RETINA | Grecia y Guaidó

Freddy Fernández

0

Parece que Efialtes de Tesalia nació en Traquis y que era hijo de Euridemo de Mélide. Esos datos seguramente se habrían perdido hace mucho tiempo si no fuera porque pasó a la historia como el traidor que indicó a los persas la ruta para atacar por la espalda a los 300 espartanos que defendían el paso de las Termópilas en el año 480 antes de nuestra era y que habían liquidado a más de 10 mil invasores persas. De los 300 sobrevivieron solo dos.

Aunque se desconocen los motivos exactos de la traición de Efialtes, algunos historiadores han dicho que este personaje habría tenido algunas “deformidades” corporales y, debido a ello, habría sido víctima constante de chalequeo colectivo -eso que ahora llaman bullying– . Supuestamente el propio rey Leónidas no lo habría aceptado en el ejército porque no sería capaz de sostener de manera correcta el escudo y su presencia pondría en peligro la formación de combate.

Sospecho que con Guaidó debe haber pasado algo similar, que en gran parte su mala entraña se debe al hecho de haber sido el sujeto de cuanto chalequeo se inventaban las falanges de Primero Justicia y Voluntad Popular en la UCAB.

De ese personaje nunca supimos nada hasta que las crecientes ausencias de otros lo dejaron como el único de Voluntad Popular a quien podrían colocar en la presidencia de la Asamblea Nacional. Cuando así ocurrió y buscamos en internet alguna referencia del personaje, los datos encontrados nos dejaron perplejos: lo único relevante era que alguna vez había mostrado sus nalgas en alguna acción de la oposición. Lo demás era vacuidad, como ha sido hasta ahora.

En serio, hasta hoy no conozco a nadie que sea capaz de recordar una sola señal de inteligencia de Guaidó, ni antes ni después de haber sido presidente de la Asamblea Nacional. En su defensa puedo decir que tampoco se encuentra nada así en López -que es su cerebro- ni en Freddy Guevara, que había sido el Capo responsable de la conducción de Guaidó.

Como bien se puede ver, creo tener una hipótesis del origen de la tan mala entraña de Guaidó, quien cree vengarse ahora del mundo por todo el mal que le ha causado, cuando en verdad fueron sus más cercanos condiscípulos de la UCAB los que siempre lo trataron como al más gafo de la partida. Si alguno de ustedes puede ver el lenguaje gestual de las fotos de Guaidó con sus compañeros de universidad o de partido, verán la incredulidad de los demás y la jactancia de este medio Efialtes moderno.

Si los motivos de la traición del Efialtes de Tesalia no se conocen, sí se sabe que esperaba obtener respeto y ser recompensado por el imperio persa, en lo que también hay cierta similitud con Guaidó. La Batalla de Salamina, inteligentemente planificada por Atenas y brillantemente ejecutada por atenienses y espartanos, echaron por un barranco los sueños de Efialtes, quien huyó de inmediato para evitar ser castigado por el enorme repudio que por él sentían todos los griegos. Dice Heródoto que fue Atenades de Traquinia quien lo mató, un año después, por otras razones que no tenían que ver con su vil arrastrada ante los persas.

Freddy Fernández | @filoyborde