Cine para llevar | ¿Por qué odian a La sirenita negra?

El estreno del tráiler de La sirenita (Disney, 2023) ocasionó críticas

Hace un tiempo, cuando comenzó la polémica sobre la elección que hizo Disney de la actriz que encarnaría el papel estelar de Ariel en la versión live action de La sirenita, opiné que quizás la productora debió seguir los lineamientos del proyecto original. Se supone que todas las películas animadas que han sido llevadas a la gran pantalla bajo este concepto deben representar con actores de carne y hueso la historia lo más parecida a los dibujos animados. En este caso, eso significaría que Ariel debería estar encarnada por una actriz blanca y pelirroja.

Sin embargo, por un sinfín de razones que puedes leer en el comunicado que hizo Disney en su momento, la empresa decidió contratar a la actriz y cantante negra Halle Bailey para encarnar a Ariel.

La decisión de Disney ha sido recibida muy mal desde el comienzo; y en los últimos días, el estreno del tráiler ocasionó un sinfín de críticas y comentarios desagradables en las redes sociales. La gente aduce que las intenciones de Disney no obedecen a un deseo legítimo de inclusión, afirman que solamente desean lucrar con la polémica y que el personaje debe estar representado tal cual aparece en el dibujo original. 

Ante tantos ataques furiosos en redes sociales, parece obvio preguntarse: ¿realmente importa tanto el color de piel de un personaje imaginario?

La sirenita es un cuento original del escritor danés Hans Christian Andersen, publicado en 1837. Obviamente que, debido al origen del autor, las características físicas del personaje son las de un perfil nórdico. No obstante, Disney en su versión animada le atribuyó características originales a su personaje, una tipología que, si quieren, pueden modificar y que, si nos ponemos a pensar, ni añade ni quita nada esencial a la historia.  El hecho de que Ariel sea negra, blanca o china, no tiene importancia para el relato original. Su color de piel no se menciona en ninguna de las versiones, ni en la Disney, tampoco en la original de Christian Andersen.

Entiendo toda la polémica que se ha desatado porque es muy fácil pensar que, en efecto, se puede estar utilizando un clásico infantil para manipular a una parte de la población o cumplir con normas de la nueva corrección política. Sin embargo, uno no deja de preguntarse ¿por qué resulta tan ofensivo que Ariel sea negra? Si todos somos iguales y el color de piel de la gente no tiene importancia y no hay que fijarse en eso. ¿Por qué es un punto de honor que un personaje de ficción sea caracterizado en la realidad como se habría hecho hace más de 20 años? ¿Por qué se asume tan mal un cambio que, en realidad, no es trascendental?

El racismo es un signo de poca inteligencia, además, una característica de las almas poco construidas.

Hace unos días la protagonista de la cinta, la actriz Halle Bailey, publicó un video en sus redes sociales mostrando la reacción de niñas negras al ver el tráiler de la cinta. En el audiovisual puede observarse como las niñas reaccionan con sorpresa y alegría ante la imagen de una sirenita cuya tipología se les asemeja. El ser humano busca la identificación y es más que obvio que, si eres una niña negra con trenzas en el pelo, te vas a identificar mucho más con una actriz con una tipología como la tuya que con otra que se vea diferente. No veo nada de malo en eso. Ni entiendo la razón de la indignación de quienes odian esta nueva versión de La sirenita con tanto fervor en redes sociales.

¿Por qué darle tanta importancia al color de piel? ¿En serio, en esta época, eso todavía es un tema? Al parecer aún vivimos en la prehistoria.

 

Luisa Ugueto Liendo | @luisauguetol

 

Tráiler:

https://www.youtube.com/watch?v=Z3ye3kkwiO4