Parlamento británico tumba definitivamente el acuerdo del Brexit

En la Cámara de los Comunes, 391 diputados votaron en contra de la propuesta de Theresa May

La Cámara de los Comunes (Cámara baja) rechazó de nuevo el Acuerdo de Salida de la Unión Europea (UE) propuesto por el Gobierno de Theresa May, a pesar de las modificaciones logradas a última hora de este lunes, que no lograron convencer a la mayoría de diputados. 391 diputados votaron en contra de la propuesta y 242 lo hicieron a favor.

Este nuevo fracaso del texto trastoca el proceso de desconexión a una nueva decisión crítica e inmediata, que se tomará este miércoles de nuevo en la cámara baja: la de aprobar o no una salida de la UE sin acuerdo, opción considerada catastrófica por la mayor parte de los negociadores de ambas partes.

Si el Parlamento también vota en contra de esta opción, al día siguiente (jueves) la Cámara de los Comunes someterá a votación el último recurso del Gobierno británico: la petición de una prórroga que permita posponer la fecha de desconexión y situarla más allá del 29 de marzo.

Tras la votación, la primera ministra recalcó este mismo itinerario en el futuro inmediato de la cámara baja. El líder de la oposición, Jeremy Corbyn, pidió por su parte que se desestime la opción de un Brexit duro y mencionó la posibilidad de convocar elecciones a generales.

Salida sin acuerdo o prórroga

Uno de los escasos argumentos con los que May trató de convencer a los miembros del Parlamento a lo largo de los últimos meses, consistió en la advertencia de que el rechazo a su acuerdo traería consecuencias catastróficas. En palabras de su ministro de la oficina del Gabinete, David Lidington, las opciones frente a la votación de este martes quedaban reducidas a dos: “votar por este acuerdo o hundir al país en una crisis política”.

El llamado ‘no-deal’, la salida del Reino Unido de la UE sin acuerdo, es una opción que ninguna de las partes considera beneficiosa, y es esa profunda reticencia lo único que realmente podría forzar a la concesión de una prórroga para situar la desconexión oficial más allá del día 29 de marzo, que es la fecha actualmente asignada.

Por otra parte, Bruselas ya expresó en varias ocasiones una postura no muy favorable a dilatar el proceso mediante la aplicación de prórrogas, y urgió varias veces a los británicos a decidir sobre su futuro de manera clara y dentro de los plazos establecidos. Además, la propia Theresa May alertó de los peligros de prorrogar el proceso, señalando que el Reino podría “no abandonar nunca la UE“.

Rusia Today

Únase a la conversación