La juventud asume el control en la distribución de gasolina en Caracas

0

Más de mil jóvenes pertenecientes a Chamba Juvenil, JPSUV y otras organizaciones que hacen vida en la ciudad de Caracas, se han desplegado en las estaciones de servicios de combustible para garantizar la eficiencia en la «Operacion Gran Victoria a todo Motor».

Así lo informó la alcaldesa del municipio Bolivariano Libertador, Erika Farías, durante una inspección a la estación de servicio El Conde, ubicada en la avenida Lecuna de la ciudad capital.

«Más de mil jóvenes de la ciudad de Caracas están asumiendo todo el control político en este nuevo plan de distribución de combustible, para garantizar que esta nueva política de comercialización sea un total y rotundo éxito», expresó.

Asimismo, precisó que gracias a este grupo de jóvenes los mecanismos para agilizar y disminuir el tiempo de espera en las estaciones de servicios se mantienen de manera eficaz.

«Las colas en las estaciones de servicios fluyen de manera rápida; es un esfuerzo que realiza el Gobierno Bolivariano para que las políticas se cumplan de manera correcta y nuestro pueblo tenga un servicio de combustible eficaz», señaló Farías.

El nuevo esquema de distribución y comercialización de la gasolina comenzó a regir la semana pasada, activando 1.368 estaciones de servicio para la venta de combustible a partir del 1º de junio

Este lunes 8 de junio inició en la ciudad capital la «Operación Gran Victoria a todo motor» de la Juventud Socialista, que está articulada en equipos integrales de trabajo para la distribución de gasolina con la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y el personal de Petróleos de Venezuela (PDVSA); próximamente se irá extendiendo a las demás regiones del país.

En contacto telefónico con la redacción del este medio, el constituyentista Rafael Argote, al ser consultado sobre la incorporación de la JPSUV al plan de distribución de gasolina, manifestó: «La incorporación de la juventud del PSUV ha sido extraordinaria, desde la llegada de ese contingente a las estaciones de servicio, todo fluye con normalidad, se siente la frescura juvenil de esos chicos, en la estación de la entrada del Clínico, en el Paseo Los Ilustres, yo duré 45 minutos en la cola, pero mi compañera Miriam solo tardó 15 minutos.

No son colectivos viciados rojos rojitos, no es la mafia de individualidades militares, no son malandros; es la frescura de la lozanía juvenil en batalla por la vida de la revolución.»

Ciudad Ccs