Venezuela y sus tradiciones: Los aguinaldos, música de paz

Aún hay regiones del país donde se cantan en colectivos para reverenciar al pesebre

96
96

Se llaman aguinaldos a aquellas expresiones musicales incluidas dentro de la música tradicional venezolana, que suelen interpretarse en las fiestas de fin de año. Musicalmente son una evolución del villancico traído de Europa, se pueden cantar con o sin acompañamiento instrumental, y suelen estar cargados de versos sencillos, con rimas.

Por su temática se dividen en aguinaldos de parranda y aguinaldos religiosos. Entre los instrumentos más comunes están el cuatro. los tambores, las maracas, el furruco, la guitarra y el violín, dependiendo su uso de la región a la que pertenezca. Es común inculcar el gusto por los aguinaldos desde la niñez, tanto en el hogar como en la escuela.

A los aguinaldos se acostumbra interpretarlos en colectivos improvisados o profesionales y, aunque la tradición ha perdido espacio, aún existen grupos que lo cantan mientras van de casa en casa para reverenciar los pesebres, También son cantados en las “Misas de Aguinaldo”, típicas en diversas regiones del país, generalmente entre el 15 y el 24 de diciembre, y también en la celebración de la llegada de los Reyes Magos.

Los músicos afines a este estilo o parranderos, como también se los conoce, suelen recibir regalos en los hogares que visitan, de allí quizás provenga el origen etimológico del significado monetario de la palabra “aguinaldo”. Igual se define como el regalo que se da a otro o que otro espera en la época navideña.

En Venezuela se comparten las preferencias de los aguinaldos con otros géneros como la gaita, que en las últimas décadas ha ganado amplia aceptación, en el gusto de las venezolanas y los venezolanos.

En suma, estos cantos decembrinos encierran sentimientos de nostalgia, dentro de una atmósfera reflexiva, que invita a recordar hechos significativos experimentados durante el año, lo que dejó de hacerse, y la visualización de planes futuros.

Hoy día, existen innumerables aguinaldos que se han convertido en clásicos, indispensables en cada celebración navideña. Por solo nombrar algunos tenemos El burrito sabanero, compuesto por Hugo Blanco, Niño lindo, recopilado por Vicente Emilio Sojo, Faltan cinco pa’ las doce, de Oswaldo Oropeza, popularizado por Néstor Zavarce. También están Din, din, din, Fuego al cañón, Tun tun y Casta Paloma.

Como dato importante, los aguinaldos venezolanos encabezan las preferencias dentro de su estilo fuera de nuestras fronteras, tales son los casos de El burrito sabanero, Niño lindo y Faltan cinco pa’ las doce, entre otros.

Los aguinaldos también han llamado la atención en el mundo de la música académica, de donde han surgido interesantes propuestas como es el caso de la canción Toma lo que te ofrecí, de Aldemaro Romero, interpretado por la Estudiantina Universitaria y la Coral de la UCV.
________________

Arte> La Rondallita y Mi burrito sabanero recorren Latinoamérica

La Rondallita fue un grupo infantil creado en 1976 por el exitoso músico y productor Hugo Blanco, conocido por su icónico tema Moliendo Café y ser el creador del ritmo Orquídea. Los niños integrantes de esta agrupación pertenecían al Coro de Niños de Venezuela. Luego de juntarlos, como paso siguiente fue la edición de un disco larga duración al que llamó El burrito de Belén, que incluyó Mi burrito sabanero, un aguinaldo venezolano de enorme repercusión en el país que traspasó las fronteras al poco tiempo.

Antes de haber logrado tanto éxito y convertirse en el aguinaldo más popular de América Latina y El Caribe, Mi Burrito Sabanero tuvo un periplo muy peculiar. El asunto fue que Hugo Blanco la compuso junto a tres temas más para el disco de un personaje de televisión: El Topo Gigio, que al final fue rechazado. Como paso siguiente, el incansable cazatalentos se la ofreció a Simón Díaz, quien la incluyó en uno de sus discos de gaitas, muy popular para la época.

Por esa vía tampoco tuvo suerte por tratarse de un tema netamente infantil, La pieza pudo encajar solo cuando armó La Rondallita, no hubo emisora popular de radio que no pasara esta canción. Cuando Mi burrito sabanero llegó a los primeros lugares en Puerto Rico, ya la banda se había disuelto, pero fue tanta la insistencia del empresario boricua que los había invitado, que Blanco decidió reorganizar a los pequeños, pero sin Ricardo Cuenci, la voz que inmortalizó la pegajosa canción.

Mi burrito sabanero con el tiempo ha sido versionado por un buen número de vocalistas, entre ellos se encuentran el colombiano Juanes, los venezolanos Voz Veis y Las Payasitas NuFu NiFa y la guatemalteca Gaby Moreno.

Son múltiples los discos recopilatorios de aguinaldos donde esta pieza está presente, tanto en Venezuela como en países como Colombia, Perú, México, etc.
________________

HistoriaEl pan de jamón se inventó en Venezuela 

El pan de jamón es un manjar imprescindible en la época decembrina. Es una creación de la cultura gastronómica venezolana que, a diferencia de las grandes recetas surgidas de las cocinas hogareñas que pasaron luego al dominio de la cocina pública, se dio de manera inversa, su origen fue netamente industrial. Específicamente, el pan con jamón, como se llamaba al principio, se inventó en 1905 en la Panadería “Ramella”, que quedaba en la esquina de Gradillas. Se hacía a base de masa de pan sobado y jamón planchado.

Al correr de los años y en la medida en que fue ganando popularidad, el pan de jamón fue sufriendo transformaciones en su constitución. Los establecimientos de la competencia fueron mostrando sus diferentes versiones a las que le agregaron nuevos componentes como pasas y aceitunas. Entrada la década de los años 50, las panaderías ofrecían una nueva versión que incluía jamón en lonja, con las pasas y las aceitunas como ingredientes consolidados. La aglomeración de clientes en cada negocio especializado ya era costumbre cada 24 de diciembre.

En los años ochenta, aparecieron las primeras publicaciones de recetas para preparar el condumio navideño, en periódicos y revistas, lo que generó su masificación, aunque no en la misma proporción de las producidas en las imprescindibles panaderías. En los tiempos actuales, es común el pan de jamón en diferentes presentaciones y con diversidad de ingredientes: pan de hojaldre, pan con jamón de pavo, con queso crema, vegetariano (con harina integral), cada uno obedeciendo a diferentes gustos y necesidades.

Es inconcebible no incluir este bocatto di cardinale en un plato navideño, acompañado con la respectiva hallaca, la ensalada de gallina y el dulce de lechosa, en la sacramental cena navideña con nuestros familiares y seres queridos, acompañado con villancicos y parrandas.

CIUDAD CCS / GUSTAVO VELÁSQUEZ MAGO

Únase a la conversación