Tinte polisémico | Finanzas internacionales

Es un campo que combina el estudio de dos disciplinas

Las finanzas internacionales es un campo que combina el estudio de dos disciplinas a saber, como lo son la economía internacional y las finanzas corporativas.

En este sentido, para obtener una aproximación en la comprensión de la dinámica y una visión holística del ámbito de los negocios internacionales, se requiere tomar en cuenta el fenómeno de la globalización de los mercados, poseer nociones de macroeconomía, contar con los fundamentos de la arquitectura del sistema financiero internacional. Además, resulta imprescindible analizar las implicaciones y efectos de la geopolítica y, por último, tener al menos referencias de la gama, tendencias y usos de los distintos instrumentos financieros.

La complejidad contemporánea de los negocios y las finanzas globales se origina, en primer lugar, por la participación, por un lado, de los múltiples actores: organismos multilaterales, corporaciones multinacionales, los gobiernos y sus autoridades monetarias, inversionistas y prestamistas institucionales, públicos y privados, intermediadores, calificadoras de riesgo, entre otras, cuyas actuaciones serán animadas por sus intereses y necesidades en una dinámica dialéctica.  

Por otro lado, la macroeconomía particular de cada una de las naciones, sus equilibrios o la carencia de estos; por señalar algunos aspectos, déficit o superávit de la balanza de pago, inflación, desempleo, tasa de interés y tipo de cambio establecen las ventajas o dificultades, según sea el caso, para propiciar u obstaculizar el intercambio (importaciones o exportaciones). También resulta vital considerar políticas monetarias, fiscales, comerciales o industriales que propician los flujos de inversión y financiamiento.

En lo atinente al orden jurídico institucional de cada mercado, sea monetario o de capitales, se complejiza en virtud de requerir fijar los niveles de regulación y supervisión, que son necesarios para dotar de cierta racionalidad y equidad a los mecanismos de funcionamiento y así evitar que impere la lógica especulativa en un sistema económico que no se define por su modelo teórico de transparencia informativa, sino más bien plagado de asimetría e imperfecciones.

Se adiciona el avance y la tecnificación en la creatividad y el diseño de los instrumentos de inversión y de deuda, como el surgimiento de los derivados (swaps, options, forwards, futures, warrants, etc.), el impulso y avance de las criptomonedas, entre otros, configuran un universo que demanda especialización para gerenciar en un ecosistema orientado por el rendimiento, pero donde rige el riesgo, la volatilidad y la incertidumbre. Para ilustrar esto, solo mencionaré dos ejemplos: los tipos de cambio (el mercado de divisas) y los tipos o tasas de interés.

Sin embargo, no debe dejar de observarse las limitaciones, la falta de profundidad y capitalización de los mercados financieros latinoamericanos y caribeños, que aún no han alcanzado por diversas razones el nivel de evolución y desarrollo para contar con todas las alternativas de inversión, instrumentos, financiación, en contraste con otros centros bursátiles, bancarios en Europa o Asia, por mencionar entre los más importantes por sus volúmenes de transacciones.

En este orden de ideas, un director financiero, en la actualidad, que pretenda optimizar las decisiones en su organización, relativas a pedir un préstamo para financiar un proyecto, asumir una inversión, comprar divisas para pagar un proveedor del exterior o considerar algunos aspectos de naturaleza tributaria, no podrá limitarse al ámbito doméstico, deberá analizar la situación en un espectro de mayor alcance.

Para ilustrar con ciertos elementos y a modo de ejemplos con relación al aparte anterior, respecto de la deuda a contratar, se tendrá que evaluar si le conviene asumir un compromiso bajo condiciones de la tasa Libor (tasa de interés del mercado interbancario de Londres) o Prime (tasa de interés del mercado bancario norteamericano).

En cuanto a la inversión, ¿qué tipo de activo financiero le conviene, dados los riesgos y cualidades de liquidabilidad del mismo?, ¿en cuál mercado o con cuál institución pactar?

Al decidir en referencia a cuándo adquiere la divisa para pagar una obligación denominada en moneda extranjera, ¿la adquiere ahora mismo o espera el plazo de vencimiento y asume el riesgo de depreciación?

En el área impositiva, ¿qué ventajas u obstáculos fiscales le ofrece tomar estas decisiones en distintos mercados?

El administrador financiero internacional debe dilucidar toda una batería de interrogantes, complejidades y riesgos para la toma de decisiones,

Y como epílogo, dada la pertinencia de la variable geopolítica, podemos evidenciar nuestro caso como nación soberana, que en la actualidad es blanco de toda una estrategia deliberada por parte de varios gobiernos.

Las fake news (matrices de noticias falsas) y las sanciones económicas ilegales, que se han materializado en la confiscación, apropiación arbitraria, unilateral premeditada y el bloqueo de activos, la descalificación de nuestros bonos y la calificación negativa del riesgo país por encima de países en situación de guerra y catástrofes humanitarias, el bloqueo comercial y de procura servicios, así como el acceso a fuentes de financiamiento y la imposibilidad de flujos de inversión directa, estructuran la estrategia política en contra de nuestra audeterminacion.

Todo esto constituye un escenario de las finanzas internacionales adverso para Venezuela, que nos obliga a la triangulación, a la creación de artificios y artilugios en el marco del orden jurídico internacional y la diplomacia de paz, para conducir en sus misiones a las instituciones públicas y privadas.

 

Héctor E. Aponte D.