El pintor caraqueño Juan Lovera retrató el inicio de la República

El artista del siglo XIX destacó dentro del romanticismo artístico la voz independentista

La historia de cómo Venezuela se libró del yugo español está fijada en la mente de cada uno de nosotros, no solo con textos informativos sino a través de las pinceladas de un pintor caraqueño.
Juan Lovera nació el 11 de julio de 1776 en la ciudad de Caracas, en el seno de una familia económicamente estable que le dio el impulso para estudiar en el Convento de los Dominicos. Allí recibió gran cantidad de conocimientos exclusivos para los jóvenes acomodados de la época, como también clases de pintura, con las cuales encontraría su vocación hacia el arte, pasión con la cual convivió hasta sus últimos momentos.

Su primer trabajo fue un retrato de Alejandro de Humboldt en 1799, seguido de su participación en las remodelaciones de iglesias, restauraciones de cuadros y pinturas de figuras religiosas.

A partir de 1824, con el transcurso de los hechos de la revolución independentista venezolana, procedió a retratar a diversos próceres como José Antonio Páez, Cristóbal Mendoza, Juan de la Madriz, al cirujano y presidente de la República en 1835 José María Vargas, también representó de manera imponente la figura del Libertador Simón Bolívar, plasmando en la pintura un sello que trascendería en el tiempo.

Y por último, pero no menos importante, fue el creador de dos cuadros de renombre titulados 19 de Abril de 1810 y 5 de Julio de 1811, exhibidos hasta la actualidad en la capilla Santa Rosa de Lima, en el Palacio Municipal de Caracas, exposición que está abierta a todo público en horario de oficina.

Estos cuadros recreados bajo delicados y precisos trazos de óleo sobre tela capturan y detienen el inicio de una nueva historia y la proclamación de los deseos de un pueblo que pedía a gritos libertad.

Un aspecto considerable es que Juan Lovera no solo refleja en sus pinturas los mencionados acontecimientos históricos, sino que fue testigo presencial en el recinto donde se desarrollaron tales hechos, trazando los rostros que cambiaron la historia del país, así como la ciudad que lo cobijó hasta su fallecimiento el 20 de enero de 1841, marcando el inició del movimiento artístico de la pintura histórica en el país.

NATASHA MARTÍNEZ/CIUDAD CCS

Únase a la conversación