Nacidos en Venezuela

Néstor Rivero

Sin ningún ánimo de intolerancia, esta nota se dirige a comentar un hecho reciente de las formas y símbolos que viene expresando el sector político opositor venezolano.
Se trata de una línea de percepciones respecto al sentido de nacionalidad que no deja de llamar la atención y hasta preocupación respecto a la valoración que el sentimiento de Patria posee para determinados grupos d la sociedad venezolana, no es todo el sector social a que pertenecen dichos grupos, donde predomina la clase media. Así, en la movilización del pasado sabado 2 de enero en el este de Caracas, entre quienes se congregaron para gritar consignas contra el Presidente Nicolas Maduro, a lo cual tienen legitimo derecho, hubo quienes levantaron la bandera norteamericana en suelo venezolano como la suya propia, procediendo a entonar el Himno Nacional de EEUU. Ello hace ver el poder de penetración del pitiyanquismo en la estructura espiritual de segmentos medios venezolanos.
Y son núcleos de familias e individualidades que al parecer hablan mejor el “speaks english” que la lengua materna del castellano. Llama a preocupación sin duda y ello es signo de la tragedia que en cuanto a formacion de valores viene padeciendo la escuela venezolana y los medios de comunicación y sus empresas del entretenimiento.
Personas nacidas en Venezuela para quienes sea preferible una invasión imperial y de potencias hostiles, antes que aguardar nuevas elecciones en los lapsos que consagra el ordenamiento de la Republica y medirse, personas nacidas en Venezuela para quienes su odio por el chavismo y la Revolución Bolivariana -que les permite convivir y cometer tanta clase de excesos sin castigarlos-, expresan un grado de desajuste emocional digno del Libro Guinnes de Récords. Sería interesante una respuesta de Estado, no de represión, sino de reconducción, persuasión, debate y mucho medio de comunicación con vocación de Patria.


Únase a la conversación