Panadería CLAP de El Recreo está llena de sabrosura

La idea nace para llevar hasta la zona la visión y el compromiso de la panadería artesanal, amén de garantizar la seguridad alimentaria...

Ubicada exactamente en la avenida Casanova, cerquita del bulevar de Sabana Grande, en la parroquia El Recreo, se encuentra el urbanismo OPPE 69. En uno de sus espacios se asienta la recién inaugurada Panadería y Pastelería La Grande, proyecto socioproductivo que fue impulsado por la Gran Misión Saber y Trabajo (GMST) en beneficio de los habitantes de la zona.

La idea de este proyecto nació en el mes de octubre del año 2017, gracias al abordaje realizado por la GMST en la comuna que tiene ámbito de acción en el urbanismo. Lo primero fue obtener la legalización de los documentos y la dotación de la materia necesaria para la producción. También, la capacitación de los trabajadores que laborarían en la futura panadería con la realización de talleres formativos.

Gracias al trabajo conjunto entre la GMST con el Comité Local de Abastecimiento y Producción (CLAP) es presentado el proyecto a los organismos del Estado responsables en la materia productiva. No fue mucha la espera para que fuese aprobado, destacando el máximo esfuerzo realizado en cuanto al traslado de las herramientas e insumos necesarios para la elaboración del alimento cotidiano.

Entre tanto, la construcción de un lugar seguro y apto que garantizara pleno funcionamiento del recién aprobado proyecto, se hacía estrictamente necesario, en función de poder contar con las condiciones favorables para la producción óptima.

Es necesario hacer mención que la GMST aportó la dotación del área de producción, con equipos totalmente nuevos, tales como 70 bandejas, dos hornos de cinco cámaras, una sobadora con capacidad para medio saco de harina y una cortadora de masa, que da la medida exacta de la masa, según el pan que se desee hornear, que van desde canillas hasta los tradicionales pan francés y campesino.

Capacitación garantizada

Gracias a Benancio Álvarez maestro panadero perteneciente a la GMST, se comenzaron los cursos y talleres, a través de los cuales pudo impartir sus conocimientos culinarios a los 12 nuevos productores seleccionados por la comuna, que ahora se han hecho cargo de la Panadería y Pastelería La Grande.

El proceso de formación de estos 12 productores arrancó en primer lugar a través de un llamado de selección del equipo de producción, donde fueron electos hombres y mujeres entre 18 y 30 años pertenecientes a la comunidad. Estas personas mostraron sus ganas e interés por formar parte del proyecto panadero, en aras de desarrollar, fortalecer y apoyar la producción nacional e ir garantizando así la soberanía alimentaria.

Compromiso en la distribución

Denniles Cociles, quien fue nombrada la encargada del local, también se encarga de supervisar las áreas de producción junto a Virginia Lao. Este equipo ha estado esforzándose para procurar que el amor al trabajo sea una realidad en la cotidianidad, bajo la tutela del maestro Álvarez. Todo esto ha hecho que las ventas del pan sean para el beneficio de las mil 800 familias que forman parte de los seis CLAP vinculados del sector, que a su vez cuentan con el apoyo de voceros como Maribel Aguilarte, quien es vocal del CLAP; y Jesús Villa, vocal del consejo comunal.

La panadería tiene dos turnos de trabajo para la atención y venta a la comunidad

Trabajo con Iniciativa

El Plan de Panaderías Comunales CLAP surgió como propuesta para combatir la guerra económica, protegiendo a su vez a los venezolanos, que cada día se esforzaban más para poder comprar la cesta básica alimenticia. De esta forma, se buscaba la democratización de la producción y distribución de ese importante alimento como lo es el pan. Esta organización tiene a la cabeza a los comités locales de abastecimiento y producción (CLAP) de cada sector.

Este plan tiene tres principios bases, siendo la Formación de la Red de Panaderías CLAP, la Expansión y Promoción de estos comercios, junto al trabajo de otros organismos, tales como la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioecónomicos (Sundde), quienes buscan regular los precios de venta en las panaderías privadas a escala nacional incorporando supervisores de la Sundde como fiscalizadores.

Consecuente a esto, también el plan busca expandir la promoción de las Panaderías CLAP, dando real importancia a la producción artesanal, considerada un método artístico y con trascendencia, como también prioridad al trabajo de maestros y maestras panaderas formados en el los salones del Inces.

La Panadería y Pastelería La Grande, es la número 23 de este tipo de establecimientos de esta red, restan por inaugurar 52 en la ciudad capital de un total de 250 a escala nacional.

La importancia del Pan

Los panes dulces, salados, entre otros, no sólo forman parte de la alimentación cotidiana de los venezolanos, pero el acceso de la ciudadanía a ellos se ha ido complicando, debido a la guerra panadera y económica. Los precios son de terror.

El maestro Benacio Álvarez comentó que estos son los resultados de la guerra comercial con la cual nos ha afectado la derecha. Esto es lo que busca contrarrestar la Panadería La Grande con el trabajo en equipo y mucho amor.

Tomando en cuenta la cantidad de personas que laboran en el local, quieren que su producción alcance los 600 panes horneados diariamente, a fin de abastecer a las familias que hacen vida dentro de los CLAP. Por el momento, la producción de panes dulces o pastelería será pequeña, para dar prioridad al pan salado. En el futuro, los encargados del establecimiento no descartan incursionar en el área pastelera fabricando bombas rellenas, pan de coco y los glaseados.

“Apenas un 10% de nuestros panes son dulces, o de pastelería, la idea es hornear más panes salados y venderlos a las familias para compensar la falta de harina de maíz precocida para las arepas” puntualizó el maestro Álvarez, pero aclarando que, en contraste con su producción, se habilitarán en los próximos meses, al frente y en los alrededores de la nueva panadería, un bodegón CLAP y un café, para el disfrute de los vecinos y de quienes deseen acercarse.

_________

Precios justos

Los precios de venta al público fueron propuestos y fijados bajo la supervisión de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioecónomicos (Sundde) para el beneficio de la comunidad en general. En la panadería las familias pueden acercarse y adquirir sus ricos y alimenticios productos panaderos a muy bajos costos.
Para una muestra, en La Grande un pan campesino tiene un costo de 30 mil, el pan canilla se cotiza entre 12 mil 15 mil bolívares, mientras que el pan francés tiene un valor de 6 mil bolos cada pan.

NATASHA MARTÍNEZ/CIUDAD CCS/BIEN RESUELTO
FOTOS JESÚS CAMPOS

Únase a la conversación