Oswaldo Rivero cabeza e´ mango comunicador popular | 11, 12 y 13 de abril de 2002 fue combate y resistencia

El conductor de VTV reivindica al pueblo armado cuando de defender la Revolución y la Constitución se trata. Estima que en este momento...

Su combate en la comunicación alternativa cumplió 30 años, mientras que en los medios populares ha dado la lucha revolucionaria a lo largo de tres lustros. Considera que el 11, 12 y 13 de abril de 2002 llevan intrínseco la lucha, el combate y la resistencia. Además, resalta que estos aciagos días se distinguieron porque la población mostró un gran espíritu de solidaridad, porque quien no estaba tirando piedra o enfrentando con un arma al enemigo en la calle, entonces estaba recogiendo a los heridos o a arengando a las masas en pro del rescate de la Revolución. Oswaldo Rivero Cabeza e’ Mango estuvo esos día en el ojo del huracán y nos cuenta sus vivencias.

—Qué recuerdas de aquel 11, 12 y 13 de abril de 2002. Desde que lugar de Caracas organizaron la resistencia?

—El 11 de abril, cuando ya se había consumado el golpe de Estado por parte de los militares y de la derecha, la militancia de varios grupos sociales estábamos en la avenida Baralt, específicamente, en la plaza O’leary. En ese momento, militábamos en el Movimiento Revolucionario Tupamaro (MRT), que ya era un partido político. El general Rafael Damiani Bustillos, viceministro de Justicia, junto al general Luis Camacho Kairuz, se llegaron hasta la plaza y nos pidieron que nos retiráramos, porque no garantizaban la seguridad, dado que se avecinaba un enfrentamiento. La extinta Policía Metropolitana (PM) también intentó expulsarnos de allí. En horas de la tarde, cuando se aproxima la marcha de la derecha por la avenida Bolívar, comienzan a sonar disparos.

Antes de que llegaran, ya se estaban produciendo enfrentamientos en el centro, porque la oposición tenía participación en el Parlamento y había organizado a su gente para repeler los movimientos que apoyábamos a la Revolución. Como a las 2:00 pm, que es cuando llega el fuerte de la manifestación a Puente Llaguno, eso desembocó a un enfrentamiento impresionante.

—¿Una vez consumado el golpe de Estado que hicieron la tarde del 11 de abril?

—Hay una anécdota importante, como a las 7:00 pm estábamos en debajo de Puente Llaguno (por cierto, esa parte nunca fue mostrada por los medios de comunicación tradicionales), allí se encontraba el compañero Juan Montoya (Juancho, quien posteriormente fue asesinado el 12 de febrero de 2014 cuando las guarimbas); otro compañero, a quien le dicen “Diosdado”, del 23 de Enero; entre otros militantes de diferentes organizaciones sociales; yo me retiro con Juancho porque el golpe ya se había consumado. Después de varias horas de resistencia, había mucho agotamiento físico y llegó la hora del repliegue táctico de las diferentes organizaciones a las 9:00 pm para reinventarnos políticamente. Entonces, manejábamos un aparato comunicacional (cineclubes, guerrillas comunicacionales, periódicos alternativos, megáfonos, radio bemba, emisoras comunitarias) que nos ayudó mucho esos días, tanto que después la derecha se vio obligada a tomarlas con la PM para silenciarlas. El caso más emblemático fue el de Catia TV por parte del exalcalde metropolitano, Alfredo Peña. Persiguieron a todos los compañeros que tenían multígrafos y fue tomada Radio Perola del 23 de Enero. Esa noche bajamos a La Guaira y allá, viendo el mar, nos reiventamos. En horas de la mañana del día 12 decidimos regresar a Caracas y llamamos a los compañeros que no habían sido allanados o arrestados, y nació la resistencia: con armas rudimentarias, fusiles y revólveres viejos.

—¿Reivindicas esa acción del pueblo armado en ese momento histórico?

—Claro, aquella acción fue en defensa de la Constitución Nacional. Para defender esta Revolución, la carta magna, señala que debemos utilizar lo que sea y es por eso que, posteriormente, Chávez creó la Milicia Bolivariana.

—En abril de 2002 hubo un golpe de Estado propiciado por la derecha y por un grupo de militares felones, pero los medios de comunicación jugaron un papel preponderante en todo aquel entramado ¿Qué recuerdas de aquella actuación del poder mediático nacional e internacional?

—Recuerdo cómo silenciaron la voz del pueblo. También cómo fueron derrotados por la masiva manifestación que hubo en las calles desde el 12 de abril. Esa marejada de personas era imposible de ocultar, eso era incontrolable, no se podía tapar lo que ocurrió en la Alcabala 3 de Fuerte Tiuna. Cómo ocultaban ellos las diferentes manifestaciones que se estaban dando en los barrios de Caracas. El dictador estaba adentro de Miraflores, pero cercado por una resistencia que con banderas, Constitución y armada tenía rodeada el Palacio.

—¿Recuerdas aquella rueda de prensa cuando el fiscal general de la República de entonces, Isaías Rodríguez, denunció que en Venezuela estaba en proceso un golpe
de Estado?

—Nosotros nos imaginábamos eso. Yo no la vi, pero sí recuerdo lo que pasó. Eso fue como cuando se va la luz y luego, al cabo de un rato, llega de nuevo la energía eléctrica: la gente comenzó a aplaudir y hubo un estruendo que se escuchó en toda la ciudad: “Hay un golpe de Estado, pueblo a la calle, vamos todos a la calle”, gritaba la gente desde sus balcones y desde las ventanas. Eso fue como la voz de mando para salir a la calle a dar la lucha. Luego vinieron los llamados de Aristóbulo desde Radio Fe y Alegría, desde donde llamó a la población a la rebelión. La hija de Chávez habló también a CNN, que antes había sido uno de los canales cabecillas del golpe mediático ,pero CNN se vio obligado a dar la voz a esta compañera, porque era inevitable obviar el foco de rebelión que ocurría en Caracas.

—Qué aprendizaje te dejaron aquellos hechos?

—Primero: la derecha, las corporaciones imperiales y el gran capital nunca van a descansar en el caso Venezuela. Segundo: es necesario fortalecer la resistencia armada en el seno del pueblo, formarla política y militarmente. La resistencia debería estar en los consejos comunales, los profesionales, el sector militar. Debe estar formada para enfrentar cualquier ataque al Estado, porque lo que está ocurriendo tiene que ver mucho con el pasado, tenemos a un autoproclamado. Si analizamos el discurso de Carmona y el de Guaidó, es lo mismo: todo es un entreguismo.

—¿Crees que se pueda repetir un golpe mediático?

—Está en desarrollo desde hace rato. Gracias a Dios, lo estamos enfrentando y hemos logrado derrotarlo en la calle con el pueblo, con comunicadores populares y con periodistas comprometidos. El pueblo también está desarrollando tendencias comunicacionales desde un teléfono, un mural, desde la música.

Biografía mínima

Oswaldo Rivero, o Cabeza e’ Mango, como es conocido en el mundo de la comunicación revolucionaria, nació en Catia La Mar, estado Vargas, pero desde muy pequeño se mudó a la capital, donde entró en el campo de las luchas revolucionarias. Es el conductor del programa Zurda Conducta y en la actualidad también lleva de la mano el programa La Otra TV. Ambos se pueden ver a través de VTV.

JUAN RAMÓN LUGO

Únase a la conversación