Puja de 2018 terminó con el país en paz

El asedio económico hizo necesaria la reconversión monetaria para contener la hiperinflación y la escasez de efectivo

El 2018 fue año en el que pasó de todo, pero resumido en el clásico toma y dame, ante el avance de la guerra económica, la gestión de Nicolás Maduro armaba contraofensivas que inmediatamente eran atacadas por otras estrategias.

El ambiente electoral lo convirtió en un año de tensión, una nueva batalla en mayo definiría la continuidad de Nicolás. Mientras tanto la derecha gana terreno en América Latina y el nuevo habitante de la Casa Blanca lanza amenazas que inflan el pecho de los apátridas que piden una invasión al país.

Primeras medidas

Un aumento de 40% del salario mínimo fue la primera jugada del mandatario, unida a medidas de protección de los pensionados y la aplicación de la criptomoneda petro. Por otra parte se afianzó una política que se inició en diciembre del 2017, los bonos a través del Carnet de la Patria, en total fueron 18 que se adjudicaron a los venezolanos por diferentes conceptos y se anunció un sistema de bonos Hogares de la Patria, por medio del cual se hicieron depósitos mensuales a los jefes de familia.

Inflación y vuelta a la patria

Ante esta panorámica el ataque inflacionario y la especulación originó descontrol en los precios y la constante alza de rubros de alta demanda. Por otra parte se acentuó la migración venezolana; para agosto de 2018, 147 mil venezolanos habrían ingresado a Chile, otros países donde se sintió esta diáspora fueron Colombia, Perú, Argentina y Ecuador.

Pero migrar no siempre representó un mejor cambio, muchos venezolanos en el extranjero chocaron con una realidad que no les contaron. En septiembre el mandatario anunció el Plan Vuelta a la Patria, activando vuelos a Venezuela desde diferentes países del cono sur del continente, esta medida tuvo gran impacto entre los migrantes y hasta diciembre del año pasado estuvo en funcionamiento.

Primer voto y atentado

El 20 de mayo fue Nicolás Maduro el primero en ejercer su derecho al voto, ese mismo día en horas de la noche, el Consejo Nacional Electoral lo anunciaba ganador con 6.190.612 votos de 9.132.655, su contendiente más cercano, Henry Falcón obtuvo 1.917.036 y ante los resultados su primera reacción fue no reconocer los resultados.

Tres meses más tarde ocurre algo inédito en la historia venezolana, un intento de magnicidio. El 4 de agosto, mientras se celebraba el aniversario de la Guardia Nacional, dos drones con cargas explosivas sobrevolaron la avenida Bolívar, y gracias a la intervención de los cuerpos de seguridad hubo algunos heridos y daños menores.

Nueva moneda, nuevos ataques

Aunado a la crisis de efectivo, las grandes colas en los bancos se acentuaron durante el año y se marcó una fuerte crisis en el sistema de transporte terrestre a escala nacional, la guerra pasó a sentirse en otros escenarios y la especulación se empezó a sentir en el pasaje también.

La reconversión de la moneda pareció ser la única alternativa ante la fuerte escasez de efectivo y la hiperinflación. Para el 20 de agosto Maduro haría una nueva jugada que puso en jaque a los intereses de la derecha venezolana, el Bolívar Soberano vino acompañado de un plan de recuperación económica que anunció un nuevo salario acorde a los precios, una lista de precios acordados, el llamado a incrementar la producción nacional, el alza de los precios de la gasolina y dos sistemas de ahorro afianzados en las riquezas nacionales como el oro y la criptomoneda petro y el Estado asumiría la nómina de la empresa privada por tres meses. Nuevamente la guerra pasó a librarse en otros escenarios, y servicios como el agua y el gas también entraron en la lista de los desaparecidos.

La situación con los precios acordados afectó tanto el desarrollo del comercio que incluso en diciembre se anunció una nueva lista de precios acordados.

Cierre del año

Llegó diciembre y las elecciones de concejales arrojó bajos niveles de participación. Por su parte el presidente Nicolás Maduro hizo varios anuncios entre los cuales estuvo la repartición de perniles y combos hallaqueros a través de los CLAP, los bonos de Navidad y de Niño Jesús.

Maduro se dirigió al país al cierre de año para hacer varios anuncios entre los que se destaca un llamado a combatir la inflación inducida y la corrupción.

Reseñó con cifras: 2,5 millones de viviendas; 4,3 millones de pensionados; 6 millones de familas con CLAP, 1 millón de niños en el Sistema de Orquestas y 2159 cuadrantes de paz instalados.

Nada ha podido doblegar al Presidente de Venezuela

La creatividad política y los anillos de alianza estratégica han sido la clave de su gestión presidencial que recomenzó ayer con nuevos bríos

A Maduro lo han catalogado tajantemente de muchas formas, respondiendo a la mediática que se encarga de malponer tanto al presidente venezolano como a cualquier mandatario que se precie de ejercer con valores de izquierda. Desde “carnicero”, “chofer de bus” (de manera despectiva), hasta “dictador”, según el cliché de la derecha aquí y en el mundo, los ataques hacia Nicolás Maduro son una forma de intento de linchamiento del proceso revolucionario que vive Venezuela desde antes de que el comandante Chávez lo nombrara su sucesor.

La cadena de noticias BBC, lo ha catalogado de “político astuto”, al tiempo que lanzaba en su discurso de presidente reelecto en mayo de 2018: “Cuánto me han subestimado a mí”. Se puede decir que ha logrado por ende, mantener a la oposición confundida, y ni remotamente certera en las predicciones acerca de los movimientos en el tablero político.

Esa misma persona de trato cordial, de buen sentido del humor “pero cuando tiene que apretar aprieta y con el adversario es duro, por supuesto”, dijo en una ocasión el periodista Vladimir Villegas, le ha tocado enfrentar desde el 2013 un cruento “golpe suave”, que se afinca en la economía para debilitarla al punto del quiebre. Nuestra “guerra económica”, es una expresión del comandante Chávez y prevista por él mismo. Sin embargo existe una revolución viva y amalgamada, con sus críticas y afanada en destrabar el descontento que pudieran provocar algunas de sus fallas.

En un contraataque, los aumentos salariales han sumado 20 en 5 años de gestión, “no se ha cerrado ni una sola escuela ni universidad, al contrario, la matrícula estudiantil aumentó (…) en una terquedad por no doblegarnos y por seguir siendo libres y soberanos”, dijo Maduro. Los duros años han convocado a una forma de vida distinta, reforzando el autosustento, alcanzando unas tres mil comunas productivas y la creación de siete misiones sociales más, fortalecieron el justo deber de una mejor calidad de vida, en un contexto que insisten en llamar “catastrófico” cuando aún tenemos suelo patrio y no la bota gringa en nuestras espaldas.

El llamado al diálogo en el que cree e insiste el presidente Maduro se planta firme ante el mundo que quiere verlo claudicar.

ANC: “una elección sabia y balsámica”

“Fue sabia y balsámica la elección de la ANC. Trajo la paz al país”, y para Nicolás Maduro fue francamente el freno a una violencia destada que dejó más de 130 muertos, dirigida por la derecha en abril de 2017 y que cesó en julio de ese año.

La Asamblea Nacional Constituyente, fue accionada gracias a los artículos 347, 348 y 349 de la Constitución por el presidente Maduro cuando el la soberanía se hallase amenzada y para superar los climas de impunidad. Una Comisión de la Verdad nombrada por la ANC, otorgó medidas sustitutivas y beneficios a casi todos los acusados que habían actuado contra las leyes, desde el golpe de Estado de 2002 hasta las “guarimbas”- de 2014 y 2017, con excepción de quienes hubieran cometido delitos graves, como homicidio o narcotráfico.

CLAP, CLAP, CLAP

En marzo de este año se cumplen 3 años de una organización popular que hizo frente al juego del escondite en el sector base de toda población, la alimentaria y que refleja la creatividad en tiempo de dificultades, con la contraloría social como base fundamental, contando con una estructura base conformada por la Ubch y Consejo Comunal de cada comunidad.

Mirlen Rodríguez se convirtió en 2016 en la pionera de este proceso de distribución en Yaracuy en la comunidad Nuevo Boraire II y es la promotora de la ampliación, optimización y regularización de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP). “La idea es contar con un mecanismo para combatir la reventa, especulación, acaparamiento y el contrabando de los rubros de primera necesidad”, dijo Rodríguez en aquellos inicios.

Con sus fallas el CLAP logró permear de forma regular en los hogares venezolanos, alcanzando el puerta a puerta de 6 millones de familias de todos los estratos sociales. Brotó a lo largo y ancho del país en 32.600 comités y unos 11mil distribuyen otros tipos de productos de primera necesidad, los clap higiene, los clap textil, pesquero y los de hortalizas.

Pero con todo y fallas (corrupción) esta verdadera armazón venezolana deberá combatir por un tiempo indefinido el metabolismo de un orden de distribución enfermo y que aún cuando en ocasiones llega de madrugada o fuera de la fecha regular, sin esta caja ¿cómo estaríamos? ¿qué hubiera pasado?

Carnet de la Patria: sanando heridas

Intentaron demonizar el Carnet de la Patria, sonaron las alarmas por un supuesto control como si se tratara de un chip bajo la piel. Conozco personas que se negaban a sacarse el carnet por horror a ser vistos como chavistas, porque les “sonaba” a encierro, a cárcel y a humillación.

Por mentir o no, o porque es corta la visión de algunos que no contemplan la organización como único método de sobrevivencia en las poblaciones y sobre todo cuando las cosas se salen de control, por un mal llamado corrupción, burocracia y otros malestares que sí humillan y que cercenan la justicia social y las libertades.

Apareció el Carnet de la Patria en el 2017 que permite la interacción directa del Estado con el pueblo, mantener vivas las misiones sociales y romper con ciertas estructuras viciadas. En resumen, el carnet no solo es “bono”. El carnet proporciona y garantiza programas específicos sin distinción política. Lo corrobora la cifra de 18 millones 395 mil 782 de personas registradas.

La sistematización logró convertirnos en el primer país latinoamericano con 100% pensionados (más de cuatro millones de adultos mayores); atención a más de 6 millones de familias a través de la misión Hogares de la Patria; acceso a la criptomoneda Petro a través de billeteras virtuales y la activación de registro y actualización de datos del censo para la Gran Misión Vivienda Venezuela.

Ni mentiroso ni peligroso, sino un atenuante ante la indolencia y el burocratismo que se pasea por algunas de nuestras instituciones.

Piden a Maduro que fiscalice en las regiones

A través de una encuesta en Facebook, los internautas exigieron que el Presidente supervise la gestión de gobernadores y alcaldes

Los caraqueños respondieron de manera franca y directa al ser interrogados sobre cuáles eran las peticiones y aspiraciones ante la asunción al poder del presidente de la República, Nicolás Maduro, ante el Tribunal Supremo de Justicia el pasado 10 de enero para el período 2019-2025.

Los internautas, consultados en una encuesta efectuada sin ningún rigor científico a través de la página de Facebook de Ciudad CCS, solicitaron al presidente Nicolás Maduro, en primer lugar que revise la gestión de todos los gobernadores y alcaldes de los estados y municipios; en segunda posición figura la petición de “oxigenación” del Gabinete Ejecutivo; la demanda que ocupó el tercer lugar en la encuesta se refiere a acabar de una vez con la corrupción; en cuarta posición se ubica el ataque a la burocracia; y, finalmente, que haga una revisión exhaustiva de todas las acciones que emprendan sus ministros.

“Yo espero que mi Presidente haga inteligencia y revise a todos los alcaldes y gobernadores, a quienes él les da una orden y ellos hacen otra. No están ayudando al pueblo más humilde, porque si esto fuera así no habría tantas personas recogiendo cosas de la basura y durmiendo en la calle. Muchas de esas personas van a pedir una ayuda a las gobernaciones y alcaldías y no les dan respuestas”, opinó el usuario de Facebook Roberto Pino.

“Que se ponga las pilas y cambie todo su tren ministerial. Nada de enroques. No queremos a esos disfrazados en este nuevo período”, opinó Judith Casanova sobre el cambio de las carteras presidenciales.

“Que sea implacable contra la corrupción, que nombre a inspectores en anonimato y que no lo divulgue para que no se vendan, que vayan recorriendo las comunidades de estado en estado, fiscalizando las obras para que no se roben la plata”, sugirió Luisa Mar como medida para acabar con las triquiñuelas.

Martín Aricua Key, otro internauta, pidió a Maduro a través de Facebook que “cierre la frontera con Colombia, rompa relaciones con los países del Grupo de Lima y, vía decreto, que persiga y se detenga a cualquier bachaquero”.

Entretanto, el pueblo llano, ese enorme grupo de ciudadanos que sale todos los días de sus casas ubicadas en las barriadas “a poner el pecho a las balas” en las calles, enfrentando problemas como la inseguridad, escasez de transporte y servicios, solicitó casi de manera unánime que el Presidente se ponga al frente del problema de escasez y carestía de los alimentos.

 FRANCIS COVA/JUAN RAMÓN LUGO/CIUDAD CCS
FOTO YRLEANA GÓMEZ

Únase a la conversación