República Islámica de Irán, ¿Es verdad lo que dicen?

Reiser Álvarez

Desde hace muchos años, 40 para ser exactos, se ha leído en prensa, se ha visto en las TV de cada uno de los rincones del mundo sobre un Impacto negativo hacia la República de Irán. Tras convertirse en República Islámica, se ha visto como lo ínfimo que le puede pasar a una nación, es una decisión deficiente, las mujeres no pueden hacer nada, etc. Sin embargo, ¿esto es cierto?

Indagando un poco sobre sus leyes, pude observar que es una Republica igual que las demás; su única diferencia es que son Islámicos y ¿esto qué significa? Sus leyes se basan en la soberanía y Voluntad de Dios. Y para ninguna nación esto debe ser malo. Sin embargo, los medios de comunicación se han encargado de hacernos creer lo contrario, dándole fuerza a la ignominia. Cuando chica leí que en la República Islámica de Irán no se aceptaban otras religiones, pero el artículo 13 de su constitución nos expresa que los cristianos y los judíos son aceptados porque su versículo coránico indica que deben ser buenos y equitativos con aquellos que no compartan su vida en Fe con Dios. Tampoco es un hecho para ser enclaustrado.

Ahora bien, si pasamos a lo económico, la República Islámica de Irán es innovadora y un tanto creativa, ella indica que no son ninguna de las dos tendencias más vistas en los últimos años: su único fin es evitar la explotación, cada sector tiene una tarea y meta que cumplir y se debe uno valer de ellas; puede ser un ejemplo de algo positivo para otras naciones tomar estas medidas. La República Islámica de Irán no es como cualquier otro país islámico, es diferente, audaz y enérgico, toma en consideración a las mujeres, ellas pueden trabajar y participar activamente en entes políticos, incluso existen artículos de la Constitución donde habla sobre sus derechos, no son aisladas, desde mi punto no es malo, ni terrorífico ser mujer en Irán.

Simplemente, La República Islámica de Irán solo intenta preservar su cultura y costumbres milenarias, por tal razón ha atraído a otras civilizaciones por lo rico de su historia, no está mal que una nación haga todo lo que esté en sus manos para preservar aquello que con mucho esfuerzo ha logrado: ser personas honestas, amables y muy cordiales, es el impacto que deja en mí cada habitante de esta República Islámica, como leí hace unos años cuando conocí a esta pequeña familia persa que se radica hoy en mi país – “Una vez que un iraní se cruza en tu camino, jamás serás capaz de escapar de su encanto”.


Únase a la conversación