El niño y la bestia Japón (2015)

La obra narra la historia de Ren y Kumatetsu, quienes aprenderán que la verdadera fuerza está en el corazón

296
296

El honor, la convicción, la lealtad y el sacrificio son algunas de las temáticas que aborda la obra cinematográfica Bakemono no ko, conocida en español como El niño y la bestia, dirigida por el animador japonés Mamoru Hosoda, en el año 2015.

La película narra la historia de Ren, cuya madre ha fallecido y no ha sabido nada de su padre desde el divorcio, tras experimentar el vacío, la soledad, el abandono y la incomprensión huye hacia el barrio de Shibuya (Tokio), para iniciar una nueva vida.

Mediante una serie de eventos inesperados e indeseados, el protagonista encuentra un extraño callejón que lo lleva a Jutengai, una ciudad habitada por bestias y ahí es encontrado por Kumatetsu, quien lo toma como su aprendiz. En un principio la relación entre ambos personajes es compleja, pero Ren se da cuenta que Kumatetsu es como él, un ser solitario en busca de cariño y aceptación.

La bestia nombra al pequeño Kyuta, ya que este se negó revelar datos concernientes a su pasado, e inician el entrenamiento. Una vez que Ren cumple los 17 años consigue la admiración y respeto de los habitantes de Jutengai, gracias a su dedicación y fortaleza. Un día este personaje encuentra el callejón que da hacia Shibuya y ahí se da cuenta que todavía tiene muchas cosas que aprender.

Allí conoce a una chica llamada Kaede, quien lo pone al día con su educación y de ahí en adelante debe tomar una importante decisión, ¿vivir entre los humanos o seguir cosechando raíces en el mundo de las bestias?

La película envía múltiples mensajes, uno de ellos trata que los profesores aprenden de sus estudiantes, ya que la iniciativa y esfuerzo que demuestran los va alentando a convertirse en mejores personas, dándole a su vez esperanza y satisfacción a su vida.

“Los que trabajan con sinceridad aprenden rápido (…) si vas a convertirte en su maestro recuerda lo que realmente querías cuando tenías su edad” y “Kyuta tiene la intención de aprender de ti desde cero. Así como un bebé sigue a su padre”, son algunas de las frases más resaltantes y significativas de este contexto.

Otro dato importante es que los individuos tienen que ser fieles a ellos mismos, porque cuando intentan cumplir las expectativas ajenas hacen a un lado su propia felicidad y se van olvidando de sus verdaderos deseos.

El filme refleja a su vez la precaución que hay que tener con sentimientos negativos como la envidia, el odio y la vanidad, ya que pueden carcomer la cordura y la integridad de las personas. Otro de los aspectos más conmovedores e interesantes, es que aunque los seres queridos no estén físicamente, siempre tendrán un lugar especial nuestra memoria y en el corazón.

TIBISAY MAZA/CIUDAD CCS