Mi victoria en el TSJ contra rectora de la UCV

Jesús Silva R.

108
108

Jesús Silva R.

Es un caso que todo el país debe conocer. Fue lo más parecido a Fidel Castro defendiéndose a sí mismo ante el tribunal durante el juicio del Cuartel Moncada, solo que esta vez ganó la verdad, la justicia y mi inocencia. Se trata de mi dramática historia como perseguido político siendo vigente profesor de la UCV, Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas, específicamente de la Escuela de Estudios Políticos y Administrativos (EEPA-UCV).

Me tocó autorepresentarme ante Sala Constitucional del TSJ contra los atropellos del Consejo Universitario de UCV, la rectora Cecilia Arocha, decanos, directores y violentos grupos de pseudoestudiantes que me persiguieron durante años solo por ser chavista y marxista leninista, que hace vida pública en medios de comunicación defendiendo incondicionalmente la Revolución Bolivariana.

La sentencia aquí mostrada será ampliamente difundida por radio, prensa y TV como documento público de interés nacional. Ahora los verdaderos hechos quedan oficialmente en la historia judicial de Venezuela, eso que los expertos llamamos jurisprudencia. Ver sentencia publicada por Sala Constitucional del TSJ, 28 de junio de 2017, sentencia firme número 505, expediente 15-1131: http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/junio/200516-505-28617-2017-15-1131.HTML.

Por el bien de la Patria, deseo que la Constituyente sirva para darnos universidades libres de fascismo y trampa; hago del conocimiento de todo el pueblo que la mencionada sentencia firme e inapelable a mi favor, en demanda contra UCV, contempla tres conceptos:

1) Pago de salarios caídos indexados.
2) Comunicado público que la UCV deberá difundir respecto a esta sentencia.
3) Reincorporación a mi cátedra de Introducción al Derecho.
Como la decisión lo refleja, en mi condición de perseguido político, hago responsable al Consejo Universitario de mi integridad personal en la UCV.