Tres en 1 | Olga Álvarez: “Tenemos 20 años luchando contra la corrupción”

Roberto Malaver

Revele su rollo

Abogada. Constituyente. Experta electoral. Así escribe en su twitter @amalcandanguera. Atenta a los acontecimientos, y siempre dispuesta a dar declaraciones para aclarar.

¿Por qué al momento de aplicar justicia, “los tiempos políticos no necesariamente coinciden con los tiempos legales”?

-Hay varios elementos que analizar:
Estamos en medio de una agresión que quiere llevarnos, sin duda a una guerra civil, que hemos ido enfrentando desde la Política y la diplomacia.  En un tablero de ajedrez además dónde se ha simulado cuestiones de derecho inexistentes, como parte de las jugadas, pero que forman parte del plan de agresión como ha sido la “autoproclamación” y lo que allí se derivó.

Los procesos legales para actuar desde la administración de justicia, en este caso, se han impulsado, siguen su curso y están en fase de investigación, se está sustanciado el expediente a los responsables de tanto daño al pueblo y a la Nación. Son tiempos diferentes, el pulso político ha evitado que se cumpla el plan de agresión como los enemigos de la patria esperaban. No hemos cedido a su puesta en escena. La detención del autoproclamado cuando ingresó a nuestra Patria como un ciudadano cualquiera por el aeropuerto, cuando había salido por una trocha que en Colombia tiene control paramilitar, era una provocación, un peine, en el que no podíamos caer. La Justicia tiene su momento, los tiempos legales siguen su curso; el expediente sigue alimentándose con nuevos hechos y nuevas pruebas.

-Así como la revolución se defiende de la injerencia y las  sanciones del gobierno de Trump, ¿también se está defendiendo de la corrupción y la ineficiencia?

-La revolución es transformación, es cambio de modelos; frente al individualismo se debe imponer el sentido común, el amor por el bienestar de la colectividad, eso es la República; cuando logremos construir al Hombre Nuevo pleno de virtudes republicanas, habrá cesado la corrupción y la ineficiencia. Bolívar luchaba hace 200 años contra la corrupción, que es definitivamente un problema moral, por eso insistió en la creación del Poder Moral que garantizase además las luces, el conocimiento, ambas son elementos indispensables en la formación de las virtudes republicanas. Tenemos 20 años luchando contra la corrupción que se había instalado no solo como modelo político, el neoliberalismo es corruptor por naturaleza; se ha trabajado en formar el corazón del pueblo para lo noble y para lo justo y seguir dando esta gran batalla contra el egoísmo y todos los vicios que de él se derivan. Vimos recientemente como en el propio Poder Moral, específicamente en el Ministerio Público, se instaló la corrupción en una magnitud inusitada, lo que hacía  imposible perseguir penalmente a los grandes corruptos, muchos de ellos hoy prófugos de la justicia. Se está luchando contra ese flagelo, no lo dudo, hay un importante número de causas judiciales y de detenidos involucrados en hechos de corrupción, la ineficiencia también genera responsabilidad penal, es un modo de corrupción. Hay mucho que hacer aún en ese sentido, para lograrlo debemos inclusive presentar un nuevo sistema penal que responda al modelo de sociedad que queremos. Se castiga con mayor peso los delitos contra la propiedad privada, incluso delitos menores, que los delitos contra la Nación, contra el bienestar común; eso debe ser transformado.

El Constituyentista Julio Escalona, en un discurso pidió que la Constituyente se declarara en emergencia, ¿en qué anda la Constituyente?

-La Constituyente es en sí misma producto de la emergencia; ante quienes querían imponernos una situación de guerra civil, de enfrentamientos entre hermanos se impuso la necesidad de convocar al magno poder del pueblo y así se hizo. La Asamblea Nacional Constituyente decidió convivir con pleno funcionamiento con los órganos del Poder Público, todos enfrentando al unísono cada uno de los ataques, entre ellos el del Ministerio Público de la ex fiscal cuya actuación intentó desmontar el Estado de Derecho, columna vertebral del orden de una nación. La Constituyente, cómo órgano supraconstitucional tiene varias tareas: transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar la nueva constitución; queda mucho por hacer, sin duda, una de ellas es plantearse una transformación en el sistema de justicia y fortalecer el Poder Moral, a mi modo de ver.

El presidente Nicolás Maduro dice que ante los hechos que hemos vivido en estos días, la guerra eléctrica, tiene que haber justicia, ¿por qué ha tardado tanto la justicia con hechos anteriores?

-Cómo comentábamos estamos en medio de un plan de agresión que generó una Blackout eléctrico que si hubiese durado más días, como pretendían quienes lo perpetraron, nos hubiese llevado a una situación límite; se logró conjurar a tiempo y evitó el impacto criminal en la vida del pueblo y de la nación. Los Blackout han sido estrategias de guerra y de desestabilización total usados como arma desde la primera guerra mundial, hoy frecuentemente aplicados por Israel en Palestina. Es un arma en la ciberguerra muy eficiente que ocasiona grandes daños humanos, suple en muchos casos a los bombardeos porque se busca con ellos infringir gran dolor a la población. Lo cometido con el Blackout eléctrico fue un delito de Lesa Humanidad y en razón de ello debe ser nuestra justicia implacable, investigar y determinar responsabilidades. Es por ello que nuestro Presidente Nicolás  Maduro fue contundente en el llamado a los órganos del sistema de justicia a actuar.

Esperamos también que activemos internacionalmente las demandas en la Corte Penal Internacional contra todos los autores intelectuales y materiales de los ataques que desde el 2015 se agudizaron contra el Pueblo, producto del bloqueo, el ataque a la moneda y las operaciones conexas para desestabilizar a la Nación.

-El venezolano ha soportado las guerras mediática, sicológica, económica, y ahora eléctrica, ¿vendrán más guerras?

-Hemos sido estoicos al soportar cada uno de los ataques, hemos fortalecido la conciencia y la unidad en cada nueva  agresión; el espíritu  de Bolívar inflama nuestra alma y nuestra capacidad para comprender hacia donde nos quieren llevar. Esperamos que cesen todos los ataques, eso es lo que hemos exigido a nivel internacional y hemos logrado vencer desde dentro en la mayoría de los casos, incluso hemos podido saltar los obstáculos  de la guerra económica que tiene su origen indiscutible en el cruel bloqueo financiero y comercial hoy agudizado con las nuevas medidas de Trump y operadas desde adentro con la connivencia de VP y PJ principalmente; nadie le pregunta a Guaidó qué hizo con la multimillonaria cantidad de  dólares que nos robó? ¿O sucederá lo mismo que en Libia a quien le robaron 300 mil millones de dólares y nadie responde por ello?

Estamos en medio de una guerra híbrida, multiforme, lo que se nos ha aplicado son diversas operaciones en el marco de múltiples doctrinas de guerra: Estado fallido, Estado Forajido, Caos Controlado, balcanización de la región, agresión a la moneda, desestabilización psicológica, cyber guerra, entre otros formas de agresión aplicadas en Venezuela y de gran impacto. De los criminales  que hoy reviven la vieja Doctrina Monroe puede esperarse cualquier nuevo intento; pero tienen la muralla de la dignidad del pueblo de Bolívar y Chávez, estamos preparados en cualquier terreno para defender la Patria y la Vida.

A esto debo añadir que todas las agresiones y daños al pueblo no serían posibles o serían mucho menos probables si no hubiera habido la complicidad necesaria de los factores internos que participaron y solicitaron cada una de ellas; esperamos que los sectores políticos de la oposición menos que sabe de política, reflexionen y comprendan que la solución debe darse desde el diálogo Político; ellos no pueden seguir favoreciendo y callando ante la posibilidad de una intervención militar extranjera que no hará posible, en varias décadas, volver a la Paz y ellos como oposición, hablo de los sectores democráticos, tampoco serían convocados a asumir el poder político, lo hemos visto en Libia y en Irak.
______________________

Retrato Hablado

“Me moriré en París con aguacero, / un día del cual tengo ya el recuerdo. / Me moriré en París —y no me corro— / tal vez un jueves, como es hoy, de otoño”. Así escribió César Vallejo en su poemario póstumo, Poemas humanos (1939). Murió el 15 de abril de 1938, en París, y estaba lloviendo. Tiene otros tres poemarios: Los heraldos negros (1919).Trilce (1922) España, aparta de mi este cáliz (1937). En cada uno de esas obras dejó constancia de su altísimo cuidado y sentido innovador del lenguaje. La suya es una voz de protesta contra las injusticias. Una propuesta para una nueva mirada. Allí está clara su solidaridad con las mayorías. En Perú fue acusado injustamente por un robo e incendio y pasó tres meses en la cárcel. Allí, en prisión, escribió Trilce. En 1923 viaja a París y conoce al poeta chileno Vicente Huidobro. Desde allí le escribió a su madre: “Te diré madre que hay un sitio en el mundo que se llama París, un sitio grande y hermoso, y otra vez grande”. Más adelante viaja a España y se afilia al Partido Comunista. Vuelve a París tras estallar la Guerra Civil española. En 1928 y 1929, fue a Moscú y conoció al poeta Maiakovski. De esos viajes surgió un reportaje sobre lo que pasaba entonces en la Unión Soviética. Porque además, en Perú, trabajó como profesor y periodista. Nació el 16 de marzo de 1892, en Santiago de Chuco (Perú), y allí lo apodaron el Cholo Vallejo.
______________________

El viernes de Lira

 


Únase a la conversación