El arte como arma de lucha

0

La invisibilización de las mujeres artistas, y de cómo escuelas, universidades, instituciones y la industria cultural no dan a conocer ni sus obras y menos aún sus nombres, tiene escasas excepciones como es el caso de Frida Kahlo y las múltiples referencias sobre su vida, algunas películas como la francesa Camille Claudel y la norteamericana Big Eyes, que explora la vida de Margaret Keane, quien realizaba cuadros con personajes de grandes ojos y era su esposo quien se adjudicaba la autoría. Dar a conocer a estas y a otras mujeres que utilizaron el arte como medio para expresar sus emociones es de suma importancia para el feminismo, ya que existe toda una construcción de la historia desde una visión netamente masculina, y allí las mujeres aparecen como acompañantes de los artistas o como sus musas, nunca como ejecutoras.

Pero este silencio es aún mayor, cuando queremos buscar referencias sobre colectivos de mujeres (y más latinoamericanas) que han utilizado al arte, no solo como medio para mostrar sus emociones, sino como una herramienta política, un arma de denuncia de las principales discriminaciones que sufren las mujeres. Para mí es un poco raro hablar de experiencias artísticas sin poder incluir referencias visuales, por eso solo listaré algunas:

El muralismo mexicano

Existen múltiples referencias en torno a los llamados muralistas mexicanos: Siqueiros, Orozco y Rivera, pero además de estos hombres conocidos mundialmente, existió toda una corriente de mujeres muralistas que realizaban obras sobre el ambiente político, social y cultural, y que además las hacían a favor de los derechos de las mujeres. Ejemplo son: Aurora Reyes que fue la primera mexicana en realizar una pintura mural como autora, Electa Arenal, Rina Lazo, Elvira Gascón, Elena Huerta, Olga Costa y muchas otras.

Performances

Hay varios ejemplos de grupos latinoamericanos que han usado el performance como arma de lucha para hablar de temas como el aborto, el femicidio, la maternidad, el ideal de belleza: el colectivo mexicano Polvo de Gallina Negra (1980), el colectivo boliviano Mujeres Creando, las colombianas de Zunga, artistas como Regina José Galindo, la peruana Natalia Iguiñiz Boggio, en Venezuela la Brigada Feminista Latinoamericana, entre otras.

La campaña “No Estamos Todas”

Es un proyecto que intenta visibilizar los femicidios en México a través de la ilustración, recopilando historias breves contadas con imágenes de todas aquellas que nos faltan, ya sea por ser víctimas de violencia sexual, secuestro, o desapariciones sin resolver. Este se consigue en las redes y muchas otras experiencias quedan por fuera como colectivos de Street Art, de mujeres cantantes, de fotografía feminista, de revolucionarias que alzan su bandera de lucha.

Aimee Zambrano Ortiz
Comando Creativo