Rogelio Polanco Fuentes: Es posible vencer

El embajador de Cuba, quien hoy cumple 52 años, aseveró que la guerra económica también es cultural

Resistir, innovar, inventar, elevar; fueron algunos de los verbos que usó para inyectar ánimos en casi una docena de comunicadores del diario Ciudad CCS, que no por desanimados, plantearon sus inquietudes al embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la República de Cuba en Venezuela desde 2009, durante un encuentro que se anunciaba breve y se extendió por casi dos horas, ante un aforo que parecía impaciente e insaciable por conocer la fórmula que ha llevado al pueblo cubano a soportar el bloqueo económico imperial por medio siglo.

Fue, literalmente, una mesa redonda, a la que el embajador y periodista está acostumbrado, pues fue panelista y presentador del célebre programa de la televisión cubana Mesa Redonda, de 2000 a 2009.

También dirigió por 12 años el diario Juventud Rebelde, el segundo de mayor circulación de la isla, y contó, para consuelo de los presentes, lo que significa llevar un diario que, frente a las adversidades económicas, termina siendo semanario, luego reducir sus páginas, finalmente desaparecer en su versión impresa para pasar al digital, y renacer en papel como un gesto de aguante. “Parece un Déjà vu”, subrayó la directora de este diario, Mercedes Chacín.

La misma gente

El Período Especial, que se instauró a partir del colapso del bloque soviético en 1991 y hundió el flujo comercial y financiero de Cuba, agudizando sus precariedades, significó una etapa de inventiva que permitió diversificar la creatividad y optar por nuevos rumbos: a partir de entonces la siembra se volvió ecológica y artesanal, la ingeniería popular se adueñó de la cotidianidad y se abrieron las puertas al turismo, lo que llevó a la isla a recibir 3 mil millones de dólares al año por este concepto, con el estimado de acoger este año 5 millones de visitantes extranjeros.

“Nosotros no hemos vivido abundancia nunca; nuestras generaciones se han formado para la supervivencia”, dijo.

Algo tintineó en el ambiente desde el principio: esa conexión esencial entre ambos pueblos, cuyo parecido deja de ser asombroso solo cuando hablamos.

Una relación que ha indagado con pasión particular, desde los pueblos originarios enlazados por las aguas del Caribe, hasta el flujo de libertadores y pensadores entre ambas orillas, desde Bolívar hasta Martí, desde Carpentier hasta los más de 140 mil profesionales cubanos de la medicina que han pasado por nuestras tierras en los últimos 15 años.

“Hay coincidencias de todo tipo. Para nosotros es muy fácil adaptarnos a los venezolanos: aquí aprendimos a comer arepa y a tomar el guaaayooyooo, e intentamos enseñar al venezolano a hacer el congrí”.

El dólar y la libreta

La guerra económica es también una guerra cultural. Así lo dejó sentado, por lo que sugirió -con los cuidados de las normas diplomáticas- reforzar nuestros valores, la identidad nacional, ser originales, ir a la historia, elevar los niveles de conciencia, “que es lo que han hecho los pueblos que han vivido la injerencia y la agresión”.

Tampoco salió indemne de las preguntas salerosas. Por ejemplo, ¿qué viene después del dólar, de la libreta de racionamiento?
— Todas las medidas en Cuba son sobre la base de un gran consenso, no deben tomarse nunca medidas de carácter arbitrario que no tengan un apoyo y una discusión nacional, y el tema de la libreta de productos alimenticios tuvo una gran discusión en los debates previos al congreso del partido anterior. Un sector de la población mantiene la idea de que debe continuar, y otro plantea que, para lograr mayores niveles de eficiencia y que estos recursos se dirijan a las personas que más los necesitan, pueda irse reduciendo el número de productos. Es parte de un debate, y la tendencia es que logremos mayor disponibilidad de recursos, mayor producción nacional y mayor participación de la población en adquirir productos con sus salarios. Por supuesto, debe haber mayor estímulo a los ingresos de cada familia.

Como es sabido, en Cuba impera una dualidad monetaria que permite el uso del dólar (CUC) y del peso cubano (CUP) en las operaciones comerciales de la isla desde hace 24 años. Este 2018 ha venido marcado por un amplio debate sobre su pertinencia en medio de las reformas planteadas para dinamizar la economía.

“Nosotros consideramos que la doble moneda debe eliminarse. Surgió por circunstancias históricas concretas ante la caída del campo socialista y el déficit de la disponibilidad de recursos financieros externos. Fue necesaria la creación de una divisa de circulación nacional emitida por el Estado cubano teniendo como reserva la divisa internacional, porque no teníamos suficientes recursos para mantener la circulación del peso cubano y así evitar un proceso inflacionario de nuestra economía. Nosotros consideramos que esa etapa ya está superada, y en corto tiempo debería pasarse a un proceso de unificación cambiaria y monetaria”.

El embajador cubano y el equipo periodístico de Ciudad CCS al mejor estilo del reconocido programa.

Las elecciones

Otro tema de “rabiosa actualidad” es quién será el sustituto de Raúl Castro como presidente de Cuba. El proceso electoral está en pleno desarrollo: el 11 de marzo pasado se cumplió la fase de elecciones a la Asamblea Nacional del Poder Popular, y el próximo 19 de abril se completará el recorrido cuando se aprueben las candidaturas de los 31 miembros del Consejo de Estado que en asamblea elegirán a su vez al nuevo mandatario, aunque se habla insistentemente de que el primer vicepresidente y número dos del gobierno, Miguel Díaz Canel, de 57 años de edad, será el más votado.

Mercedes Chacín se lanza por la calle del medio: “¿Y cuál es su candidato?”
— No, no tengo candidato. Vamos a esperar a que se haga la propuesta el propio día 19. Mi candidato es la revolución y la continuidad de la revolución.

— ¿Quiénes son los que suenan?- Insiste
— Cualquiera de los 605 diputados técnicamente puede ser presidente. Es una cosa interesante, porque en Cuba, por constitución, el presidente es a la vez Jefe del Estado y Jefe de Gobierno, o sea hay una presidencia colegiada, que es el Consejo de Estado, máxima instancia cuando no está reunida la Asamblea Nacional, que es el máximo órgano de poder del Estado que se reúne en dos sesiones ordinarias y otras extraordinarias durante el año. Para ser elegido presidente del Consejo de Estado, esa persona tendría que haber sido propuesta por una organización de masas de las 6 que integran la comisión de candidaturas. La otra posibilidad es que una mujer termine siendo electa. El parlamento cubano es el segundo del mundo, después de Ruanda, con mayor número de mujeres: 53%.

El chinazo y EEUU

Se ríe con potencia contagiosa: de un chinazo, como cuando afirma que le gustan los venezolanos, o sea, las venezolanas, o sea todos: “menos mal que no me está oyendo mi mujer”; hasta cuando intenta explicar los misteriosos ataques sónicos contra empleados de la Embajada estadounidense en La Habana, lo que no fue sino la guinda del falso positivo para estancar de nuevo las relaciones con EEUU, luego de los avances logrados con la administración Obama, hasta que el magnate y presidente Donald Trump irrumpió para volver trizas los esfuerzos por normalizar las relaciones.

“Como decía Fidel: Cuba no será doblegada nunca ni por la fuerza ni por la seducción”, advierte frente a las apetencias imperiales. Porque finalmente, lo que quiere la democracia cubana es mantener relaciones normales, “pero siempre, Estados Unidos, trató de ubicar a Cuba en la dinámica este-oeste de la Guerra Fría, y de condicionar cualquier mejoría de las relaciones a esa dinámica, por lo cual siempre fue imposible avanzar”.

La ñapa

El café ya se había consumido y se ponían fríos los cachitos de la vergüenza al centro de la mesa. 88 minutos largos de conversación no habían sido suficientes para lo ávidos comunicadores que insistían en devorar la experiencia cubana de la voz de un diplomático que se relaciona con Venezuela, por una u otra causa, desde 2004.

“Me gusta mucho Venezuela, y más Venezuela en revolución”, dejó dibujado en el rompecabezas de esperanzas que fue trazando. “No pueden sentirse desalentados, desmoralizados; ese es el objetivo de quienes quieren ver a este país fracturado. Ha sido el objetivo por siempre en América Latina: dividir a nuestros pueblos, crear parcelas, enfrentarnos unos a otros; esa ha sido la esencia de la historia de América durante siglos, por eso tiene tanto valor que ustedes traten de reunificar a la nación, desde todo punto de vista, tener un sentido de dignidad nacional”.
___________________
*Biografía Mínima

Nacido el 6 de abril de 1966 en Holguín (Cuba). Casado y padre de dos hijos. Es licenciado en Relaciones Políticas Internacionales, periodista y ha ocupado diversas responsabilidades políticas, comunicacionales y diplomáticas: secretario de Relaciones Internacionales de la Federación Estudiantil Universitaria, funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores, secretario de la Unión Internacional de Estudiantes para América Latina, jefe del Departamento de Relaciones Internacionales de la Unión de Jóvenes Comunistas, presidente del Comité Organizador del XIV Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes (1996-97), miembro de la Comisión de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional del Poder Popular (1998-2013), Diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular (desde 1998 hasta la actualidad), Miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba desde el 2013. Ha intervenido en distintas publicaciones como el prólogo del libro “Madre América: un siglo de violencia y dolor”; prólogo y edición del libro El código Chávez; articulista de publicaciones como Cubadebate. Ha participado en delegaciones presidenciales, parlamentarias, periodísticas, académicas, juveniles y estudiantiles en Alemania, Angola, Argelia, Argentina, Austria, Azerbaiyán, Brasil, Bangladesh, China, Chile, República Popular Democrática de Corea, República Checa, República Dominicana, Etiopía, Egipto, Eslovaquia, Estados Unidos, España, Francia, Gran Bretaña, Guatemala, Holanda, Hungría, India, Irán, Italia, Libia, Panamá, Perú, Polonia, Portugal, Rusia, Suiza, Uruguay y Vietnam. Lo más importante: suponemos que debe tener el corazón inmenso como su predecesor, Germán Sánchez Otero, quien pasó a formar parte de nuestras mayores querencias luego de su valiente intervención en defensa de la revolución bolivariana.

MARLON ZAMBRANO
FOTO JAVIER CAMPOS

Únase a la conversación