En El Silencio ahora el pan es para el pueblo

> El Poder Popular de la parroquia Catedral maneja el Punto y Círculo para beneficiar con el rubro a su comunidad

471
471

[image_sliders]
[image_slider link=”#” source=”http://ciudadccs.info/wp-content/uploads/2017/03/JV-1883.jpg”] [/image_slider]
[image_slider link=”#” source=”http://ciudadccs.info/wp-content/uploads/2017/03/JV-1951.jpg”] [/image_slider]
[/image_sliders]

> El Poder Popular de la parroquia Catedral maneja el Punto y Círculo para beneficiar con el rubro a su comunidad

Bolsas azules que contenían cinco panes franceses a tan solo Bs. 650, así como dos panes canillas por Bs. 500, eran distribuidos de manera fluida el día de ayer desde la panadería y pastelería Inversiones Rol 2025, ubicada en El Silencio, donde la comunidad que forma parte de los nueve consejos comunales de la parroquia Catedral fueron beneficiadas.

En el lugar, desde la medida de ocupación temporal hecha el pasado martes por la Superintendencia Nacional de Precios Justos (Sundde) junto al Poder Popular y la Milicia Bolivariana, se viene manejando la modalidad de punto y círculo para evitar las mafias especulativas en la venta del rubro.

“Desde la toma hemos notado como se ha agilizado la venta del pan, ya que ahora la panadería despacha únicamente a la comunidad que reside en la parroquia, así evitamos que se presenten colas a las afueras del local en espera del alimento”, expresó la vocera del Consejo Comunal Cuna de Libertadores, Lusvi Gutiérrez.

Desde tempranas horas de la mañana cada líder comunitario se acercaba al local con una lista, firmada y sellada por el consejo comunal, con el nombre de las familias de su calle, edificio o sector que deseaban adquirir el producto, modalidad que también se viene empleando por los CLAP de la zona desde el año pasado en algunos comercios de la avenida Baralt.

Detrás de la barra, cuatro jóvenes despachaban los combos de pan francés y canillas que ya venían embolsados por parte de los panaderos para así agilizar el proceso de venta y no generar colas.

“Hasta ahora la comunidad se ha visto agradecida. Antes esta panadería vendía el combo de siete panes franceses en Bs. 900 y las canillas en 350. Por órdenes de la Sundde se ajustaron los precios así como la cantidad de panes por persona para que nadie se quedara sin pan”, dijo la vocera.

Una vez que han sido atendidos los consejos comunales, la panadería despacha a aquellos usuarios que no pertenecen a la comunidad pero que desean comprar el rubro.

Una de ellas fue la señora Julia Domínguez, residente de Caricuao, quien con su bolsita en mano señaló que esta iniciativa representa un avance significativo del Gobierno en apoyo a los más necesitados.

“En esta panadería las colas que se hacían eran horribles, incluso después que despachaban el pan, los mismos compradores volvían a generar otra cola pero en espera del otro lote, quitándoles la oportunidad a otros de adquirir el rubro. Ahora con este mecanismo se mejora la efectividad en la venta, porque así le despachen a los consejos comunales de la zona, también los que no vivimos aquí tenemos oportunidad”, dijo.

PROCESO DE ELABORACIÓN

A las 6:00 am, una vez se abren las santamarías de la panadería, se realiza la distribución del primer lote de pan a la comunidad.

Francisco Aray, maestro panadero, explicó que a dirio se utilizan 35 sacos de harina para producir un aproximado de más de 12 mil panes entre franceses y canillas.

Mientras colocaba la mezcla en una amasadora para la elaboración de los panes, aseguró que “una de las directrices que nos han indicado es que todos los sacos de harina se utilicen para los panes. Ya no estamos haciendo ni cachitos ni panes dulces. De esta manera mejoramos la producción para satisfacer a todos los clientes”. Señaló que a pesar de que la panadería cuenta con un solo horno, la producción se ha agilizado notablemente.

“Poseemos 60 bandejas. En cada una colocamos 28 panes franceses y luego las introducimos a las parrillas para hornearlos. Previamente el equipo, conformado por seis personas, nos dedicamos a preparar la masa y a ir armando. Este proceso tarda entre dos a tres horas y lo hacemos de manera continua para que en ningún momento se deje de despachar el producto”, detalló.

En el establecimiento dos fiscales de la Sundde monitoreaban todo el proceso productivo. Si se presenta alguna irregularidad actúan de inmediato para solventarlo mientras van realizando un reporte detallado a sus superiores, y así no entorpecer el proceso de producción y venta.

La limpieza es un punto que también es atendido. Las funcionarias, una vez era despachado el pan, se aseguraban que las barras, pisos, estanterías, entre otras áreas, permanecieran pulcras para el buen servicio de los clientes. “Tenemos que garantizar que el servicio prestado a la comunidad sea óptimo, porque se está trabajando con alimentos y eso es un tema delicado”, indicó el trabajador.

YULIANY CEDEÑO/CIUDAD CCS
FOTOS JESÚS VARGAS

 


Únase a la conversación