Morocho inició la historia de los campeones

Hace 54 años logró el primer título mundial de boxeo profesional para Venezuela, en pelea celebrada en el Nuevo Circo de Caracas

El 18 de enero se cumplieron cincuenta y cuatro años (1965) de la victoria del caraqueño (La Pastora) Carlos “Morocho” Hernández que le dio al deporte criollo, al boxeo, su primer título mundial profesional, marcando así una época, un hito en Venezuela.

Derrotó entonces al difícil estadounidense Eddie Perkins en un repleto Nuevo Circo de Caracas que reunió a los aficionados (11 mil) que celebraron por todo lo alto el triunfo, aunque el fallo fue polémico entre los entendidos de la materia.

La historia de esta pelea por la faja mundial welter Jr (63 kilogramos) en poder de Perkins, reconocido por la Asociación Mundial de Boxeo, la reseñaremos con las descripciones de algunos de los que estuvieron presentes en el evento realizado en el coso ubicado en la parroquia San Agustín de Caracas.

Así la vivieron

El abogado Marcial Vargas nos narró la sesión de prácticas que observó, siendo un adolescente, del venezolano Morocho en el gimnasio del Nuevo Circo: “Se vivía una gran atmósfera boxística. Morocho hacía sombra sobre el cuadrilátero y José ‘Pepe’ Pedroza quien iba a ser al anunciador de la pelea, dos días después estaba en una esquina del cuadrilátero siguiendo atento los movimientos del retador criollo. y dijo: ‘Apenas le pegue una mano, el americano (estadounidense Perkins) se cae’”.

Expresión que fue replicada por otro parroquiano: “Puede tener (Morocho) dos mandarrias en las manos…Pero si no consigue a quien pegarle. Perkins no sera fácil por lo que vi en su práctica ayer”, le escuchó decir a un aficionado.

El hoy abogado Marcial Vargas recordó que él estuvo de acuerdo con el aficionado que pronosticaba un combate muy parejo, difícil para Morocho: “Yo no pude ver la pelea porque viajé a Colombia por cuestiones académicas. Pero lo que me dijo mi padre Félix (Vargas Chacón: El Cumanés) es que el combate fue muy reñido y cualquiera pudo ser el ganador”.

Similar apreciación del resultado de la pelea tiene Juan Medina, quien fue entrenador de Morocho en la victoria que lo encumbró en el boxeo contra el campeón mundial peso pluma Dave Moore.

“Ya no estaba en la esquina de Morocho porque nos habíamos separado profesionalmente. El combate fue muy polémico y hasta deslucido. Diría que no tanto por culpa de Morocho que hizo su trabajo, pero el campeón se conformó con enredar la pelea, llegar a los 15 rounds”.

Para Medina, la victoria marcó un antes y un después en el boxeo criollo.

“Rucuerden que otro de mis pupilos, Ramoncito Arias, había fallado en dos oportunidades por la disputa de una faja mundial. Primero ante el argentino Pascual Pérez (1958) y luego frente al brasileño Edder Jofre (1961)”.

Otro testigo de excepción de esta pelea titular entre Morocho y Perkins fue sin duda Rafael Salazar, conocido maratonista y exboxeador.

“Yo compartí parte de este triunfo de Morocho. Primero por colega, segundo porque esa noche yo también combatí en ese repleto Nuevo Circo”.

Salazar, conocido en el ambiente boxístico de entonces como Pajarito, también rememoró: “Es más, el entonces retador Morocho estaba hospedado en el Hotel Tamanaco donde yo trabajaba, además de boxear, como Bell Boy o como dicen botones. Lo cierto es que luego de la ceremonia del pesaje partimos al sitio de la cartelera. Allí pude observar como el entrenador Ismael España colocaba el vendaje a Morocho, mientras a mí me calzaban lo guantes para subir como preliminarista”.

Pajarito recuerda la vestimenta típica, especialmente del caraqueño de esa época: “El aficionado a los toros que asistía durante el día vestía de gala cuando se presentaban esas grandes carteleras en la noche. En ring side pude ver en aquella velada parroquianos elegantemente trajeados: sombrero, palto y corbata, zapatos de dos tonos, sortijas y reloj. Fue una época inolvidable para el deporte y un triunfo muy celebrado”.

En tanto, el periodista Orlando Bohórquez, presidente de la Fundación Ídolos del Boxeo de Venezuela, al ser consultado sobre esta fecha, destacó: “Oí la pelea por radio y según la narración de Delio Amado León pensaba que Morocho había perdido. Al parecer el árbitro estadounidense (Henry Armstrong) había permitido muchas triquiñuelas a su paisano Perkins sobre el ring. Pero en todo el país se celebró el triunfo y especialmente en mi lar nativo Maracaibo”.

Fue tal el impacto de esta pelea en los aficionados al boxeo en el país, que el director de la mencionada fundación, indicó: “Todos los 18 de enero celebramos el Día del Boxeador Profesional en Venezuela”.

JOSÉ CUEVAS/CIUDAD CCS

Únase a la conversación