Medios y totalitarismo

Alcides Castillo

157
157

La estrategia de los grupos económicos, conglomerados mediáticos monopólicos y el fascismo nacional e internacional, direccionados por la potencia hegemónica, es socavar y acabar con los procesos populares, entre ellos no escapa la Revolución Bolivariana, brutalmente asediada desde hace 19 años y con mayor escalamiento de violencia terrorista.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y sus aliados en el Congreso, tanto Demócratas como Republicanos, trabajan a fondo para lograr el objetivo estratégico de acabar con el proceso de cambio que vive Venezuela y así acabar, de una vez por todas, con todo vestigio de revolución en Nuestra América.

Revertir los cambios políticos, sociales, económicos y culturales en nuestra región es el largo y viejo sueño de la “política del garrote” impulsada desde el norte. Muchos son los ensayos en este “laboratorio” en que han convertido a Venezuela.

Desde del “tradicional golpe de Estado”, con los militares felones a la cabeza, acompañados de un puñado de serviles, la implosión, utilizando elementos “quinta columna”, conjurados neofascistas (Primero Justicia, Voluntad Popular, AD, Copei, todos agrupados en la MUD) y diversas “personalidades” (periodistas, escritores, empresarios) son la punta de lanza de esta aventura.

El escalamiento del terrorismo es el arma principal en este momento: asesinato y quema viva de personas, destrucción de transporte de pasajeros y alimentos, asaltos a escuelas, liceos y universidades, hospitales materno-infantiles, guarderías, incendio de centros de acopio de alimentos, ataques a armados a cuarteles militares y policiales, saqueos y palizas a gente de nuestro pueblo son las características del neofascismo.

Son los mismos que hoy amenazan con acabar el país después del ilegal “plebiscito” que es el arma preferida de dictadores como Francisco Franco, Alfredo Stroesner, Marcos Pérez Jiménez y Augusto Pinochet.

Es la estrategia del imperialismo promovida desde el conglomerado de medios. Es el odio contra nuestro pueblo, que resistirá hasta vencer desde todas las trincheras como desde la Asamblea Nacional Constituyente.

 


Únase a la conversación