votar contra el chavismo.

@letradirectasd


Únase a la conversación