Soñando con la comunicación popular

La Escuela Popular de Cine, TV y Teatro es un espacio para crear contenidos desde la comunidad. Bautizó tres cortos y un libro

580
580

En aras de seguir enalteciendo el valor y la importancia de nuestro pueblo, la Escuela Popular y Latinoamericana de Cine, Televisión y Teatro (Eplacite) hizo el estreno de los cortometrajes Caquetios: escuela en construcción, Un puente para Plutón y El trapo rojo, Memorias del cielo y el documental Hasta enterrarnos en el mar, así como la presentación del libro Teoría y práctica de una televisión y de un cine por y para el pueblo.

Estas propuestas audiovisuales tienen como objetivo devolverles a los venezolanos su imagen e imaginario popular, a través de la reflexión y la conciencia, haciendo hincapié en la capacidad que tienen para enfrentar los obstáculos que se presenten en el camino.

“Esto es algo que no ocurre en el cine comercial, donde se celebran más los resultados que el propio proceso de creación, así lo decía Julio García Espinosa Por un cine imperfecto”, comentó Jesús Reyes, director de Memorias del cielo y docente de Eplacite.

Reyes informó que tiene previsto postular su cortometraje en el festival mexicano Contra el silencio de todas las voces, mientras que la obra de Thierry Deronne, Hasta enterrarnos en el mar, participará en el Festival de Cine ATTAC, que se desarrollará en la ciudad de Bruselas, en Bélgica, con el propósito de dar a conocer la alquimia de la comunicación comunitaria y alternativa.

Agregó que los demás cortometrajes están disponibles en el blog www.escuelapopularcineytv.wordpress.com, y en la red social Twitter @cine_escuela.

“Con cada realización superamos los problemas técnicos, es decir, muchas veces se cree que para hacer cine se necesita de mucho dinero y de una gran transnacional que te respalde con equipos; nosotros hemos demostrado que no es así. También estamos superando un problema ideológico, ya que no vemos al sujeto popular como un objeto sino como un sujeto generador de esa fuente informativa que nos mueve y buscamos revelar con nuestro discurso y nuestra estructura”, destacó el director.

Por otra parte, la obra literaria recopila el trabajo y la investigación que ha emprendido la escuela en los últimos 20 años, donde se hace un cuestionamiento al paradigma dominante de la comunicación social.

“Abordamos elementos que permiten escribir guiones, así como las claves para consolidar una dramaturgia descolonizadora que recupere el conocimiento monopolizado por la élite hollywoodense. También explicamos el lenguaje de la cámara, cómo se edita y cuál es el sentido que se produce al ensamblar planos”, explicó Thierry Deronne, fundador y docente de Eplacite.

POR UNA COMUNICACIÓN POPULAR

La Escuela Popular y Latinoamericana de Cine, Televisión y Teatro (Eplacite), nació en la década de los 90 con el objetivo de ofrecer una serie de talleres formativos a los movimientos sociales.

“Hay una reivindicación social que hoy en día se hace cada vez más aguda No se puede construir una revolución en un campo hegemonizado por los medios privados. Esa invasión permanente del hogar, del alma, de los sueños hace que sea muy difícil construir una sociedad diferente, entonces nuestro aporte es que concienticemos sobre la gran necesidad de democratizar radicalmente la propiedad de los medios”, subrayó Deronne.

Recordó que en esa época no se había legalizado a los medios comunitarios; sin embargo, tras el triunfo del Comandante Chávez Eplacite dio un salto cualitativo ante la demanda de información.

“En tiempos de golpismo mediático, ya no podemos seguir diciendo ‘están mintiendo, nos están asediando, nadie refleja nuestra Revolución’ hay que tomar la iniciativa a través de, por ejemplo, la Constituyente, de impulsar una ley nacional e internacional que democratice la propiedad, de salir de ese pulpo hegemónico y tener una formación masiva y con nuevos paradigmas que estén inspirados en la experiencia latinoamericana”, reflexionó.

Hoy en día, este colectivo es conformado por diversos actores que se han dedicado a la investigación y enaltecimiento del séptimo arte criollo, entre ellos José Moreno, Luis Rodríguez y, ocasionalmente, docentes de la Universidad Nacional Experimental de las Artes (Unearte).

“Tenemos también una red latinoamericana, que funciona tanto cuando salimos de Venezuela o cuando hay invitados de otros países, para aportar nuevas experiencias en la creación de esa imagen venezolana y nuestroamericana”, destacó.

La propuesta está dirigida a estudiantes de la Unearte, de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV) y, sobre todo, a colectivos populares y emisoras comunitarias que buscan fortalecer sus conocimientos en la realización de producciones audiovisuales.

“Cabe señalar que colectivos feministas siempre han tenido una gran participación en la escuela desde que nació, porque hay un interés concreto de crear una imagen de la mujer que no esté basada en la prostitución comercial, la denigración o la violencia que proyectan las telenovelas a través de los medios dominantes”.

Esta escuela trabaja de manera itinerante y la planificación se realiza en función de los movimientos sociales que necesiten sus servicios. “Hace poco estuvimos en el estado Lara y en septiembre viajaremos al estado Portuguesa, donde hay todo un proyecto de crear un registro histórico de la gesta de Argimiro Gabaldón. Los movimientos se encargan de buscar un espacio para recibirnos e instalar nuestro material, nuestros talleres se caracterizan por ser teórico-práctico y por lo general tiene una duración de cinco días”, indicó.

Quienes estén interesados en adquirir estas técnicas y herramientas audiovisuales pueden escribir al correo: eplacite1@hotmail.es.

____________

Pionera en el campo comunitario

Thierry Deronne, fundador y docente de la Escuela Popular y Latinoamericana de Cine, Televisión y Teatro (Eplacite), ha tenido la oportunidad de viajar a diversos países y conocer el desarrollo que han tenido en el campo comunicacional y audiovisual.
Deronne considera que los medios comunitarios y alternativos son creaciones bolivarianas, orientadas a uno de los pensamientos más emblemáticos de Simón Rodríguez: “Aprender haciendo y enseñar produciendo” , teniendo alrededor de 35 colectivos que día a día trabajan en el fortalecimiento de este proceso revolucionario.
“A través de gobiernos progresistas como Ecuador, Bolivia y anteriormente Argentina, con la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner, han existido leyes que amparan el ejercicio y difusión de los medios alternativos; sin embargo, no existen muchas televisoras comunitarias. En cambio Venezuela ha tenido experiencia de campo y terreno en los últimos 15 años, la nación se atrevió a crear algo concreto que ahora sirve para el balance y relanzamiento. En los demás países, todavía sueñan en tener un Estado que apoye con cámaras”

TIBISAY MAZA GIMÉNEZ/CIUDAD CCS
FOTO CORTESÍA EPLACITE

 


Únase a la conversación