Nicolás Maduro: “Estoy obstinado de la indolencia y el burocratismo

El presidente obrero Nicolás Maduro inició este jueves un segundo período presidencial que finalizará en el año 2025

Luego de días de mucho sosiego y desconcierto en algunos sectores del país, este jueves 10 de enero el Sol resplandeció como nunca desde tempranas horas de la mañana, y su brillo bañó a una Caracas que amaneció más tranquila que nunca pero expectante, por ser el día pautado para que se llevara a cabo el acto de juramentación como presidente de la República de Nicolás Maduro ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

El evento se realizó sin contratiempos, a pesar de la amenaza que se cierne sobre la Patria de Bolívar por parte del imperio estadounidense y sus países lacayos, y el Presidente Obrero juró ante la Sala Plena del TSJ para el período presidencial 2019-2025.

Desde tempranas horas, el soberano se encontraba en las calles aledañas al máximo tribunal del país para acompañar al mandatario nacional al acto de juramentación, y colmar de alegría y sabor de pueblo el excelso evento; mientras dignatarios y representantes de unos 90 países, así como constituyentes y personalidades políticas se hicieron presentes para ser testigos de un hecho sin precedentes en nuestro país.

El presidente del TSJ, Maikel Moreno, destacó la legitimidad del nuevo gobierno del jefe de Estado, Nicolás Maduro, y explicó que su juramentación se realizó de acuerdo a lo establecido en el artículo 231 de nuestra Carta Magna, donde se estipula que ante cualquier motivo sobrevenido no pueda hacerlo ante la Asamblea Nacional debe ejecutarlo ante el TSJ.

El poder es del pueblo

Luego de dar gracias a todos los presentes al acto, el presidente Nicolás Maduro manifestó que el poder que asumió era del pueblo soberano de Venezuela, “que fue quien me eligió en elecciones libres el pasado 20 de mayo”.

“Aquí estoy para cumplir con la Constitución, asumir la presidencia de la República para un segundo período por orden del pueblo, y así seguir llevando las riendas de la Patria”, manifestó.

Señaló que a pesar de todas las manipulaciones de la cuales esobjeto nuestro país, ha quedado claro que en Venezuela hay una democracia y no una dictadura, como dicen medios internacionales.

“No hay un solo país donde no haya una campaña permanente de mentiras sobre la Revolución Bolivariana, sobre el Comandante Chávez y ahora sobre este servidor; en Venezuela nos defendemos, este es un pueblo consciente”, resaltó.

Está surgiendo un mundo nuevo

Aseguró que Venezuela es un pueblo acosado por el imperio más poderoso que ha habido en la tierra, pero acotó que está surgiendo un nuevo mundo que se niega a plegarse a los dictámenes hegemónicos de Estados Unidos.

“El mundo es más grande que el imperio y sus gobiernos satélites, hay un mundo más allá, aquí estamos presentes. Ya no es el mundo hegemónico y unipolar”.

Dejó claro que un nuevo mundo, basado en el multilateralismo, está surgiendo en contraposición a las políticas imperiales que pretenden continuar su dominio.

 

Debemos frenar el intervencionismo

Hizo un llamado a los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de nuestra América (ALBA) para retomar el camino de la integración de América Latina y El Caribe, “tenemos que tomar nuevas iniciativas de diálogo, porque a nadie le conviene la escalada de intervencionismo, tenemos que empezar a actuar. No podemos dejar que una derecha extrema destruya lo que ha se construido en América Latina y el Caribe”, expresó.

Propuso una cumbre especial con los países de la región para discutir temas comunes cara a cara

“Yo he propuesto que se convoque a una cumbre especial y así discutir en agenda abierta los problemas y que los gobernantes derechistas se sienten frente a mí, y estemos cara a cara, pero creo, sospecho, que tienen miedo de vernos cara a cara, de escuchar nuestra verdad. Ojalá que un grupo de países latinoamericanos tomara la iniciativa de formar un grupo para el reencuentro y el diálogo de todas las naciones”, dijo..

Cruzada contra la corrupción

Hizo un llamado al pueblo para profundizar una cruzada contra la corrupción, pues a pesar que el enemigo más grande es el imperialismo, el peor es la corrupción.

“Estoy obstinado de la indolencia y del burocratismo, yo no digo esto para generar aplausos. Estoy obstinado de la indolencia y el burocratismo que daña la vida del pueblo. Quiero un cambio y una corrección profunda de los errores de la Revolución Bolivariana y un combate a fondo de la corrupción en toda sus formas de expresión”.

Hizo un llamado a los bachaqueros y bachaqueras para que dejen de robar al pueblo. “Es contigo bachaquero que robas al pueblo, es contigo bachaquera, basta de indolencia, de corrupción, de tanto burocratismo”, precisó.

Manifestó que quiere un nuevo comienzo de la Revolución Bolivariana. “Cambiaré todo lo que sea necesario para lograr la paz, defensa, seguridad social y crecimiento económico de la nación”, dijo.

Aseguró que si los venezolanos aspiramos a una sociedad superior, ésta debe estar basada en principios y valores, así como en la honestidad.

Reiteró su llamado a la población y cada una de las instituciones públicas del Estado a combatir la corrupción que afecta el desarrollo próspero de la nación.

Venezuela se respeta

Luego del acto de juramentación en el TSJ, el presidente Nicolás Maduro se dirigió a la Academia Militar para un acto de reconocimiento por parte de las Fuerza Armada Nacional Bolivariana como Comandante en Jefe del cuerpo castrense.

“10 de enero de 2019, no se nos olvidará nunca, porque hemos dado y estamos dando una batalla épica, única, heroica, para decirle al mundo que Venezuela se respeta y la dirigimos y gobernamos los venezolanos sin intervención de ninguna potencia imperial y ningún gobierno extranjero. Venezuela es de los venezolanos”, acotó el jefe de Estado

Pueblo firme y leal a la Revolución Bolivariana

El soberano ratificó en la calle, una vez más, su respaldo al mandatario Nicolás Maduro quien dirigirá a la nación por los próximos seis años

Esta vez no fue la avenida Bolívar la protagonista, pero sí la avenida Baralt que se desbordó con la marea roja de pueblo que nuevamente salió a dejar claro su fidelidad y confianza al Gobierno Bolivariano y a las políticas implementadas por el jefe del Estado, Nicolás Maduro, quien este jueves fue juramentado ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) para llevar las riendas de nación por los venideros seis años, en lo que representa su segundo mandato consecutivo.

Desde muy temprano, o mejor dicho, desde la noche del miércoles, los espacios de una de las principales arterias viales del centro capitalino fueron preparados o dispuestos, con tarimas incluidas, para recibir al soberano que se movilizó, además desde varios estados, como siempre se ha caracterizado en los últimos 19 años: llenos de alegría y con la firme convicción de seguir defendiendo el legado del Comandante Eterno, Hugo Chávez, al que sigue dándole continuidad Maduro.

Es que, nuevamente, fueron echadas por tierra cualquier amenaza, sanción, agresión e intento de intervención imperial con las manifestaciones de cariño y compromiso con la Patria que reflejaron quienes marcharon o se concentraron en las cercanías del máximo organismo judicial del país, para recibir al presidente obrero y demás autoridades internacionales que participaron en el acto de toma de posesión (asistieron delegaciones de al menos cuatro continentes).

Movimientos y organizaciones sociales, colectivos, motorizados, instituciones públicas, grandes misiones y fuerzas revolucionarias en general, fueron indiferentes al sol inclemente que colmó una jornada amenizada con consignas, bailes (el tambor no faltó, como de costumbre) y cantos que, desde luego, sirvieron de marco para dar la bienvenida y saludar, reiteramos, a dignatarios de otros países, entre ellos, Evo Morales de Bolivia, Daniel Ortega de Nicaragua, Salvador Sánchez Cerén de El Salvador, Miguel Díaz Canel de Cuba, entre otros representantes, que incluso arribaron ayer mismo a Venezuela y desde el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía se trasladaron al TSJ.

No faltaron a la cita pancartas; disfraces; personajes pintorescos, alusivos a nuestra independencia; pitos, cornetas, panderetas, propios o comprados en el lugar, donde también vendedores de souvenir y refrigerios dijeron presentes.

Los ataques del denominado Cartel de Lima y el resguardo de nuestro territorio del Esequibo, y la constante injerencia gringa fueron los principales temas abordados por el pueblo apostado en la avenida Baralt en un día en el que nostálgicamente se recordó al líder de la Revolución Bolivariana, quien hace 12 años se juramentó como presidente para el período 2007-2013, en el que constituyó su tercer y último mandato corrido que, antes de su fallecimiento, lo dejó de manera invicta.

Resteados y resteadas con Maduro

Sofía Morelos, trabajadora del Ministerio de Educación y con fotografía en mano del Comandante Chávez, nos abordó para enviarle un mensaje a la derecha venezolana que pretende seguir sosteniendo la Guerra Económica y sistemática contra el pueblo: “No se equivoquen, no pierdan su tiempo saboteando las políticas de Maduro porque aquí somos millones que votamos por él (el 20 de mayo de 2018) y lo vamos a proteger así como a nuestras fronteras. Hay que seguir trabajando, pero unidos, sin odio, todos somos venezolanos y debemos apoyarnos”.

Para el próximo lunes fue convocado, una vez más, el pueblo a las adyacencias de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) donde, en medio de una sesión especial, estará el primer mandatario venezolano con los parlamentarios de la Patria, espacio que aprovechará, además, para realizar importantes anuncios en materia económica que fortalecerán las políticas del país en esta área, en pro de que se siga garantizando el bienestar y la mejor calidad de vida para todos los venezolanos y venezolanas.

JUAN CARLOS PÉREZ DURÁN/HAROLD URRIETA/CIUDAD CCS
FOTO ALEJANDRO ÁNGULO/PRENSA MIRAFLORES/AMÉRICO MORILLO/VLADIMIR MÉNDEZ/YRLEANA GÓMEZ

Únase a la conversación