Miguel posani: Es necesario cumplir la dieta informativa para no entrar en caos

El psicólogo sugiere además centrarse en uno mismo a través de la meditación y el ejercicio, acompañado con un poco de humor

En este contexto de crisis económica, política y social en Venezuela, es necesario saber cómo sobrellevar las dificultades para no desmoronar la salud física, psicológica y emocional.
Temas como el transporte, la vivienda, el agua, la luz, la comida y la feroz migración ha provocado en muchos, mal humor, depresión, angustia y soledad. Es por ello que decidimos dedicar esta página a ofrecer recomendaciones que nos puedan mantener medianamente equilibrados y en resistencia a tanta contaminación.

Y ¿Quién mejor que un psicólogo clínico y comunicador para orientar y dar algunos tips en pro del bienestar individual y colectivo?. Se trata de Miguel Posani, un caraqueño que tiene más de 30 años de experiencia en el área psicoterapeuta y conoce, de primera mano, el riesgo que puede generar la presión cotidiana en los venezolanos.

—¿Habrá alguna manera de prepararnos para lo que viene este nuevo año 2019?

—No habíamos vivido situación como esta y si hace 3 años nos hubiesen dicho que nos iba a tocar vivirla, no lo hubiésemos creído. No hay manera de estar preparado o prevenido para estas cosas, aunque uno de los datos que podría recomendar es ser lo más realista posible, y eso implica prepararse para lo negativo, ojo, esto no tiene que ver con que debamos ser siempre negativos, sino más bien prepararse para ello.

—¿Qué cosas se podrían hacer o dejar de hacer en la cotidianidad para paliar con algo de serenidad la situación actual que vive Venezuela?

—Es necesario cumplir lo que llamo una “dieta informativa” para no entrar en caos porque a veces enterarnos de algunas cosas nos hacen caer en eso, sobre todo cuando se trata de afectación a las necesidades básicas del ser humano como la alimentación, el agua, etc.

Rodéate de gente que motive. Mientras estés rodeado de personas que te señalen todo lo que aumentó de precio, la ineficiencia en los servicios, y en una constante queja, se agravará tu sentir.

Esto no quiere decir que esas personas estén equivocadas o no, simplemente quizás no es necesario que te recuerden lo que es evidente. Igual que hay personas que te dicen: “piensa positivo, ten fe”. Yo no me imagino a Lenin diciéndole a Trotsky, ten fe y piensa en positivo (risas).

Lo que si es necesario es alejarse un poco de esa contaminación. A veces se hace inevitable porque basta con salir a la calle para darse cuenta de toda la situación, todos los días estamos expuestos a ello, aunque no queramos.

Lo que nos queda es reírnos, la risa puede aliviar tensiones. La gente mira los mostradores y dice “ya no me puedo comprar esto” pero tienes salud y estás vivo. Yo a mi edad agradezco por tener buena salud porque es terrible estar en esta situación buscando medicinas para recuperarte.

Por ejemplo, a veces la gente cae en crisis cuando se va el internet porque la costumbre de estar en las redes y en busca de información es constante y en muchos casos se convierte en adicción. Hay lugares en donde se va y no se sabe cuando vuelve y eso genera en muchas personas un nivel de estrés muy fuerte. El sentimiendo de estar incomunicado es terrible porque la tecnología nos ha llevado a expresar nuestras vidas por esos medios y hay consecuencias muy negativas en toda esta saturación de información que puede manejar un individuo.

—¿Alguna otra recomendación individual?

—Centrarse en uno mismo, y cuando me refiero a esto no tiene que ver con ese consejo que dicen: “Sé fuerte”, no tiene que ver con eso porque la fuerza se nos agota también. Yo diría que tiene que ver, más bien, con la práctica de la meditación, caminar, respirar, ejercitarse y tener al menos
una hora para dedicar a algo que te guste, algo que te entretenga y hasta te pueda hacer olvidar por un momento. Para algunos puede ser leer, limpiar, escribir, cocinar, etc. Aunque hay cosas que nos gusta pero nos lleva a recordar todo el caos: que si no tienes detergente para limpiar, ingredientes para preparar un plato y así… (risas). La idea es hacer algo que te guste pero que no implique necesariamente la adquisición de algún producto y/o servicio que parezca incomprable, hay gente que se desestresa al ir de compras.

—Una de las consecuencias de la crisis ha sido la abundante migración ¿Alguna sugerencia a ese sentimiendo de soledad para quienes se quedan en Venezuela?

Eso está sucediendo mayormente con las personas pasadas de los 50 años de edad porque las juventud tienen más posibilidades afuera. Para mí, la mayoría de la población que transita en las calles tiene más de 50 años y eso no se percibía anteriormente en Venezuela.

Efectivamente está la sensación de soledad pero, no solo de soledad, sino que cambió la cotidianidad, además ya hay una perspectiva de vida diferente. Están los que tienen hijos, trabajan y los fines de semana se dedicaban a la familia, las reuniones con tíos, tías, abuelos, abuelas, primos, primas, la sopa de los domingos y las salidas al parque y otras atracciones, ahora pues la familia se dispersa en el globo terráqueo y es cuando ese sentimiento de abandono y soledad tiene que asumirse también como un reto.

—Al cambiar toda la cotidianidad de los más vulnerados ¿Hay algo que sea necesario cambiar personalmente?

Es que tenemos dos opciones, quedarnos sentados y odiando todo de manera negativa o asumo la situación y la enfrento con conciencia ¿qué hago ahora? Esto nos lleva a todos los seres humanos a explorar y movernos, lo peor que podemos hacer es detenernos y quedarnos en una parálisis. No debemos dejar que esta situación nos paralice porque además todo esto está generando mucha destrucción entre nosotros mismos. Muchas veces nos despertamos en la mañana y no nos dan ganas ni de pararnos de la cama ¿para qué, para lo mismo? esa reacción es mucho peor. Nos toca lidiar con la falta de entusiasmo, la desmotivación de hacer las cosas bien y la angustia de no poder consumir lo que consumías antes. Eso nos lleva a la reflexión de una pregunta muy importante ¿cuál es el sentido de tu vida? Toca buscar la esencia real de nuestras vidas.

__________

Biografía mínima

Miguel Posani es caraqueño de nacimiento. Graduado en la Universidad de Padova (Padua), Italia, como psicólogo clínico. Tiene más de 3 décadas de experiencia en el área psicoterapéutica. En la actualidad ejerce a través de consultas en su vivienda, ubicada en San Bernardino. Además tiene gran experiencia como consultor, expositor y entrevistado sobre su especialidad en foros, conferencias y conversatorios, además de escribir una columna en la revista Épale que encarta este diario todos los viernes, en la que aborda tópicos relacionados con su profesión. Ha incursionado además en medios de comunicación social como productor de programas informativos. Estar produciendo en medios de comunicación social le ha permitido socializar su experiencia y estudios psicológicos con el público o usuario venezolano y de otras latitudes.

NIEDLINGER BRICEÑO PERDOMO
FOTO JESÚS VARGAS

Únase a la conversación