Patiño revela que Moreno le pidió a Correa gobernar Ecuador en 2021

Para el excanciller “resulta increíble” escuchar al hoy presidente descalificar a la Revolución Ciudadana

109
109

Ricardo Patiño, exconsejero del presidente de Ecuador Lenín Moreno, difundió un comunicado donde revela que fue testigo de que el actual mandatario le dijo al expresidente Rafael Correa que le encantaría que se postulara a la Presidencia en 2021, “para que continúe la Revolución Ciudadana”.

Patiño señala que lo anterior ocurrió durante la reunión donde Correa le propuso a Moreno, su vicepresidente para entonces, ser candidato en 2017, propuesta que aceptó advirtiendo que su estilo sería “más dialogador y menos confrontativo”. A continuación el comunicado del excanciller:

“Ante las declaraciones realizadas por el presidente Lenín Moreno a un medio de comunicación británico en días pasados, me veo obligado a hacer estos comentarios.

El año pasado acompañé al expresidente Rafael Correa a la reunión en la que se le propuso al licenciado Lenín Moreno ser candidato a la presidencia de la república por el movimiento Alianza País. Estuve presente en este encuentro y, en honor a la verdad, debo informar y aclarar lo siguiente:

Cuando el licenciado Lenín Moreno aceptó la propuesta, hizo dos puntualizaciones:

1.- Su estilo sería diferente, más dialogador, menos confrontativo, y
2.- Trataría de atraer al gobierno y al proyecto político a algunas personas que se habían alejado en esos diez años de gobierno.

Durante este encuentro el actual presidente Lenín Moreno jamás le dijo a Rafael Correa:

–Que había manejado mal la economía y que se había endeudado irresponsablemente al país.

Tampoco mencionó nada sobre la libertad de expresión, o que el gobierno estaba plagado de corrupción.

–No se atrevió a decir que consideraba al presidente Correa como el “jefe de la mafia” o “la bestia del Apocalipsis”, según sus “cálculos cuánticos”, y que habría que evitar que volviera en el año 2021.

–Lenín Moreno tampoco dijo que coincidía con los argumentos de la oposición en ningún sentido, o que pretendía eliminar los enlaces ciudadanos restringiendo al pueblo el derecho de recibir información veraz, del mandatario a sus mandantes.

–Jamás, durante este encuentro, expuso su opinión sobre la postulación indefinida, o sobre la actuación del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social.

Fui parte de esta reunión entre Rafael Correa y Lenín Moreno, y resulta increíble escuchar al ahora presidente Lenín Moreno descalificar continuamente al gobierno de la Revolución Ciudadana, del que él fue parte. Sus frecuentes declaraciones, que no son sino el eco del viejo y agotado discurso de la oposición, revelan que su actitud no fue la correcta cuando aceptó ser el candidato de la fuerza política más importante del país, Alianza País.

En aquella reunión, donde omitió sus ahora “preocupaciones”, dijo algo que todos los ecuatorianos debemos conocer. Lenín Moreno dijo a Rafael Correa que al concluir su eventual futuro mandato, le encantaría que el presidente Correa se vuelva a presentar como candidato a la presidencia para que continúe con el proyecto iniciado en el año 2007 y que él prepararía el terreno para su vuelta al Gobierno.

Esto es coincidente con sus continuas declaraciones hechas tanto en público como en privado de una supuesta admiración hacia Rafael Correa, a quien consideraba como ‘el mejor presidente de la historia del Ecuador’, y que lo que Rafael había liderado durante sus diez años de gobierno ya podría ser calificado como una leyenda y que se sentía orgulloso de haber participado con él en la construcción de esa leyenda.

Yo me pregunto ¿qué le pasó al presidente Moreno?

Él ha decidido gobernar con los argumentos y los proyectos de la oposición, pero eso nunca lo dijo en la conversación con el expresidente Correa, ni tampoco durante toda la campaña electoral.

El pueblo votó mayoritariamente por la continuación de la Revolución Ciudadana, no por los planes de la oposición.

¿Hicimos mal los ecuatorianos en confiar en su palabra?”.

CIUDAD CCS


Join the Conversation