Punto de quiebre | Les entregaron el osario con cenizas falsas

La funeraria se vio envuelta en un escándalo, pues no cremaba los cuerpos por los que cobraba, pero “entregaba las cenizas”

Los tres hermanos varones estaban en la sala tomando café y descansando, mientras sus dos hermanas y al menos cinco primas venidas del interior del país y dos vecinas estaban en la cocina preparando algo de comida. Mientras, los niños jugaban en el cuarto con la computadora y dos adolescentes se habían quedado en la parte baja de la edificación conversando con unos amiguitos.

Todos habían tenido unos días muy difíciles con el agravamiento de la salud de la señora Josefina.

Ella finalmente había muerto, con lo que finalizó su sufrimiento y también el de su familia.

Sin embargo, los dolores de cabeza no habían terminado. Ellos querían cremarla, pero en la administración de la funeraria les dijeron que en el cementerio en ese momento no había cupo, por lo que les propusieron dejarla hasta el jueves en una especie de cuarto refrigerado. Llegado el día, ya no tendrían que velarla, sino que vendrían solo los familiares más cercanos.

Los hijos de la infortunada se retiraron de la funeraria con el corazón desgarrado. No les cuadraba eso de irse y tener que dejar a su madre muerta en un congelador tres días más. Pero no había nada que hacer.

Antes de salir de la funeraria, uno de los hermanos que vivía en Canadá y había llegado al país la noche anterior, se devolvió y preguntó al empleado si las personas podrían ser cremadas con marcapasos, prótesis o clavos de esos que utilizan para ayudar a soldar los huesos fracturados.

El empleado le explicó que las prótesis sí se las quitaban, así como también los marcapasos porque estos podían estallar al entrar en contacto con las altas temperaturas y dañar La cámara donde el cuerpo es colocado, comúnmente llamada retorta.

Y fue precisamente el tema de las cenizas el seleccionado por los tres hermanos varones apenas llegaron de la funeraria.

Uno de ellos propuso regar las cenizas en el cerro El Ávila, pero los otros dos se opusieron aduciendo razones ambientales, lo que también fue esgrimido cuando se lanzó la propuesta del segundo hermano de que fuesen esparcidas en el mar.

El consenso vino cuando el mayor de ellos lanzó la idea de dejarlas en casa en su cofrecito (osario), a fin de poder prenderle velas y rezarle cada vez que quisiesen.

Cuando los hermanos acudieron a la funeraria, los empleados les entregaron el osario que contenía supuestamente las cenizas de la infortunada, pero además les dieron una bolsita plástica y les indicaron que ese era el marcapasos y que ellos debían decidir si lo guardaban como recuerdo o lo botaban. Los hermanos no dijeron nada porque estaban embargados por el dolor y luego fue que explicaron al hermano que vivía en Canadá que ya su mamá no tenía marcapasos, pues se lo habían quitado tres meses antes. Tiempo después se enteraron que la funeraria se vio envuelta en un escándalo, pues no cremaba los cuerpos por los que cobraba, pero sí entregaba unas cenizas (no humanas) a los deudos.

_________

Un largo camino hacia el más allá

El pasado 11 de octubre el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) informó el hallazgo de 18 cadáveres depositados en una fosa común del cementerio La Primavera, ubicado en Maracay, estado Aragua, y cuyo destino era el crematorio Kamesh, en San Carlos, estado Cojedes; al cual nunca llegaron los cuerpos pese a que las supuestas cenizas fueron entregadas a los familiares de los difuntos. Por este crimen el Ministerio Público anunció -el pasado 22 de octubre- la detención de cuatro personas, incluyendo al propietario del crematorio, y al responsable de la funeraria La Memorable, de Caracas, por estar implicados en los delitos de profanación de tumbas, estafa calificada continuada y asociación para delinquir.

WILMER POLEO ZERPA/LUIGI ÁLVAREZ/CIUDAD CCS

 

 


Únase a la conversación