Letra Roja | El rollo que no cesa

Blas Perozo Naveda

25
25

Blas Perozo Naveda

Debudeke no es paledonia, debudeke no es cuca, debudeke no es catalina. Debudeke lleva polvo de hornear, lleva nuez moscada, lleva hojita de laurel rallaíta; debudeke lleva una ñinguita de concha de limón rallaíto. Lleva el Debudeke de Maguela Tiola un secreto de la abuela de mi abuela que se llamaba MaMeream que vino de Holanda, que vino de Curazao en un barco para enseñarle a ella a hornear Debudeke, en un horno de barro que es el mismo barro con pasto, el mismo que batió el abuelo para hacer el techo, las paredes, pero sobre todo el techo de torta de la casa. El horno parece una cueva y es redondo y tiene una gran boca, que Maguela tapa con una lata. Ahí nosotros que somos unos niños metemos la leña que buscamos en la quebrada, y esperamos velando, velando con Noche Oscura, nuestro perro negro, esperamos que Maguela meta las cazolejas y cuando huela bastante y el polvo de hornear y la nuez moscada haga su efecto, Maguela saca las cazolejas y con una cuchillota del primerito debudeke me da un pedazote a mí, con un cachecito que ha puesto a hervir, y ahí Maguela Tiola recuerda a todos que “nosotros no somos de aquí, que nosotros somos holandeses que vinimos de Curazao. Por eso es que somos tan blancos”, porsiacaso.

Chan Morón era tan negro, tan negro que solo se le veían los dientes en la oscuridad. Sebastián Morón nació en 1819 en Curazao y murió en Santa Cruz en 1919; se casó en Curazao en 1846 con María de la Paz Morón, que murió en 1900. Fue el padre de Sebastián Morón que nació en 1848 y murió en 1926 en Santa Cruz de Pueblo Nuevo. Se juntó con Leonor Perozo y tuvo dos hijas y un hijo. Una de sus hijas, María Sofía Perozo, juntada con Policarpo Rodríguez, fue la madre de Rómulo Perozo que juntado con María Naveda procrearon a Aura Olimpia Naveda, mi madre. Porsiacaso.

Para 1824 1900, dice Isidoro Aizamberg, mencionando a Tablante, los nombres de los holandeses registrados por el gobernador Tellerias de Coro eran David Maduro, José Curiel, Isacs Abenatar, Gabriel Abenatar, Elias Curiel, Isacs Maduro, Gabriel Maduro, Josua López, Jacobo Morón, Isacs de Lima, David C Henríquez, Honorato Fonseca y otros.

¡Cuánto de Curazao tenemos por dentro y por fuera!!!

En 1685, dice José Rafael Fortique, llegaron a Curazao los hermanos Jacobo, David, Salomón e Isaac Senior desde Amsterdam. Instalaron estos muchachones, bajo la dirección de Jacobo, la Real Compañía Africana,” para traer esclavos negros del África y venderlos con ganancias exorbitantes, en las islas antillanas y en Tierra Firme”. ¡¡¡Bachaqueros!!!

En Tucacas, la piratería y el contrabando de los holandeses de Curazao, según el Archivo General de la Nación, marca los siglos 17 y 18. ¡¡¡Bachaqueros, temblad!!!


Únase a la conversación