Un loft para Cleopatra

El escritor cuestiona con humor y sarcasmo la nueva noción de éxito que tienen los jóvenes venezolanos

56
56

Con una mordaz narrativa, el escritor y antropólogo venezolano José Negrón Valera escribe su ópera prima Un loft para Cleopatra, en cuyas páginas expone la errada perspectiva que a su juicio acompaña a la nueva generación de jóvenes venezolanos, gravemente persuadidos por series televisivas que imponen el utópico “sueño americano” y la necesidad de pertenecer a una élite social exclusiva.

Para ilustrar su teoría, el debutante escritor desarrolla la historia de una pareja caraqueña que, contra todo pronóstico, logra emigrar de las zonas populares de Caracas y residenciarse en un lujoso condominio ubicado al este de la ciudad, hecho que alimenta el afán de los protagonistas por asumirse parte de la clase alta.

“Cleopatra es el arquetipo de las víctimas de esta guerra simbólica que vivimos. Donde la felicidad está ligada al dinero, a lo superficial, al juicio externo, a nociones sobre el éxito legadas de la televisión, especialmente de las telenovelas, de las películas y series norteamericanas”, explicó Valera durante una entrevista.

La perspectiva particular y razonable llega de parte de Álvaro González, narrador de la historia, que tras acceder a los caprichos de su esposa comienza a confirmar que el inusitado cambio traería consecuencias desfavorables hacia sus finanzas, amistades y vida de casado.

A medida que avanza la trama, son más las incompatibilidades entre Cleopatra y Álvaro que el deseo de estar juntos, la repentina indiferencia que el joven experimenta hacia su matrimonio se fundamenta en el constante desprecio que Cleopatra manifiesta hacía sus raíces nacionales y antiguos lugares, donde juntos solían llevar una tranquila y feliz vida.

“Fue entonces que pensé que nuestra vida no es sino la vida de aquellos que conocimos y que la única historia que vale la pena ser contada es esa cuyo final contiene la esperanza de un nuevo comienzo”, reza un fragmento del texto.

Un loft para Cleopatra ofrece en sus páginas la oportunidad de que el lector se identifique con el argumento central de la historia, la ausencia de identidad nacional en sus protagonistas, el habla coloquial y los lugares que el autor refiere a lo largo del texto.

Esta serie de características dibujadas en Álvaro, Cleopatra y el común de los caraqueños consigue que la pareja se convierta en personas con las cuales hemos tropezado e incluso convivido.

“La obra es una abstracción de los elementos comunes de una cierta clase de personajes de la sociedad venezolana. Siento que todos, y no creo que me vaya a equivocar, van a verse reflejados en la novela y reconocerán en ella a gente que conocen”, indicó Valera, cuya inventiva le permitió crear personalidades sin pretensión de figurar a unos como héroes y a otros como antagonistas, sino de crear, jugar y exponer argumentos que el lector pueda mirar según sus propias convicciones.
_____________

Fondo Editorial Fundarte>
Historia Natural

Quizás, la forma más adecuada de describir la narrativa de Luis Laya en Historia Natural es pidiéndole al lector que cierre sus ojos y en silencio imagine los diferentes momentos que han dejado huella a lo largo de su vida.

Es precisamente ese sabor agridulce que produce el recuerdo lo que despierta el cruce de historias que Laya plasma a lo largo del texto.

La muerte, el descubrimiento, la alegría y la redención son algunos de los sentimientos que el autor refiere en su obra, protagonizada por un sinfín de personajes que se resisten a extender su relato más allá del breve hecho que lo condujo a protagonizar un fragmento de la particular obra.

El manuscrito acompaña cada historia con una infinidad de criaturas que se confunden con el paisaje de la narración, entrelazándose y conformando una unidad de naturaleza pura y diversa.

“Aunque es vieja y a simple vista parece gastada, la estrategia de morirse sigue siendo la acertada en algunos asuntos. Uno puede poner un punto final, asomarse en ciertos sucesos de su vida y, libre de cuestionamientos de vecinos, dedicarse a revisarlos”, escribe el autor en una de las 147 páginas que conforman el texto.

Historia Natural fue editado por el Fondo Editorial Fundarte y se inscribe dentro de su colección Delta.
_____________

Abreboca>
Los vestidos mágicos

Cuando Almendra Brillas era una niña, e iba a la escuela, era un talento que asombraba hasta a los desatentos y olvidadizos. Dibujaba a quienes la irritaban y les ponía cabeza de gallinas y de vacas. Esas personas asumían las figuras pintadas cuando se miraban en los espejos rotos.

Al amanecer, la maestra era una joven campesina que arreaba ovejas. En otro momento, ella se mostraba como una dama de la Edad Media. Algunas tardes y con la semblanza de una niña, iba en un carruaje a llevar flores a la ciudad. De acuerdo con los dibujos en sus vestidos perdidos, ella asumía muchas maneras de ser. Y de pronto, la veíamos sobre los árboles llevando semillas secas a los pájaros y guacamayas. —Es la dama encantada de las mil figuras— decía la abuela Inés.

Almendra Brillas era la admiración y la envidia en Loma del Trigo, el pueblo más hermoso de la cordillera andina. Allí la neblina, las ovejas del tío Quintín, las chimeneas y vacadas eran paisajes del ensueño y canto de los serafines. En verdad, se inventaban historias falsas. La anciana maestra solo tejía vestidos con hilos de colores, daba de comer a gallos plumas verdes y jugaba con gatos jorobados. Se cree que era la dueña de los caballos que por las noches, y al trote, dejaban huellas de fuego en los caminos. Otros dicen, pero no aseguran, que Almendra Brillas era esa lechuza de lentes como la abuela Purificación, que tocaba violín en el campanario de la Iglesia de los Ángeles. Eso último es de poco creer. Y esa mujer era la que ordenaba los hilos de colores, para que el artista Tobías tejiera las cobijas más hermosas que se hayan realizado en telar alguno del mundo. Era ella quien diseñaba los trajes de los Reyes Magos, los vestidos alucinantes de las quinceañeras y los sombreros que los abuelos llevaban al paseo por los campos del maíz tierno y las moras endulzadas. Y se dijo que los trajes malabaristas y poetas, en el mercado de los juguetes, eran diseñados por ella.

Digamos únicamente la purísima verdad, pues esa señora nunca ilustraba la ciencia, la piedad, ni buenos hábitos en escuelas. Acostumbraba leer enciclopedias de tradiciones antiguas y secretos de brujería. “Es una destornillada que, con su mirada de hechicera, nos hacía ver falsas visiones”, decían los vecinos que se juntaban para murmurar en la barbería de Olinto Montilva frente a la Plaza Bolívar, quien tijeras y navaja en mano, sugería que las murmuraciones se llevaran a otra parte y aprendieran a respetar a la dama de los jardines y acuarelas en sus vestimentas.

Almendra Brillas viajaba en la madrugada montada a caballo. No le tenía miedo a las tormentas. Los perros, búhos, gatos y libélulas la cuidaban. Iba a comprar cuadernos, libros y telas para pintar. Mientras ella iba de viaje, al mismo tiempo, la veían en la huerta entre el cilantro.

En ese instante traía los huevos de las gallinas y se convertía en guacamaya bullera en los naranjales. Estaba en todo lugar y por eso se creía que ella tenía unos poderes de la magia de los fenicios o quién sabe qué secretos, difíciles de poder explicar.

—Debe tener pactos maléficos con demonios, pues no envejece. No prueba agua, ni sal. Prepara exquisitos panes y el horno no tiene leña.
Duerme como si levitara sobre el fuego y cuchillos afilados— comentaba el don apariencias de Eugenio Espinas, experto fabricante de naves espaciales.
_____________

Qué leen>

Andrés Aguilar
Escritor y poeta
La mano invisible del mercado de Pasqualina Cursio
Es una obra que debe circular entre las masas populares, para que se entienda a cabalidad de dónde vienen los problemas que nos aquejan como nación y el porqué el Proceso Bolivariano le es incómodo a las grandes corporaciones mundiales.

Carlos Mejías
Productor de TV
No es cuestión de leche, es cuestión de actitud de Carlos Saúl Rodríguez
El libro narra la historia del autor, las distintas decisiones que tuvo que tomar a lo largo de su vida y cómo sus proyecciones lo llevaron al éxito. Te enseña a ver cada obstáculo como oportunidades para surgir y salir adelante. No dejarse opacar por las dificultades, sino tomarlas como algo positivo.

Alejandra Pineda
Publicista
Buscando a Nouf de Zoë Ferraris
Usualmente no me agradan los libros que se relacionan con investigaciones policiales, pero esta obra aporta mucho más que una buena historia de misterio e intriga. A través de ella el lector conoce parte de las costumbres de Arabia Saudita, sus creencias y su ambiente social. El texto tiene una cultura increíble y es por ello que logró atraparme.

Aleshka Aular
Estudiante
El libro del cementerio de Neil Gaiman
El texto narra la historia de Nad, un pequeño niño que tras el asesinato de sus padres se va a vivir al cementerio de su ciudad, donde es cuidado por fantasmas y ciertas figuras espectrales que lo acogen como uno de los suyos. El mensaje que trasmite la obra es de inclusión, reflexión y solidaridad. Las mejores enseñanzas se aprenden cuando enfrentas los mayores obstáculos de tu vida.

REDACCIÓN MARÍA JOSÉ RAMIREZ


Únase a la conversación