CARNET DE IDENTIDAD | Falsa corona

Hindu Anderi

0

Dentro de muy poco, el mundo presenciará nuevamente un show, de los más costosos y televisados. Evento en el cual empresarios sionistas, entre otros, invierten mucho dinero para que su favorito luzca corona, banda y cetro. El certamen para elegir a quien ostentará los próximos años el título de Presidente se llevará a cabo en medio de una de las peores crisis que ha vivido Estados Unidos; cada día más expuesto por su criminal política exterior.

A todos los problemas económicos, sociales, de crisis energética y de inestabilidad política se une la pandemia; que ha sido “enfrentada” por el gobierno de Trump con fosas comunes.

Y común también será el resultado del concurso que como casi todos los de este tipo obedecerá a los intereses de los inversionistas. Entonces, seremos otra vez televidentes de una gran farsa que dará continuidad a la política expansionista y depredadora hasta ahora sufrida por pueblos en todo el planeta.

Las protestas diarias serán el eco del silencio, al cual, a través de la represión histórica, ha sido sometido gran parte del pueblo norteamericano; masacrado sistemáticamente por los distintos gobiernos que han desfilado su objetivo único: dominar al mundo al costo que sea.

Aunque han intentado simular ser demócratas, amistosos y defensores de los derechos humanos, los gobiernos de ese emporio o imperio son responsables declarados de invasiones, guerras y agresiones, en contra de los países cuyos recursos le son necesarios o apetecibles.

Los acontecimientos recientes (difíciles de ocultar en las redes sociales) sólo han reiterado el carácter racista, excluyente, fascista y demás, del sistema norteamericano; muy bien conocido por decenas de pueblos que han sufrido en carne propia la barbarie de dicho régimen.

La lucha por los derechos de la población negra en contra del fundamentalismo religioso y segregacionista, que se dice guiado por un dios rubio y que se pasea por su “casa banca”, tiene cerca de 70 años. Sin embargo, hoy día está tan viva como el sueño de Martin Luther King; uno de los grandes mártires de Washington.

El régimen estadounidense, estructuralmente racista, ha aplicado políticas concebidas desde el supremacismo blanco. Al punto que a pesar de que hoy día la población negra “disfruta de los mismos derechos que los blancos”, la lucha por la igualdad pareciera no tener fin. A la serie de protestas se unen otros discriminados e invisibilizados de Estados Unidos; los pobres que cada día son más evidentes y ruidosos. Calificados por el actual títere del Pentágono como anarquistas y agitadores enfermos. Puede que en el último calificativo tenga razón; pues hay ente los manifestantes enfermos, que no cuentan con un sistema de salud que les apoye con sus padecimientos.

Mientras se acerca el 3 de noviembre, en las calles de Estados Unidos muere gente por causa de quien sin haber ganado o comprado las elecciones ostenta corona real, el COVID 19. Pareciera que por primera vez y para pesar del pueblo, en Estados Unidos se compartirán la corona, sólo que una no es falsa.

Hindu Anderi | @AnderiHindu