Trump propone llevar cajas de alimentos a estadounidenses de bajos recursos

El proyecto presenta características similares a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) creados por el Gobierno Bolivariano

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha propuesto sustituir parcialmente el programa de cupones alimenticios destinado a los estadounidenses de bajos recursos, con cajas de alimentos empaquetados que serían entregadas directamente en los hogares de los beneficiados.

El proyecto es similar al sistema de Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap), creado por el Gobierno Bolivariano para prestar la protección social a la población venezolana que sufre las arremetidas de la Guerra Económica.

La caja contendría productos clave en la alimentación del pueblo estadounidense como: mantequilla de maní, leche, frutas, carnes enlatadas, jugos, algunas variedades de cereales, entre otros alimentos.

La idea de la administración Trump consiste principalmente en ahorrar 130 mil millones de dólares durante la próxima década y así evitar en parte los fraudes que se generan en torno a los cupones de alimentos que pueden llegar a ser canjeados por dinero en efectivo en establecimientos inmersos en este tipo de operaciones ilegales.

El director de presupuesto de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, explicó que de esta forma el gobierno de Estados Unidos estaría a cargo de que se incluyan alimentos nutritivos en los platos de más de 16 millones de hogares de bajos ingresos.

“Nos baja el costo porque podemos comprar precios al por mayor, mientras que los beneficiarios tienen que comprarlo al por menor”, aseguró  Mulvaney.

De aprobarse la propuesta, la mitad de los beneficios en efectivo del Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP por sus siglas ingles) serían sustituidos por la “Caja de Cultivos Estadounidenses”, denominada así por el Departamento de Agricultura de EEUU.

Rechazo a la medida

La propuesta ha generado el rechazo de varios sectores de la sociedad del país norteamericano, especialmente de la industria de los supermercados, en los que los cupones alimenticios representan el 7.5% de las ventas de acuerdo con Customer Growth Partners, una firma de investigación de mercado.

“Los minoristas esperan que la administración reduzca la burocracia y las reglamentaciones, no las aumente con propuestas como esta”, criticó Jennifer Hatcher, directora de política pública del Instituto de Comercialización de Alimentos (FMI por sus siglas en ingles.

El futuro político de la caja de comida resulta incierto dado que ambos presidentes republicanos de los comités de agricultura de la Cámara y el Senado manifestaron su escepticismo.  Además cualquier cambio al programa SNAP debe ser aprobado por ambas cámaras del Congreso, donde se espera la oposición  del partido demócrata.

Ciudad CCS

Únase a la conversación