Registrador colombiano desestima acusación por falta de tarjetas

Asegura que la elección de este domingo fue "un éxito" pese a que se acabaron las tarjetas para la consulta interpartidista y usaron...

El Registrador Nacional de Colombia, Juan Carlos Galindo, desestimó las denuncias de falta de tarjetas para la consulta interpartidista que se celebró este domingo y aseguró que la jornada de votación fue “un éxito”.

“Salvo las dificultades que tuvimos en 26 puestos de votación, fue exitoso, no tuvimos contratiempos”, aseguró el funcionario colombiano, quien argumentó que “históricamente” en ese país no se imprime el total de las papeletas para las consultas populares “por razones presupuestales”.

No obstante, en medio de la contingencia por la falta de tarjetas electorales el organismo rector de la votación decidió llenar las mesas con tarjetas faltantes con fotocopias.

“No es deseable que eso suceda, dadas las circunstancias presupuestables hubo necesidad de limitar la impresión de tarjetas y plantear esos planes”, declaró.

El Registrado Nacional de Colombia se niega a presentar su renuncia por las acusaciones de fraude electoral y asegura que en la jornada hubo plena garantías.

“Lo que hicimos en su momento fue, con el presupuesto que teníamos, disponer la impresión de 15 millones de tarjetas para cada una de las consultas en una distribución equitativa en cada una de las mesas de votación”, afirmó Galindo.

Entretanto, la Fiscalía y la Procuraduría General abrieron una investigación preliminar contra los funcionarios de la Registraduría Nacional del Estado Civil por la falta de planeación en la distribución de los tarjetones.

El fiscal General, Néstor Humberto Martínez, aseguró que se adelantará la recolección de elementos materiales probatorios con el fin de establecer si se presentaron omisiones en la entrega de estos tarjetones.

“En caso de la utilización de tarjetas electorales en fotocopias debe procederse así: los jurados de votación de la mesa recibirán del Delegado de Puesto la tarjeta electoral en fotocopia y procederán a firmarla en el reverso de la misma (no en el anverso ya que podría anular el voto), y se encargarán de verificar que al momento de introducir la tarjeta electoral en la urna la firma corresponda, todo lo anterior sin violar el derecho del secreto al voto”, advierte el reglamento.

TELESUR

Únase a la conversación