Frente Polisario se proclama República

0

Hace 44 años, el Frente Popular de Liberación de Saguia el Hamra y Río de Oro (conocido como Frente Polisario nació como un movimiento de liberación nacional del Sahara Occidental, y de manera inalcanzable trabaja por acabar con la ocupación ilegítima de Marruecos y conquistar la autodeterminación del pueblo saharaui). Este hecho coincidió con la expulsión de los últimos soldados españoles ahí asentados. La proclamación se realizó en Bir Lehlu, aprovechando el vacío jurídico dejado por España, mientras que Marruecos procedió su invasión criminal, perversa y genocida.

Esta acción independentista fue planteada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a España en 1967. Tras la disputa entre Mauritania, Marruecos y España, por ese territorio, no lo permitió. En 1970, el Sahara Occidental era la provincia Nº 53 de España (teniendo como capital El Aaiún). El pueblo saharaui ansiaba su autodeterminación, y a partir del 1973 empezó las acciones militares entre Frente Polisario (creado ese mismo año) contra el colonialismo español. En 1975, después de un informe de la ONU, España se comprometía a llevar un referéndum (mientras que Marruecos y Mauritania, peleaban el control del territorio bajo argumentos históricos).

La ONU, a través de su Carta de Proclamación de la Independencia, declaró “la necesidad de poner fin rápida e incondicionalmente al colonialismo en todas sus formas y manifestaciones para el logro del desarrollo económico, social y cultural de los pueblos militantes (…) que todos los pueblos tienen un derecho inalienable a la libertad absoluta, al ejercicio pleno de su soberanía y a la integridad de su territorio nacional”. De igual modo, proclamaron solemnemente ante el mundo, “la constitución de un Estado libre, independiente y soberano, regido por un sistema nacional democrático, árabe de tendencia unionista, de confesionalidad islámica, progresista; que adquiere como forma de régimen a la República Árabe Saharaui Democrática” (RASD).

Hasta la fecha, los saharauies viven divididos entre el Sahara Occidental -ocupado ilegalmente por Marruecos desde 1975, y los campamentos de refugiados en Argelia-, donde la ayuda internacional se ha reducido drásticamente. Todo ello ha provocado un éxodo de población en busca de un futuro que en los campamentos no pueden tener. El gobierno de la RASD dirige la lucha por la autodeterminación.

REPÚBLICA ÁRABE SAHARAUI DEMOCRÁTICA

Son 82 Estados del mundo, quienes reconocen oficialmente a la RASD, y un centenar de países mantienen relaciones políticas con ella a través de su reconocimiento al Frente Polisario. La inmensa mayoría de las formaciones políticas, (especialmente en Europa, África, Asia, Latinoamérica y El Caribe), además de organizaciones humanitarias, culturales, de trabajadores, de mujeres, académicas apoyan a la RASD y mantienen relaciones de amistad, cooperación y solidaridad con su gobierno que se expresan a través de invaluables iniciativas.

En el seno de la Organización de la Unidad Africana (OUA), la ONU y el Movimiento de los Países No Alineados, la RASD es reconocida. La OUA la admitió desde febrero de 1982 como miembro pleno de esta máxima instancia, que representa a los Estados Independientes de África. El gobierno de Marruecos rechaza las decisiones de la ONU, y no forma parte de la OUA.

El pueblo saharaui tiene la legitimidad para ser una nación independiente: se trata de un pueblo que es titular de su soberanía. Sólo él posee el derecho inalienable a autodeterminarse; y la independencia es la situación más natural para todo pueblo. Así lo ha consagrado el Tribunal Internacional de Justicia.

ESPAÑA CÓMPLICE Y MARRUECOS CULPABLE

44 años sumidos en campamentos de refugiados, es la realidad que poco se conoce del pueblo saharaui. España es cómplice y Marruecos culpable. Sus recursos naturales (ricos en petróleo, fosfato, sal, gas, diamante, uranio y pesca) les fueron arrebatados a los saharauies y son controlados de forma ilegal, criminal y ecocida por Marruecos. El pueblo saharaui sufre la peor estadística en sus altos índices de desnutrición infantil, mortandad (partos y enfermedades difíciles de tratar), la infancia y la juventud sin futuro. Los territorios ocupados por la invasión marroquí son cárceles a cielo abierto, y se les arrebató el derecho al libre tránsito.

Para forzar la anexión del territorio saharaui a Marruecos, el rey Hassan II organizó “La Marcha Verde”, inspirada por los EEUU, financiada por Arabia Saudita, apoyada por la Liga Árabe, Francia y España. Un millón de marroquíes penetró “pacíficamente” en los territorios saharauies para exigir su incorporación a Marruecos. El saldo de muertes, desapariciones y despojo de sus tierras a los indefensos sahararuies fue lamentable. España cedió a la presión marroquí, abandonando al pueblo saharaui a su suerte.

Ciudad CCS / Siboney del Rey