MEMORIAS DE UN ESCUÁLIDO EN DECADENCIA | ADcasa

Roberto Malaver

0

¡De mejores casas me han botao! Cuando el compañero Carlos Andrés Pérez se murió lejos de casa, llegó al paraíso, o mejor dicho, lo trajeron a la casa del partido AD, en El Paraíso. Y allí, en la casa que vence la lucidez, lo despedimos con un discurso de Espoleta Allup que todavía retumba en las paredes sin frisar de la sede del partido. Después el compañero Espoleta volvió a la casa porque habían lanzado una granada y él tenía la espoleta y llamó a los medios para que supieran que habían lanzado la espoleta, y hasta una canción le sacaron los chavistas y la pasaron en cadena nacional. Ahora viene el compañero Bernabé, y después de llevarse la tarjeta blanca y radiante va la novia, y el partido, viene a quitarle la casa a Espoleta Allup, y este sale diciendo que son los colectivos chavistas, siempre para joder, porque Espoleta habla con su piquete. Parece que a los dos, a Bernabé y a Espoleta, no los quieren ni en su casa, y por eso están tratando de quedarse con la casa del partido del pueblo unido jamás será vencido.

La verdad es que Bernabé necesita las casas del partido porque él va para las elecciones, y en cambio Espoleta Allup no las necesita, porque él no está de acuerdo con las elecciones, entonces no tiene nada que hacer ahí; en cambio Bernabé sí tiene mucho que hacer ahí, porque ya no sabe cómo quitarse de encima a los adecos que quieren ser candidatos a diputados. Cómo será la cosa, que Bernabé ha cambiado seis veces el número de celular y solo atiende personalmente, y por eso anda escondido. Ayer salió a agradecerle a la Conferencia Episcopal el comunicado que sacaron llamando a votar en las elecciones y a quedarse en paz con Dios, pero lo vieron y le cayeron encima sin carnaval ni comparsa, entregándole currículum y cartas de recomendación y tuvo que irse corriendo. Y la gente de la Conferencia Episcopal parece que va a sacar otro comunicado explicando bien si van o no van a las elecciones, porque hay gente que no entendió, a pesar de que eso está clarísimo allí, como dijo el cura de San Juan de Dios a su monigote: clarito lo digo, ajá que me adivina, allí dice que votar es ir en paz. Y ojalá al compañero Trump no cometa el pecado de sancionar y quitarles la visa a los curas de la Conferencia Episcopal.

Mientras todo pasa y todo queda, nosotros andamos como volador sin rabo: no hay en quién creer. Los chavistas andan contentísimos con sus elecciones y nosotros con unas caras de yo vendí a crédito que se nos nota de lejos que estamos robando pero no vamos bien. Y nos preocupa mucho que el hombre que Trump había nombrado para que nos ayudara por todos los medios de comunicación, el compañero Elliott Abrams, lo puso también a atender a Irán, y eso nos dice que por lo visto se cansó de ayudarnos, y tiene razón, porque es mucho el dólar que se ha perdido en nosotros. Con Abrams en Irán nos están mandando un mensaje poderoso, y es ese de que nosotros no servimos para un carajo, como dijo Bolton en su libro, pero en inglés.

El papá de Margot vio el video del enfrentamiento en La Florida por la casa de AD, y mientras veía la trifulca movía la cabeza con preocupación y dijo: “Ahora sí es verdad que nos jodimos. Le quitaron la tarjeta, el partido, y ahora la casa a Ramos Allup. Eso quiere decir que estamos mal y vamos mal”. Y se fue al cuarto y agarró la puerta y le metió ese coñazo tan duro que la vecina gritó: “Múdate para la casa de AD, muérgano”
-Como yo vivo en superbloque.- Me canta Margot.

Roberto Malaver

Leer más: MEMORIAS DE UN ESCUÁLIDO EN DECADENCIA