HABLEMOS DE CINE | Oscuridad

0

Noche. Interior. Abre con plano abierto de la sala de una casa de una familia de clase alta en la India.

Vemos, como si llevara al mismo diablo por dentro, a una niña de apenas 10 años que se sacude infeliz y epilépticamente al son de unos alegres cascabeles que lleva amarrados a manera de GPS de los años 20, para que los padres sepan por dónde se arrastra su hija.

Michell Mc Nally, cuando aún no había cumplido dos años, enfermó de un virus que la condenó a la oscuridad y al silencio para toda su vida… más que excelentes excusas para justificar el fracaso en la vida de cualquier persona, ¿verdad?

¿Puede imaginarse alguien un futuro más oscuro?
Inspirada en la vida de Hellen Keller, de quien ya se hizo una película made in Hollywood en 1962, lo más y muy interesante en Oscuridad es, curiosamente, la luz en la visión de su director, Sanjay Leela Bhansali (India 1963), que convierte a la historia en algo creíble, posible y admirable. Que al drama de la pérdida de la vista, el oído y la voz, se los enfrente con la espiritualidad, generosidad e inteligencia del cine hindú, es un acierto que convierte a Oscuridad en una de esas grandes películas que significan un antes y un después en la vida. Que enseñan, que cambian. Que no se olvidan y se siguen proyectando en nuestras mentes para siempre. El estilo audiovisual de Sanjay resulta en una narrativa que mezcla imágenes con música para lograr su poesía. Oscuridad ganó en el 2006 once premios Filmfare, incluyendo Mejor Película y Mejor Dirección.

Bollywood = Hollywood x 2
En los famosos estudios de la industria fílmica India, en Bombay, se producen anualmente más de 1.000 películas, el doble que en Los Ángeles.

Mejor que leer un libro de autoayuda…
“Imposible fue una palabra que jamás aprendió”, dice en la película el profesor de Michell, que la desafía a lograr el título universitario, fue quien le enseñó primero a poder asociar los objetos con las palabras, y luego a comunicarse de lleno con el mundo a través del disfrute de la lectura, la música… ¡y también de los helados! Sin lugar a dudas, un excelente trabajo del actor hindú Debraj Sahai.

…es la película de autodesafiarse, sin darle opción al fracaso:
Y ahora, amigo, las imágenes que se ven en la pantalla no son otras que las de su propia vida: las de su hogar, su familia, el coronavirus, su preocupación por el futuro, por su trabajo, por lograr el bienestar para los suyos, la educación de sus hijos… y tantas otras imágenes de desafíos que hoy se nos presentan en estreno.

Milagros inesperados…
Corte a plano abierto del Aeropuerto Internacional Simón Bolívar. 9 de febrero de 2020. Un avión de Conviasa despegando. El azul del cielo esperando y los sueños de sus 98 pasajeros por verlo. Gracias a la Misión Milagro.

DIEGO FRESÁN