El mango en la venezolanidad

El fruto es originario de la India, y hay varias teorías que señalan su llegada al país

127
127

Entre los meses de abril y julio es normal ver a los niños, jóvenes e incluso adultos golpear las ramas de los árboles, o incluso escalando sobre ellos, con el propósito de conseguir mango,
una fruta tan deliciosa y singular que es capaz de quitar los pesares a quienes la prueben. Tras darle un mordisco, el individuo experimenta cómo la pulpa se va deslizando por las papilas gustativas.

La fruta se ha cultivado desde tiempos muy remotos, es originaria de la India y existen diversas versiones que indican cómo llegó a nuestro país. El geógrafo Agustín Codazzi explicó que llegó en el siglo XVII, mientras que el naturalista alemán Karl Apunn considera que apareció en las zonas aledañas de Puerto Cabello para el año 1849, sin embargo, el botánico Adolfo Ernst sostiene que Caracas recibió el fruto durante el año 1869.

Mango verde de hilacha, de bocado, mango jobo, mango piña, manga de hilacha, de bocado y de agua, entre otras, son algunas de las variedades de este exquisito manjar, que generalmente se propaga por semilla, la cual es muy delicada y pierde su poder germinativo al mes de ser extraída.

Generalmente tiene una forma ovoide-oblonga, y su peso varía entre 150 gramos y 2 kilos; la cáscara es gruesa y puede ser de color verde, amarillo y diferentes tonalidades de rosa, rojo y violeta.

La pulpa suele ser de color amarillo o anaranjado y contiene un alto porcentaje de azúcares, algunas proteínas y gran cantidad de vitaminas C, A, B y B2, hierro, fósforo y calcio.

SUS BENEFICIOS

Tal y como se señaló, el mango tiene la particularidad de contener diversas proteínas y vitaminas, es por ello que aporta muchos beneficios para la salud humana.

En primer lugar proporciona un grupo de enzimas digestivas que apoyan al cuerpo y a su capacidad de descomponer alimentos. Existen indicios de que estas enzimas pueden incluso reducir la sensación de ardor asociada con el reflujo ácido y la pectina en la fibra tiene la capacidad de prevenir el estreñimiento.

Al poseer una gran fuente de antioxidantes como la isoquercitrina, quercetina fisetina, astragalina, galato de metilo y gálico, puede ayudar a prevenir severos tipos de cáncer como cáncer de seno, a la sangre (leucemia), de próstata y de colon si se consume diariamente.

Por otro lado, la vitamina C y la fibra han demostrado que ayudan a disminuir los niveles de LDL (colesterol malo), lo que reduce el riesgo de padecer enfermedades del corazón y derrame cerebral al mismo tiempo. Además, el mango contiene tanto potasio como magnesio, los cuales están relacionados con la regulación de la presión arterial, manteniéndola dentro de los límites saludables.

El mejor beneficio de comer mango verde es su capacidad de tratar trastornos hepáticos, por ejemplo, limpia los intestinos de bacterias infecciosas.

Arte culinario: Meriendas y platillos sencillos

En las temporadas más calurosas que azotan al país. un alimento fresco e ideal es el mango. La fruta puede comerse sola, e incluso algunas personas ingieren también la cáscara, otras prefieren picarla en pedacitos para darle un toque elegante.

En los desayunos, almuerzos o cenas, un buen acompañante es el jugo del mango, el cual, si se bebe con gusto, puede dibujar un bigote naranja en el rostro del comensal.

Tras ser un fruto sabroso y con múltiples facetas se pueden elaborar platillos exquisitos, tanto dulces como salados. Uno de ellos es la inigualable jalea de mango, cuyo toquecito ácido produce en el paladar una explosión de sabores, su preparación requiere de mangos verdes, papelón y una cucharadita de jugo de limón.

Otro platillo que se puede tomar en cuenta para reuniones o almuerzos familiares es el arroz con mango. El principio básico de esta receta es que se utilizan múltiples ingredientes, como ají, pollo, mango y cebollita, desde luego, cada uno tiene su propia sazón y por lo tanto todo debe cocinarse por separado, la mezcla solo se va a realizar antes de que se sirva.

Los venezolanos también pueden disfrutar de un rico helado de mango, algunas personas agregan leche condensada, huevos y vainilla para hacerlo más cremosito, sin embargo, también se puede congelar el jugo con el propósito de conservar más su esencia natural.

La fruta también puede complementar a la carne blanca y roja, por ejemplo, en internet está disponible una receta que implica el lomo y el chorizo, los cuales están sumergidos en jugo de mango.

Entre las alternativas vegetarianas se encuentra también la ensalada de mango, espinaca y aguacate, una experiencia que va desde lo sencillo hasta lo espectacular. Otra receta que es ideal para untar con las famosas galletas de soda o pan tostado es la mermelada de mango.

En el Arte: Un canto entretenido y refrescante   

Este fruto ha inspirado la fibra musical y poética de diversos hacedores culturales, uno de ellos fue el gran compositor sucrense Luis Mariano Rivera a través de la pieza musical Mango, donde comparte sus más emblemáticos recuerdos tras degustar este singular y exquisito manjar de la naturaleza, y, jocosamente, comenta que a algunas personas se les hace tedioso consumirlo:
¿Cuál me gustaría comer
entre el mango y la manzana?
contestaré amigo mío
que el mango me da más ganas.
El mango lo como yo
también lo comió mi abuelo
además tiene el sabor
que saca de nuestro suelo.
El sol que alumbra a mi campo
le da su bello color
la brisa pura del bosque
le impregna su grato olor.
La lluvia de nuestro cielo
desarrolla su hermosura
la noche con su silencio
le bendice su dulzura.
Que el chic galán a su novia
cuando quiere regalar
prefiere darle manzana
antes que el mango vulgar.
Amigo esta no es razón
se lo digo sin porfía
el galán procede así
por complejo y monería
Pa´una dama delicada
comer mango es indecente
porque se ensucian las manos
y hebras deja entre sus dientes.
Amigo esa no es razón
si el mango fuera importado
le aseguro lo comiera
sin tomar ese cuidado.

REDACCIÓN TIBISAY MAZA