Viajando por Venezuela | Santa Rosa: Turismo religioso

Este pueblo conserva el fervor por una de las procesiones más visitadas de América Latina

88
88

Luego de conocer el hermoso Monumento Nacional Manto de María, ubicado en la entrada de Barquisimeto, se puede visitar uno de los pueblos más pintorescos que existen actualmente. Situado en la vía que comunica a los municipios Iribarren y Palavecino, se encuentra Santa Rosa, hogar de la Madre de Dios representada en la patrona de los larenses: La Divina Pastora.

Pueblo pintoresco, donde se respira una increíble paz y espiritualidad. Oscar Viloria es uno de esos cronistas locales que promueve la historia de este poblado espiritual que se remonta al año 1671.

La zona era un desierto para los indios gayones.

Viloria señala que el nombre de Santa Rosa se adopta luego de que en 1773 fue canonizada Santa Rosa de Lima. Fray Agustín de Villabáñez solicitó una imagen de la Virgen y decidió colocarle al pueblo su nombre en su honor.

Su entrada, un muro que resalta la silueta de la Divina Pastora, invita a recorrer sus calles, plazas, iglesia y el museo que exhibe más de 100 trajes de la Virgen. Entre los meses de diciembre y enero, la colección es visitada por más de 10.000 turistas diarios. Santa Rosa conserva en su esencia un simbolismo histórico; sus calles empedradas, casas de bahareque y edificaciones arquitectónicas demuestran ante el mundo lo bendecido de este lugar.

¿CÓMO LLEGAR?

Hay varias rutas de transporte público, entre ellas el Sistema de Transporte Masivo Transbarca, que prestan el servicio al lugar, además de estar ubicado en un sitio muy privilegiado por la cercanía al centro de la ciudad.

TURISMO Y RELIGIÓN

Lo primero que se encuentra en el interior del pueblo es una hermosa plaza, que, además, sirve de descanso para las distintas aves de la zona. En el lado este se encuentra el templo de Santa Rosa, hogar de la Divina Pastora, la cual puede ser visitada desde el 8 de abril hasta el 14 de enero de cada año. Durante 83 días, la ciudad de Barquisimeto se engalana para recibir en sus iglesias a la patrona, donde miles de feligreses la veneran con infinito regocijo.

En una de las caminerías cercanas al templo de Santa Rosa, los habitantes se organizan para exhibir y vender piezas artesanales. La degustación de dulcería y comidas típicas larenses es del gusto de los visitantes. Desde el mirador, miles de personas reposan para disfrutar del valle del Turbio y de las tradicionales bebidas calientes. Lo recomendable es abrigarse y pasarla bien en este lugar que invita a refugiarse en las oraciones con fervor, devoción y esperanza.

El Gobierno Bolivariano, a través del Ministerio del Poder Popular para el Turismo, impulsa y promueve esta actividad turística religiosa de gran relevancia en Venezuela, que avecina la llegada de miles de visitantes de Latinoamérica y el mundo.

Divina Pastora: fe, agradecimiento y devoción

María Divina Pastora de las Almas, mejor conocida como la Divina Pastora, es la patrona del estado Lara. Cada 14 de enero, sale en una multitudinaria procesión rodeada del fervor de sus seguidores aupado por cantos marianos, muestras de gratitud y amor.

Este acto de convicción arriba a su 162 aniversario. Cada año los fieles, venezolanos y extranjeros, recorren 7,5 kilómetros de fe –desde su santuario, la iglesia de Santa Rosa, hasta la Catedral de la ciudad crepuscular– junto a la imagen de la venerada cargada sobre los hombros de sus más creyentes fieles.

Durante la peregrinación, algunos creyentes hacen todo el recorrido, otros esperan verla pasar.

También hay quienes la esperan en el lugar donde se celebra misa. Entre tanto, no faltan quienes paguen sus promesas, caminando descalzos, de rodilla, vestidos de pastores y dejando ofrendas.

Este año, la Divina Pastora será vestida por el diseñador larense Axel Apóstol. El modista creó un vestido blanco con llamativas piedras brillantes que resaltarán en la imagen de la Virgen.

Arte en Caracas. Apeliotes de Alberto Cavalieri

Francisco Fajardo se encuentra una escultura denominada Apeliotes. Esta pieza monumental, diseñada por Alberto Cavalieri, homenajea a los dioses del viento de la mitología griega. La obra que se aprecia en el distribuidor Altamira es parte del proyecto Viarte creado por el Ministerio del Poder Popular para el Transporte Terrestre, que hace placentero el arte en esta vía principal de la ciudad de Caracas.

La escultura, de 12 metros de altura, está elaborada por láminas de hierro laqueado que forman un anudamiento. Soportada por tres pilotes de concreto armado de 10 metros de longitud, cada pieza cuenta con un dispositivo de iluminación para ser apreciada en horas de la noche.

El elemento abstracto de las piezas del artista está representado con el nudo por la capacidad de sus múltiples connotaciones y simbologías. El artista afirma que esta técnica se puede interpretar como el enlace o desenlace de un problema, como la vida o la muerte.

El artista plástico Alberto Cavalieri nació en Caracas (1969). Inició sus estudios en Diseño Industrial en el Centro Artístico Villasmil de León (1992-1997). Ese mismo año realizó un curso de Escultura en el Instituto de Arte Federico Brandt, y en 1993 asiste al taller de artes plásticas en el Instituto Internacional de Estudios Avanzados.

REDACCIÓN SNOR CAMILLO SÁNCHEZ MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA EL TURISMO/EGDA PEÑA

Únase a la conversación