Mirada Internacional | Trump apaga con candela el fuego global

Según Donald Trump, los latinoamericanos somos una suerte de piedra de tranca para su bienestar y desarrollo

Lo que está ocurriendo en el espectro internacional, relacionado con Venezuela, es propicio para dar una clase magistral de epistemología. Un seminario completo… El Grupo de Lima se reunió de emergencia para abordar el tema Venezuela. El conglomerado terminó el encuentro el pasado lunes con el compromiso de sus integrantes de “no considerar la opción militar para forzar la salida de Nicolás Maduro” de la Presidencia de Venezuela. Desde luego, esta decisión se acompaña de lo siguiente: solicitar a otros países para que aumenten la presión económica sobre su Gobierno. Y mientras eso ocurre, el presidente Maduro envía una carta al papa Francisco para que medie y logre el objetivo de acometer el diálogo entre las partes en conflicto en Venezuela. Los medios de difusión –¿o de disfunción?– hacen gala de su artillería y no sabemos a quién creerle. Por cierto, el lunes 4 de febrero habríamos amanecido de golpe, a juzgar por cuanto mensaje se difundió a través de Facebook, Whatsapp, Twitter. ¿Qué pasó? Orwell llegó a referir en su novela, en 1984, un Ministerio de la Verdad. Ya lo creo, pero en este siglo. Y en Venezuela.

Sueño americano

Como si fuera poco, el presidente Donald Trump, en su discurso del ¿Estado de la Unión? [oportunidad para que los presidentes de EEUU se dirijan a sus ciudadanos y den a conocer los logros del año anterior (¿cuáles?) y las tareas para el venidero (ídem)] hace gala de asuntos según los cuales considera a los latinoamericanos pendejos: que si los inmigrantes son los responsables de la alta tasa de delitos en su país, que si van a promover mayor crecimiento y desarrollo solo con sus connacionales, pues el resto (nosotros u otros, menos ellos) somos una escoria social. Desde luego, esto no lo dijo en el plano de la semántica denotativa, sino en la que connota.

No menos importante: que si la grandeza sobrevendrá en EEUU como maná por tener a Trump como Presidente, que gracias al hecho de haber resultado electo primer mandatario en ese país, no estamos presenciando una guerra con Corea del Norte. Que si los negros sí tienen derechos y por tal razón sacó a dos de ellos de la cárcel: una sentenciada a cadena perpetua por delitos menores … En fin. Y mientras de esta forma se desarrollaba su retórica, señalaba estar “del lado del pueblo venezolano en su noble lucha por la libertad”. A juzgar por sus decisiones, en una de las cuales legitima a Guaidó como Presidente de Venezuela, la estrategia consiste en apagar el fuego con más candela. ¿El objetivo es alcanzar la libertad por la vía del desconocimiento de la legalidad en Venezuela? Para mejorar el cóctel Julio Borges dice: “Maduro va a salir del poder por las buenas o por las malas”. De forma particular, me gustaría saber ¿qué significa “por las malas”? ¿Qué acciones contempla? ¡¿Qué va a hacer, pues?!

Pero hay otro asunto que no podemos dejar de advertir: los recursos que serán usados en gastos de defensa por parte de los aliados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), con quienes EEUU logró un aumento de más de 100 mil millones de dólares para gastar en defensa, pues en parte el dinero será usado en un “sistema de defensa de misiles de última generación”, ¿constituirá esto parte del denominado sueño americano?
__________________

Visión GlobalBatalla de Stalingrado revirtió el curso de la II guerra mundial 

El pasado 2 de febrero la ciudad rusa de Volgogrado celebró el 76 aniversario de la victoria de las tropas soviéticas en la batalla de Stalingrado —nombre antiguo de la urbe—. Esta batalla dio comienzo a un cambio crucial en la Segunda Guerra Mundial, pues Hitler y sus tropas sufrieron su primera derrota a gran escala. El Ejército Rojo pudo arrebatar la iniciativa estratégica a la Alemania nazi, creando las premisas para el lanzamiento de una ofensiva a gran escala y la futura derrota completa de sus tropas.

MARBELYS MAVÁREZ LAGUNA

Únase a la conversación