Abril

Roberto Malaver

¡Todo 11 tiene su 13! Con esa frase los chavistas nos volvieron locos. Y cada vez que a uno se le ocurre meterse en una vaina, se acuerda de eso y lo piensa dos veces. Uno quiere celebrar el 11, porque fue la primera vez que llegamos al poder, y de repente se te viene encima el 13 y te cagas. Así que mejor nos hacemos los locos con eso. Lo que sí es cierto, es que estos carajos van imponiendo sus frases, y uno al fin también lo va logrando.

Por ejemplo, ahora tienen esa de que “leales siempre, traidores nunca”, y hay unos carajos que nos quieren apoyar pero se trancan cuando piensan que los van a llamar traidores, y ni de vaina, dicen. Nosotros tenemos bien puesta la frase “cuando cese la usurpación”; la gente se burla y hace chistes, pero la usurpación que parece que va a cesar es la del autoproclamado, porque ya nadie le está parando la mínima bola. Otro que también impuso su frase fue el compañero Trump, y con esa frase tiene asustados a los chavistas, porque se la pasan hablando de eso: “Todas las opciones están sobre la mesa”. Solo le faltó decir: “todas las acciones democráticas”, pero a lo mejor lo que está sobre la mesa no tiene nada que ver con la democracia.

Este mes de abril parece que no se termina nunca. Porque los chavistas siempre andan como que le hubiesen dado un golpe el día antes. Y marchas por aquí y por allá. Y nosotros, mientras tanto, esperando lo que nos diga Mike Pence, a quien, por cierto, el Moncada le cayó a palos en el Consejo de Seguridad de la ONU, y a lo mejor también está arrecho con nosotros porque no tenemos un hombre así como ese Moncada, que sabe defender su vaina con argumentos y no como nosotros, que siempre estamos violando constituciones y leyes para hacer lo poco que hacemos.

Dígame ese saqueo que hicimos en la OEA. Allí pusimos al compañero Gustavo –Pavoso– Tarre para que represente al autoproclamado y ahora, según nos dice el Moncada –porque nosotros no leemos resoluciones ni normas ni un carajo–, el compañero Pavoso Tarre fue aceptado como representante de la Asamblea Nacional y no como representante del país, una vaina que no se había visto nunca en ninguna parte de la Vía Láctea. Pero ahí estamos, con toda la pena y la sinvergüenzura del mundo que no se para ni un momento, pero ya hemos demostrado que a nosotros nos importan un carajo la dignidad y la ética, el respeto y otras pendejadas.

El papá de Margot no podía creer la vaina de la OEA. “¿De cuándo acá la OEA acepta diputados de la Asamblea Nacional como si fueran representantes del estado? ¿Qué vaina es esa? Menos mal que la OEA queda en Washington, porque así Trump hace lo que le da la gana. Y ahora Lenin Moreno dio la orden a la policía británica para que se metiera en la embajada de Ecuador y sacaran preso de ahí a Julian Assange, y ninguno de nosotros dice nada, como que esa vaina no fuera una violación del derecho de asilo, y ya estoy hablando mucho…” Y se fue al cuarto y agarró la puerta y le metió aquel coñazo tan fuerte que los vecinos gritaron: “Hasta cuándo, gran carajo”.
-Vengo a decirle adiós a los muchachos.- Me canta Margot.

120 me gustas

0 people did not find this helpful


Únase a la conversación