Parroquia Antímano participó en el ensayo estoica y valientemente

Mujeres embarazadas, con niños en los brazos, ancianos, personas con alguna discapacidad en sillas de ruedas y una enorme multitud, aguantó estoicamente un...

139
139

Mujeres embarazadas, con niños en los brazos, ancianos, personas con alguna discapacidad en sillas de ruedas y una enorme multitud, aguantó estoicamente un palo de agua mientras esperaban para participar en el ensayo electoral convocado por el Consejo Nacional Electoral (CNE), de cara a la elección de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) del próximo 30 de julio.

La panorámica, evidentemente demostrativa de la valentía del pueblo chavista, se observó en horas de la tarde frente a la Unidad Educativa Mercedes Limardo, con sede en el populoso sector Carapita, en la parroquia Antímano.

Alguien comentó en la cola que la gente del cerro, desde donde mermaba un torrente como una cascada, bajó llena de esperanzas para participar en el ensayo.

Cuando comenzó el palo de agua, la fila para ejercer la práctica era enorme. Se extendía desde la entrada de la escuela hasta más allá de la estación del Metro Carapita. Para que tengan una idea, son como 500 metros de longitud, siendo conservadores.

Algunas personas se arrimaron hacia la pared perimetral, como para tratar de evitar que las gotas de agua, que se hacían enormes en la medida que avanzaban los minutos, los emparamaran. Paraguas, cartones, pedazos de hojas de zinc, sillas, pupitres, entre otros materiales, sirvieron para cubrirse del inclemente clima.

Algunas personas más avispadas se arrimaron para una saliente de la estación del Metro, donde apaciguaron por un momento la furia del chaparrón. Ante la llegada de los representantes de algunos medios públicos, los resistentes votantes se llenaron de fuerza y decidieron espontáneamente volver a la fila frente a la escuela.

“Si Chávez se mojó, también me mojó yo… Si Chávez se mojó, también me mojó yo”, gritó un entusiasta y la gente lo acompañó. El grito se hizo unánime.

Los efectivos del Plan República, acompañados de los funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana, al ver la demostración de los valientes electores, decidieron terminar de emparamar sus uniformes. Saltaron hacia la calle a organizar la cola nuevamente. Ya eran las 4:30 de la tarde, hora fijada por el CNE para poner fin al simulacro.

La gente se negó a abandonar la fila y, por el contrario, insistieron en que las dejaran entrar al centro electoral para cumplir con el ensayo convocado. Los voluntarios se pusieron manos a la obra y comenzaron a organizar todo.

Apenas bastó poco más de media hora para que los colectivos sociales y los efectivos del Plan República, así como los funcionarios de la PNB, organizarán filas dentro del plantel: una de adultos mayores y personas con discapacidades, la de mujeres embarazadas y con niños en los brazos, y finalmente, una cuarta de entusiastas hombres y mujeres.

Luego del enorme palo de agua y aún con las ropas mojadas, pero con los ánimos y el espíritu chavista por el cielo, la gente siguió participando en el simulacro.

Lo ocurrido en Antímano fue una demostración de voluntad política del pueblo chavista llano, que decidió bajar de sus casas para decirle no a la violencia y el terrorismo de la derecha.

Fotos Moisés Sayet/Marcos Colina