Letras latinoamericanas lloran al antipoeta Nicanor Parra

El chileno falleció a los 103 años. Decía que el poeta “es un constructor de puertas y ventanas”

Siempre fiel a su estilo ermitaño, alérgico a premios y actos públicos, Nicanor Parra murió hoy en Chile a los 103 años, con esa discreta existencia de la que nunca se alejó ni con el Premio Cervantes de Literatura.

Autor de Hojas de Parra, Versos de Salón y Antipoesía nació en San Fabián de Alico, Chile, el 5 de septiembre de 1914. El mayor de los hermanos Parra, célebres músicos y artistas del país austral, es considerado un visionario que revolucionó la poesía hispanoamericana y entre sus versos más emblemáticos destaca El hombre imaginario.

Físico y matemático, tenía una notable agudeza que preservó a pesar de los años, además de encantar a sus selectos y escasos visitantes a su morada recitando poemas en varios idiomas, junto con su humor mordaz al contar chistes callejeros, reseñó PL.

“El poeta es un hombre como todos; un albañil que construye su muro; un constructor de puertas y ventanas”, reflexionó en Manifiesto, en 1963.

De lauros internacionales, a los que era esquivo de cuerpo y alma, logró en 1991 el Juan Rulfo de Literatura de México. Luego en 2001 el Premio Sofía de Poesía Iberoamericana y una década más tarde el Miguel de Cervantes, cuando ya tenía 97 años de edad.

Creador de la corriente llamada “antipoesía”, Parra era el superviviente del grupo más señero de poetas chilenos contemporáneos, junto a Pablo Neruda, Gabriela Mistral, Vicente Huidobro y Gonzalo Rojas.

Por su deceso Chile decretó dos días de duelo nacional.

Ciudad ccs

Únase a la conversación