Los piojos suelen comenzar el año escolar con los niños

La infestación, producida por un parásito, es altamente contagiosa si no se toman medidas a tiempo

316
316

Luego del disfrute de unas merecidas vacaciones arranca un nuevo años escolar, lo que representa para los niños encarar nuevos retos, la adquisición de importantes conocimientos y, algo más serio, enfrentar los brotes de enfermedades ocasionadas por la aglomeración de personas.

Una de estas enfermedades, típicas del comienzo de año escolar, es la infestación por piojos, que es una patología que, de no tomarse las medidas pertinentes a tiempo, podría estacionarse en los salones de clases todo el año.

Elsy Cavallera, médico dermatóloga del Instituto de Biomedicina, ubicado en el Hospital Vargas, en la parroquia San José, explicó que el agente causante de la infestación es un parasito llamado pediculus humanus capitus.

Agregó que la forma más fácil de identificar cuando un niño está infestado es observarlo detenidamente en casa. Llevarse las manos a la cabeza es un señal inobjetable de que puede haber presencia del parásito que, al picar, suele inyectar una toxina en el cuero cabelludo que causa escozor o prurito.

“La enfermedad no es trasmitida por los animales, ya que es característica de los humanos y se contagia por contacto directo o a través de los objetos infestados. Por eso es tan común conseguirlo en las escuelas”, dijo.

Explicó que se trata de una enfermedad típica de los más pequeños, porque con el desarrollo hormonal, los adultos producen un sebo protector en el cuero cabelludo y ácidos grasos en el pelo que no permiten que el parásito se adhiera en ambos elementos. No obstante, aclaró que puede ocurrir que un niño contagie a un adulto.

LO QUE HAY QUE HACER EN EL COLEGIO

Los padres y los profesores deben hablar sobre la pediculosis con toda naturalidad, porque, según la especialista, los piojos no están relacionados necesariamente con la falta de higiene en el niño.

Sin embargo, la infestación suele ser peor cuando la persona que la sufre es desaseada o si vive en hacinamiento. Señaló que también existen personas que tienen “predisposición para los piojos”.

“Tienen sangre para ello, literalmente, o son de pelo abundante, a veces poseen unas melenas en las cuales se podría esconder un león”, ejemplificó.

HAY QUE SER EFECTIVO CON EL REMEDIO

La especialista recomendó a los padres prevenir y avisar a los profesores de los casos de un salón, a fin de que puedan comunicarlo al resto de los padres para una pronta detección y tratamiento.

Explicó que los piojos son como la pólvora. “Una vez que hay una persona infestada, se propagan rápidamente entre todos porque son muy contagiosos. Además, donde hay mucha gente junta, como en los salones de clases, suelen propagarse mucho más rápidamente”, subrayó.

En cuanto al tratamiento, mencionó como el más eficaz es la ivermentina, que es un medicamento que se utiliza para el tratamiento de infecciones parasitarias por vía oral. Señaló que este remedio elimina el parásito adulto y al huevo, pero no a la liendra. Es entonces cuando viene la parte mecánica del tratamiento.

“Como siempre pueden quedan huevos o liendras vivas, pegadas al cabello, es importante removerlos con un peine de acero de dientes finos”, recomendó.

También, prosiguió Cavallera, se pueden usar en el tratamiento los champús tradicionales (Avispa o Lop) cuyo principio activo es una sustancia llamada Decametrina). También recomendó el benzoato de bencilo y un champú llamado Nopucid, que contiene una sustancia llamada permetrina.

CÓMO APLICAR EL TRATAMIENTO

En el caso de los champús, para que estos surtan el efecto deseado es necesario aplicarlos correctamente, recomendó Cavallera.

“Se deben colocar con el cabello seco y cubrirlo con una gorra por 20 minutos y luego lavarlo.

Repetir durante tres días seguidos, en un lapso una semana. Se descansan siete días y se repite el tratamiento cinco días después”, dijo.

En este caso, también es importante la extracción de las liendras y huevos de manera mecánica con el peine de acero de dientes finos, toda vez que los champús actúan solamente en el parasito adulto.

Para extraer las liendras, recomendó un excelente tratamiento que se puede preparar en casa. Fue ideado en el Instituto de Biomedicina, por uno de los pioneros de la dermatología en Venezuela, el doctor Juan José Henríquez Andueza.

“Una vez lavado el cabello, se utiliza una solución preparada con agua y vinagre blanco en partes iguales, con la que se enjuaga el pelo y luego se pasa el peine de metal de dientes finos. La mezcla hace que las liendras se desprendan del cabello con mayor facilidad”, dijo.

La galeno recalcó que, en este caso, los remedios de las abuelas también funcionan para matar al piojo adulto, pero si no se extraen las larvas o liendras de manera manual, entonces, se corre el riego de que el paciente tenga una recaída.

LAS RECOMENDACIONES

La mejor recomendación para no tener piojos es tomar las medidas preventivas. La más importante, según la especialista consultada, es evitar el contagio. En caso de que ocurra, el padre debe avisar de inmediato a los profesores en la escuela para tomar las medidas de prevención.

Cavallera recomendó que el niño infestado sea tratado de inmediato, porque al recibir los remedios ya no contagia a los demás.

Otra opción es que a las niñas de pelo largo, o de grandes melenas, deben llevar al colegio el cabello bien amarrado con colas de caballo.

Finalmente, señaló que es importante evitar el compartir objetos de uso personal como peines, ganchitos, colitas o cintillos, porque a través de ellos se pueden traspasar los parásitos.

JUAN RAMÓN LUGO/CIUDAD CCS
INFOGRAFÍA LISBETH TORO

 


Únase a la conversación