Expertos señalan a Brasil como foco de nueva pandemia mundial

0

Aunque los expertos aseguran que es difícil predecir dónde puede surgir el próximo patógeno amenazante, hay varios lugares que tienen las condiciones para que esto ocurra. Inicialmente, los investigadores señalan a América Latina, especialmente a Brasil, como el país donde podría iniciarse una nueva pandemia global.

Para los expertos las precarias condiciones de salud, combinadas con la degradación ambiental, permitiría que nuevos virus de origen animal muten a los humanos.

Al respecto, Antônio Charlys da Costa, científico del Instituto de Medicina Tropical de la Universidad de São Paulo, indicó al diario brasileño OGlobo, que en la referida nación hasta las ratas que salen de las alcantarillas abiertas en ciudades como Ceasa y Santarém, municipio brasileño en Pará, podrían originar infecciones preocupantes para los seres humanos.

«En Ceasa, por ejemplo, aquí en São Paulo, hay una infinidad de ratones. En Santarém, Pará, donde las aguas residuales se abren al aire libre, pasas junto al río y ves buitres al costado del mercado municipal de pescado. En Maceió, no sé cómo a la Vigilancia de la Salud no le importa que esa carne se venda al aire libre», dijo el experto.

El investigador Charlys se ha trasladado a diferentes partes del país, buscando muestras de pacientes con síntomas de virus, tratando de encontrar agentes patógenos que sean relevantes.

En su último trabajo, publicado en marzo en la revista PLoS One, informó sobre el descubrimiento de dos virus de la familia del parvovirus que infectan a pacientes en Amapá y Tocantins.

En las aldeas cercanas a los bosques, dice el investigador que existe una preocupación especial en la práctica de la caza y en no ponerle límites a la deforestación, que puede exponer a las personas a virus que el sistema inmune humano nunca ha visto.

«Es común escuchar el argumento de que en China comen muchas cosas exóticas y es por eso que muchos virus emergen allí. Pero en China hay una vigilancia muy fuerte de los patógenos. La vigilancia que existe en Brasil es débil y está básicamente anclada en la investigación», indicó Charlys.

Para el investigador, la importancia de los científicos y los médicos que colaboran de forma independiente, fue fundamental para detectar con relativa rapidez el aumento de casos de zica en 2015.

«Para ser justos, Brasil tiene algunos sistemas de vigilancia que han sido eficientes. Si el nuevo coronavirus hubiera aparecido aquí, por ejemplo, probablemente se detectaría en algún momento con la ayuda del Sistema de Información de VigilanciaEepidemiológica de la influenza, Sivep-Flu», aseguró.

Además, indicó que «cuando se trata de influenza, no solo los animales salvajes son una preocupación, sino que los animales de granja también merecen atención, un caso especial es el de los cerdos».

El mes pasado, un grupo de científicos chinos identificó un nuevo virus de gripe con potencial pandémico. En los exámenes realizados por 338 trabajadores de la industria porcina, el 10% ya había sido infectado por el patógeno en varias provincias del país.

Los cerdos brasileños también están en el radar. La semana pasada, la OMS informó que Fiocruz había alertado sobre un caso de transmisión de H1N2, una de las variedades de gripe más preocupantes, de cerdos a mujeres en Paraná.

«Cuando InfoGripe, un proyecto de Fiocruz que monitorea los síntomas de la influenza, detectó una explosión en casos de SARS en marzo, sin embargo, ya se sabía que covid-19 estaba presente, por lo que la gripe no era el principal sospechoso», aseveró el investigador.

«Si tuviéramos que esperar hasta el alta hospitalaria para conocer la pandemia, la respuesta al brote de coronavirus brasileño probablemente habría sido mucho peor», dijo Charlys.

Ciudad CCS / AVN