Roberto Antonio, el que soñó con ser famoso

Vivió de Pilitas a Glorieta donde cantaba temas de amor; luego pasó al merengue y ahora al pop urbano

Se le conoce por sus famosas canciones como “Noches de fantasía” y “Marejada”, pero su sello es el inconfundible grito “ayayaaaaay”, que caracteriza a este maracucho en cualquier rincón del planeta.

Hace poco participó en los premios Billboard a la Música Latina y publicó en su canal de Youtube el nuevo tema con videoclip “Estar contigo” de su reciente álbum Roberto Antonio. Diferente.

En ese clip retrata la añoranza por un amor ausente e interpreta de manera diferente la música bailable, pues ahora lo hace a través del género pop urbano.

Pero la melancolía no sólo la tiene Roberto Antonio en ese sencillo: también nos cuenta algunas anécdotas y nostalgias que vivió en la capital.

— ¿Cuál es tu lugar preferido de Caracas?

— El Avila (Waraira Repano) porque puedo disfrutar de todo el maravilloso espectáculo de una ciudad hermosa, acogedora e imponente.

— Un local, taguara o restaurante que más te guste

— El restaurante La Castañuela, en Las Mercedes, porque puedo disfrutar de la espectacular gastronomía española que hay en Caracas. Allí hay una extraordinaria atención, un delicado trato. Cada vez que voy me siento como si estuviera en casa.

— Una esquina o avenida

— Las esquinas de Pilitas a Glorieta, en el centro de Caracas, ya que ahí viví desde mi llegada a Caracas, en 1982. Las recorría a diario pidiéndole a Dios que me hiciera realidad el sueño que tuve desde niño: ser un artista famoso. Siempre andaba con mi guitarra en la mano, sentado en la esquina, componiendo música y cantando.

— Una película

— Troya. Soy un apasionado de las películas épicas. Me siento muy identificado con todo lo relacionado a esas experiencias, a las series que tienen que ver con vikingos, con Roma, la guerra de tronos, el reino; también con el amor, la pasión, la justicia y la lealtad, que se viven de forma única. Puedo verlas mil veces porque las disfruto y vivo como si fuera la primera vez.

— Una canción

— Las canciones románticas siempre han sido mis favoritas. De niño, cuando soñaba con ser un artista famoso, vivía cantando a cada momento en la escalera de mi edificio, en mi cuarto, en el baño, en el colegio, en el parque que acostumbraba a ir todas las tardes y las canciones que siempre cantaba eran “Mañana me iré”, además de “Y volveré”, ambos de Los ángeles negros; también “Silencio” de José Luis Rodríguez, “Perdóname” de Camilo Sexto, así como “Y cómo es él” de José Luis Perales. Siempre sentí la profundidad de esas letras, lo hermoso de sus melodías y lo versátiles que son para que un cantante se pudiera lucir interpretándolas.

— Un libro

— Hay dos libros que marcaron mi vida que son “El poder está dentro de ti” y “Usted puede sanar su vida”, ambos de Louise Hay. Los leí en un momento muy difícil en mi vida: cuando le decretaron cáncer a mi padre. Inmediatamente me documenté para estar preparado, llenarme de sabiduría y de fuerza. Su autora vivió la misma experiencia y eso me enriqueció para apoyar y motivar a mi papá con todos los conocimientos sobre esa enfermedad. Así pude darle todas las herramientas para combatirla. Al final salimos vencedores porque a mi papá, le habían dado tres meses de vida, lo pude disfrutar durante trece años más. De verdad me dotó de una visión muy positiva para aplicarla a mi vida.

— ¿Tienes algún ritual antes de tus presentaciones?

— Por supuesto que sí. Para mí es importante rezar, encomendarme a Dios; pedirle a los santos y a mis protectores que me acompañen y me apoyen en el escenario para darle a mi público lo mejor de mi espectáculo. Durante estos 30 años de carrera artística, cada vez que me toca montarme en un escenario siento la misma sensación de nervios como si fuera la primera vez. Mi compromiso es darme por entero a ese público tan extraordinario que espera verme.

ROCÍO CAZAL
rociocazal@gmail.com

Únase a la conversación