Pedro Sánchez pide al independentismo catalán “pasar página” y “dialogar”

"Lo que representó el 1-O es una página que hay que pasar, y a partir de ahí tener un tono constructivo" señaló el...

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, pidió al presidente del Gobierno catalán, Quim Torra, “pasar página” después de que éste dijera que el independentismo catalán debe “crear otro 1 de octubre”, en referencia al referéndum de autodeterminación convocado en Cataluña en dicha fecha.

“En los márgenes de la Constitución podemos hablar de muchas cosas, pero desde luego lo que representó el 1 de octubre es una página que hay que pasar, y a partir de ahí tener un tono constructivo”, dijo Pedro Sánchez desde Berlín tras reunirse con la canciller alemana Angela Merkel.

El mandatario español pronunció estas palabras después de ser preguntado sobre las declaraciones de Torra, que afirmó que el independentismo debe “crear otro 1 de octubre” para “hacer efectiva la república catalana”.

“Tenemos que crear otro 1 de octubre en el sentido de llegar al objetivo que algunos tenemos, que es llegar a la independencia y hacer efectiva la república”, dijo Torra.

El presidente catalán no detalló a qué se refería con la referencia a crear un nuevo 1 de octubre y se limitó a decir que el independentismo deberá “crear un momento, una oportunidad” para alcanzar sus objetivos.

Según datos de la Generalitat, en la consulta del 1 de octubre —declarada ilegal por el Tribunal Constitucional de España— votaron un total de 2,2 millones de personas (el 43% del censo), dando un respaldo del 90% a la opción independentista.

Desde el Gobierno español —entonces dirigido por el conservador Mariano Rajoy— no se dio validez alguna a los resultados ya que, además de ser ilegal a ojos de la justicia española, en su opinión la consulta no ofreció los mínimos estándares democráticos para ser considerada una votación fiable.

A la luz de los resultados del referéndum, el entonces presidente catalán, Carles Puigdemont, adoptó una declaración de independencia que fue ratificada el 27 de octubre por el Parlamento de Cataluña.

Ese movimiento fue respondido desde Madrid con la activación del artículo 155 de la Constitución, que permite al Gobierno central —previa autorización del Senado—, la activación de medidas contra comunidades autónomas declaradas en desobediencia ante la legalidad estatal.

El artículo 155 fue utilizado por Madrid para cesar al Gobierno catalán y convocar nuevas elecciones, en las que el independentismo consiguió reeditar su mayoría absoluta en el Parlamento de Cataluña.

Ocho meses después de la consulta, tanto el Gobierno de España como el de Cataluña tienen nuevos dirigentes al frente.

Ambos abogan por abrir una nueva etapa de diálogo, aunque los independentistas siguen afirmando que el referéndum del 1 de octubre otorgó un aval democrático para proclamar la independencia y Madrid sigue diciendo que no negociará fuera de los márgenes de la Constitución.

SPUTNIK

 


Únase a la conversación