Seis cupos logró el boxeo a Juegos Panamericanos

No obstante, ninguno de nuestros doce representantes consiguió avanzar hasta la jornada final del clasificatorio en Nicaragua

Los números en el deporte, cualesquiera de ellos, no lo son todo para mostrar la realidad de una disciplina atlética determinada. En nuestro caso el boxeo logró seis cupos a los Juegos Panamericanos de Lima, Perú, de este año, en el recién finalizado clasificatorio disputado en Managua, Nicaragua.

Diríamos que se cumplió con el objetivo, pues se clasificó a la mitad de nuestros representantes, y con eso se puede titular la noticia.

Pero…¡siempre los benditos peros! Ninguno llegó a la última instancia, incluso nuestra máxima carta, Yoel Finol, se quedó en cuartos de final. Así que pudiera ser un espejismo la cifra alcanzada.

En el caso de los atletas, estoy seguro que hicieron lo posible, lo que le permitieron sus condiciones físicas y combativas para llegar hasta donde pudieron.

Ganaron medallas de bronce el experimentado Gabriel Maestre (69 kilogramos), Luis Cabrera (60 kg) y las féminas Irismar Cardozo (51) y Krisandy Ríos (60).

Los otros dos boletos panamericanos vinieron de los caballeros Luis Arcón (64) y Nalek Korbaj (81 kilos) quienes, aunque habían caído en cuartos de final, por condiciones del torneo fueron remolcados hacía los cupos por el avance a la final de sus vencedores, Davis Keyshawn de Estados Unidos y Carlos Mina de Ecuador.

A Finol, subcampeón olímpico, se le acabó el torneo en cuartos de final.

Otros tiempos

Tampoco podemos decir que todo tiempo pasado, en el boxeo aficionado de Venezuela, fue mejor, pues sería negar la realidad.

Ahora hay mayor atención de parte de las autoridades deportivas, llámese Mindeporte, Comité Olímpico Venezolano, etc. Mejoras incluso económicas y sociales para los atletas y entrenadores de la selección nacional.
Pero me comentaban algunos exatletas élites de este deporte (que los hay a montones) que ellos no se conformaban con ir a competir, a ganar el cupo. Iban por más, lograr lo máximo en sus categorías: “la medalla, y si era de oro, mejor”.

Era la ratificación de su clase como peleador de nivel. “Y mira que aquellos sí eran tiempos difíciles por falta de apoyo a nuestras carreras”, me señalaban.
Bueno, le corresponderá al equipo técnico que estuvo en Nicaragua dar su balance del evento.

JOSÉ CUEVAS/CIUDAD CCS

Únase a la conversación