Orquesta Sinfónica Municipal rinde homenaje a Caracas

Caracas, el valle de los inquietos es un viaje por la cotidianidad caraqueña de antaño

218
218

En el marco de la celebración del 450 aniversario de la ciudad capital, y como parte de las numerosas actividades que ofrecerá la Alcaldía de Caracas para celebrarlo, la Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas (OSMC) ofreció ayer un recital escénico lleno de identidad.

Caracas, el valle de los inquietos es el nombre de este concierto teatral que arranca una temporada de presentaciones, todos los sábados y domingos a las 3:00 pm hasta el próximo 29 de julio.

La pieza, original del reconocido coreógrafo, bailarín, actor, docente y director de escena Miguel Issa, narra a través de una serie de episodios, intercalados con piezas musicales, las costumbres y cotidianidad de la Caracas de los techos rojos.

Dirigida musicalmente por Rodolfo Sanglimbeni y Daniel Gil, la revista musical llevó en un viaje deleitante a todos los presentes por el modo de ser que ha determinado a los caraqueños desde inicios de 1900.

La jocosidad, así como el virtuosismo musical, caracterizaron a esta puesta en escena en la que personajes capitalinos de antaño –vistiendo traje, corbatín y chaleco los hombres, y las mujeres vestidos de encajes, perlas y abanico– van narrando, entre recuerdos, lo que hemos sido, a través de textos de emblemáticos referentes de las letras como Andrés Bello, Teresa de la Parra, Guillermo Meneses, Arturo Uslar Pietri, Pedro Emilio Coll, Aquiles Nazoa, Humberto Orsini, Nicanor Bolet Peraza y Miguel Mármol.

El recorrido va acompañado de obras para piano, música instrumental, temas bailables, música cañonera y los repertorios que marcaron las tendencias de distintas épocas que son bailados, al mejor estilo de las noches de retereta que vistieron de fiesta a la Plaza Bolívar, por un elenco de músicos, cantantes, bailarines y actores que suman más de 80 artistas en escena.

Los temas Mañanitas caraqueñas, de Evencio Castellanos, De Conde a Principal de Aldemaro Romero, La Pelota de Lorenzo Herrera, El Superbloque de Simón Díaz, Mosaico 1 Swing con son, Canto a Caracas, y los merengues La Yuca, Me lo tiro y Cármen, de Billo Frómeta, formaron parte del repertorio que acompañó al encuentro que se extendió durante más de hora y media.

Durante esta puesta se destacaron elementos de nuestra caraqueñidad, como el encanto de sus mujeres.

Caracas, el valle de los inquietos es una coproducción, realizada en conjunto con la Fundación para la Cultura y las Artes (Fundarte), la Fundación Teatro Teresa Carreño, la Compañía Dramo y la Compañía Taller Danza Sin Fronteras.

Verónica Abreu Roa/Ciudad CCS