Valdés: “Ayuda más el que no jode”

La figura de “ayuda humanitaria” usada por Estado Unidos con el objetivo de desestabilizar, intervenir y robar los recursos en países soberanos, es...

La figura de “ayuda humanitaria” usada por Estado Unidos con el objetivo de desestabilizar, intervenir y robar los recursos en países soberanos, es una historia de vieja data.

En 1986, el subsecretario de Estado para Derechos Humanos y Asuntos Humanitarios norteamericano Elliott Abrams (administración Reagan), introdujo armas de guerra camufladas de “ayuda humanitaria”, dirigidas a fortalecer a los contras nicaragüenses durante la Revolución Sandinista.
Así lo confirma un artículo publicado por The New York Times, en el año 1987.

Abrams también formó parte en las filas del expresidente George W. Bush, en 2001, y fue participante estratégico en el golpe de Estado ejecutado contra el presidente Chávez en 2002.

En la actualidad, Elliott Abrams encabeza las operaciones de Trump en Venezuela, designado por Mike Pompeo como “emisario especial”, tras el desconocimiento del Presidente constitucional Nicolás Maduro.

¿Esta ayuda humanitaria tendrá el mismo contenido que la de Nicaragua?

Conocimiento como antídoto de guerra

“La ayuda humanitaria se plantea en dos escenarios fundamentales, se dan por catástrofe natural, o en caso de una guerra, en ambos la decisión de aceptar una ayuda humanitaria debe ser bajo la aprobación del gobierno constitucional del país al que se le ofrece dicha ayuda”, explica Juan Carlos Valdés, economista, conductor del programa Bosa con Valdés (transmitido por VTV), y exembajador de Venezuela en Barbados.

Asimismo, destacó que lo que busca el imperio es hacer creer ante la opinión pública, que Venezuela es un “Estado fallido”, como “lo han hecho en otros países”, ya que se trata de una estrategia de dominación.

“En nuestro país hay una guerra no convencional desde hace tiempo, y quienes nos ofrecen ayuda son nuestros agresores, nos han retenido, mejor dicho robado para ser mas ilustrativo, millones de dólares. Ofrecen 21 millones pero la intención no es ayudar, porque bastaría con liberar el dinero retenido, habría una ayuda sustancial. Ayuda mas el que no jode”, manifestó Valdés.

Por su parte, Christoph Harnisch presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), en Colombia, manifestó que no participarán en la entrega de insumos ofrecidos por Estados Unidos.

“Nosotros no participamos en lo que no es para nosotros una ayuda humanitaria”, expresó Harnisch.

GUSTAVO VARGAS / CIUDAD CCS

Únase a la conversación